Orden Franciscana Seglar

Ordo Franciscanus Sæcularis

  • Register

Ordo Franciscanus Saecularis
Consilium Internationale
COMISION FAMILIA
Silvia Diana OFS

 

 

 

PDF

Introducción del trabajo sobre la Relación final del sínodo de los obispos al Santo Padre Francisco .

Nosotros franciscanos seglares y jóvenes de la JuFra, hoy vamos a comenzar un camino juntos, compartiremos reflexiones sobre la Relación final del sínodo de los obispos al Santo Padre Francisco del 24 de octubre de 2015, XIV ASAMBLEA GENERAL ORDINARIA, “La vocación y la misión de la familia en la Iglesia y en el mundo contemporáneo”. Nuestro objetivo es: conocer y profundizar este documento que es un regalo para toda la Iglesia.


Compartiremos en nuestra página web estas publicaciones bimestrales, elaboradas por la Comisión Familia para todos los hermanos y hermanas de la OFS y de la JuFra, esperamos que sirvan para nuestra formación y fortalezcan nuestro compromiso capitular en donde la familia fue un tema significativo durante nuestro Capítulo General 2014, y nos recomendó fuertemente la promoción y el fortalecimiento de la vida en familia de los franciscanos.


Buscamos animarlos a la reflexión de este documento que encontrar en:

http://www.vatican.va/roman_curia/synod/documents/rc_synod_doc_20151026_relazione-finale-xiv-assemblea_it.html

Comenzaremos nuestro trabajo compartiendo una pequeña información de que es un sínodo.
Sínodo (Griego synodos, una asamblea).Término general que designa las reuniones eclesiásticas bajo la autoridad jerárquica, para la discusión y decisión de asuntos relacionados a la fe, la moral y la disciplina. Corresponde a la palabra en latín concilium. La palabra synodus aparece probablemente por primera vez en los llamados “Cánones Apostólicos”, mientras que la palabra concilium fue empleada con el mismo significado por Tertuliano más de un siglo antes. Por lo tanto, los términos sínodo y concilio son sinónimos.
Mientras se encontraba en pleno desarrollo la Asamblea general ordinaria, el Papa Francisco nos decía: “ conmemorar el quincuagésimo aniversario de la institución del Sínodo de los Obispos es para todos nosotros motivo de alegría, de alabanza y de agradecimiento al Señor. Desde el Concilio Vaticano II a la actual Asamblea, hemos experimentado de manera cada vez más intensa la necesidad y la belleza de «caminar juntos».


PRIMERA CARTILLA DE TRABAJO:
Introducción Artículos 1-2-3.

Les proponemos la lectura de cada uno de los artículos y luego compartir estas reflexiones y preguntas en fraternidad..
En el artículo 1 los Padres Sinodales, agradecieron reflexionar sobre la vocación y la misión de la familia hoy, han tenido presente a las familias del mundo, con sus alegrías y esperanzas, con sus tristezas y angustias. Dieron gracias al Señor por la generosa fidelidad con la que tantas familias cristianas responden a su vocación y misión, incluso a pesar de los obstáculos, incomprensiones y sufrimientos .

El objetivo de la vida conyugal no es sólo vivir juntos, sino también amarse para siempre.¿ Cómo podemos acompañar desde la fraternidad el amor de nuestros matrimonios seglares?

El artículo 2 comienza diciendo: “Regazo de alegrías y de pruebas, la familia es la primera y fundamental “escuela de humanidad” (cf. GS, 52).”
En el Documento de Aparecida los Obispos Latinoamericanos nos dicen: “ Dado que la familia es el valor más querido por nuestros pueblos, creemos que debe asumirse la preocupación por ella como uno de los ejes transversales de toda la acción evangelizadora de la Iglesia. En toda diócesis se requiere una pastoral familiar “intensa y vigorosa” para proclamar el evangelio de la familia, promover la cultura de la vida, y trabajar para que los derechos de las familias sean reconocidos y respetados”.(435)

¿Cómo podemos acompañar a nuestras familias para que se redescubran como sujeto imprescindible para la evangelización?

En el artículo 3 nuestros Obispos nos comparten :
“Un triple deseo ha alimentado nuestro diálogo y nuestras reflexiones:

 la escucha de la realidad de la familia hoy con la complejidad de sus luces y sombras, a través de los ojos de la fe;
 la mirada en Cristo para repensar con renovada frescura y entusiasmo la revelación, transmitida en la fe de la Iglesia;
 la confrontación en el Espíritu Santo a fin de discernir los caminos para renovar la Iglesia y la sociedad en su compromiso por la familia basada en el matrimonio entre hombre y mujer”.
Dios nos compromete a mirar a nuestras familias, tenemos una misión, el Papa Francisco nos invita a trabajar juntos a recuperar los pequeños gestos:
“….La fe abre la «ventana» a la presencia actuante del Espíritu y nos muestra que, como la felicidad, la santidad está siempre ligada a los pequeños gestos. «El que les dé a beber un vaso de agua en mi nombre –dice Jesús– pequeño gesto, no se quedará sin recompensa» (Mc 9,41). Son gestos mínimos que uno aprende en el hogar; gestos de familia que se pierden en el anonimato de la cotidianidad pero que hacen diferente cada jornada. Son gestos de madre, de abuela, de padre, de abuelo, de hijo, de hermanos. Son gestos de ternura, de cariño, de compasión. Son gestos del plato caliente de quien espera a cenar, del desayuno temprano del que sabe acompañar a madrugar. Son gestos de hogar. Es la bendición antes de dormir y el abrazo al regresar de una larga jornada de trabajo. El amor se manifiesta en pequeñas cosas, en la atención mínima a lo cotidiano que hace que la vida siempre tenga sabor a hogar. La fe crece con la práctica y es plasmada por el amor. Por eso, nuestras familias, nuestros hogares, son verdaderas Iglesias domésticas. Es el lugar propio donde la fe se hace vida y la vida crece en la fe. Jesús nos invita a no impedir esos pequeños gestos milagrosos, por el contrario, quiere que los provoquemos, que los hagamos crecer, que acompañemos la vida como se nos presenta, ayudando a despertar todos los pequeños gestos de amor, signos de su presencia viva y actuante en nuestro mundo…( FILADELFIA, 27 Sep. 15 El Papa Francisco la homilía Misa de clausura del Encuentro Mundial de las Familias)

¿ Cómo podemos recuperar estos pequeños gestos?
¿ Cómo responder a las problemáticas actuales de la familia y retomar nuestra conciencia de nuestra identidad misionera?

Culminamos en encuentro rezando juntos:

Oración de la Sagrada de la familia.

Jesús, María y José
en ustedes contemplamos
el esplendor del verdadero amor,
a ustedes, confiados, nos dirigimos.
Santa Familia de Nazaret,
haz también de nuestras familias
lugar de comunión y cenáculo de oración,
auténticas escuelas del Evangelio
y pequeñas Iglesias domésticas.
Santa Familia de Nazaret,
que nunca más haya en las familias episodios
de violencia, de cerrazón y división;
que quien haya sido herido o escandalizado
sea pronto consolado y curado.
Santa Familia de Nazaret,
haz tomar conciencia a todos
del carácter sagrado e inviolable de la familia,
de su belleza en el proyecto de Dios.
Jesús, María y José,
escuchen, acojan nuestra súplica.
Amén.