Orden Franciscana Seglar

Ordo Franciscanus Sæcularis

  • Register

K O I N Ō N I A
...caminando juntos

CONFERENCIA DE LOS ASISTENTES ESPIRITUALES GENERALES OFS-JUFRA

 

2018-1 Año 25 n. 97

DOC    PDF

 

ASÍ COMO TÚ ME ENVIASTE AL MUNDO,
YO TAMBIÉN LOS ENVÍO AL MUNDO (Jn 17, 18)
40 años después de la Seraphicus Patriarcha

LA FAMILIA COMO VOCACIÓN Y MISIÓN
Fr. Alfred Parambakathu, OFMConv

Introducción General


En este año, los seglares Franciscanos de todo el mundo conmemoran el 40 aniversario de la promulgación de su presente Regla por parte del Papa Pablo VI con la carta apostólica “Seraphicus Patriarcha” del 24 de junio de 1978. Por este motivo, el recién concluido XV Capítulo general de la OFS (Seraphicum, Roma, del 4 al 11 de noviembre de 2017) invitó a todos sus miembros a reflexionar sobre la aplicación de esta Regla y sobre cómo se ha de vivir en situaciones concretas. La Conferencia de Asistentes generales (CAS), a la luz del tema del Capítulo general, “Así como tú me enviaste al mundo, yo también los envío al mundo” (Jn 17,18), ha decidido dedicar el Koinonía de este año a cuatro temas relacionados:

  • Koinonia 2018-1: “La familia como vocación y misión” - Fr. Alfred Parambakathu OFMConv
  • Koinonia 2018-2: “El trabajo como vocación y misión” - Fr. Francis Dor, OFM Cap
  • Koinonia 2018-3: “La «conversión ecológica» como vocación y misión” - Fr. Peter Zitha, OFM
  • Koinonia 2018-4: “El compromiso de los franciscanos seglares en política” - Fr. Amando Trujillo Cano, TOR


1. La familia como vocación y misión

La familia a menudo es llamada la célula principal de la sociedad humana. En la terminología cristiana, se le llama iglesia doméstica (CIC c. 2204). A través del presente estudio pretendemos considerar la vida familiar como una vocación y una misión a la luz de la Regla y las Constituciones de la Orden Franciscana Seglar y de la Encíclica Amoris Laetitia1.

Uno de los grandes desafíos que enfrentamos en los últimos años, en las sociedades secularizadas, es el intento de cambiar las leyes que, a lo largo de miles de años, han reconocido el plan de Dios para el matrimonio y la familia, tal y como fundados en el orden creado, constituyendo así patrimonio común de la humanidad, gobernada por la ley natural. Este entendimiento se confirma desde el comienzo de la Biblia: “Creó, pues, Dios al ser humano a imagen suya, a imagen de Dios le creó, macho y hembra los creó. Y bendíjolos Dios, y díjoles Dios: «Sed fecundos y multiplicaos y henchid la tierra y sometedla»” (Gen 1, 27-28)2. Y continuamos “Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne.” (Gen 2, 4). El hecho de que la Biblia está llena de historias de familias se ve desde la primera página, con la aparición de la familia de Adán y Eva, hasta la última página, donde tenemos la fiesta de bodas de la Esposa y el Cordero3.

En el mundo de hoy, donde el marco para el discurso público con demasiada frecuencia se centra en los derechos y la libertad del individuo, la Iglesia Católica considera al individuo como un miembro de una familia y a la familia en relación con la sociedad4. La Iglesia en los tiempos modernos siempre ha enfatizado el hecho de que la familia es el lugar donde se transmite y se vive nuestra fe católica y que la familia misma está relacionada con el plan de Dios revelado en la Sagrada Escritura por nuestra salvación en Jesús Cristo. Esta enseñanza fundamental de la Iglesia Católica sobre la familia se refleja en el documento del Vaticano II, Gaudium et Spes (6 de diciembre de 1965), y fue retomada por el papa San Juan Pablo II en su Exhortación apostólica Familiaris Consortio (22 de noviembre de 1981) y luego en el Catecismo de la Iglesia Católica (11 de octubre de 1992). Ahora tenemos la última exhortación apostólica Amoris Laetitia del Papa Francisco sobre la familia (19 de marzo de 2016), a la que prestaremos especial atención.
  
2. La familia según la Amoris Laetitia

El Papa Francisco subraya que nuestro tiempo está guiado a menudo por las ideologías del individualismo extremo y el relativismo que ponen en peligro todas las esferas de la vida humana, especialmente la vida familiar. La vida familiar se convierte en “en un lugar de paso, al que uno acude cuando le parece conveniente para sí mismo, o donde uno va a reclamar derechos, mientras los vínculos quedan abandonados a la precariedad voluble de los deseos y las circunstancias”5. Particularmente desafiante es un individualismo que está tan preocupado por los propios deseos, así como también por la cultura de usar y tirar que descarta al matrimonio y a la familia cada vez que resultan inconvenientes o tediosos. Estas ideologías han afectado no solo el concepto de la institución del matrimonio, sino también la vida emocional de las personas. “Se traslada a las relaciones afectivas lo que sucede con los objetos y el medio ambiente: todo es descartable, cada uno usa y tira, gasta y rompe, aprovecha y estruja mientras sirva. Después, ¡adiós!”6. A través de la presente carta apostólica, la Iglesia quiere ofrecer algunas propuestas sólidas que aborden estas situaciones.

La enseñanza del Papa Francisco sobre la familia comienza presentando la visión bíblica de la familia. Señala que la Palabra de Dios no es una serie de ideas abstractas, sino más bien una fuente de consuelo y acompañamiento para cada familia que experimenta dificultades o sufrimiento (cf. 22). El matrimonio y la vida familiar son vistas como la expresión de la dimensión social inherente a los seres humanos por la que la Iglesia se interesa porque la espiritualidad se encarna en la comunión de la familia (cf. 316) y el bienestar de la familia es decisivo para el futuro del mundo y de la Iglesia (cf. 31). Puede decirse que una visión concisa de la familia y el matrimonio está presentada en el artículo 292:

El matrimonio cristiano, reflejo de la unión entre Cristo y su Iglesia, se realiza plenamente en la unión entre un varón y una mujer, que se donan recíprocamente en un amor exclusivo y en libre fidelidad, se pertenecen hasta la muerte y se abren a la comunicación de la vida, consagrados por el sacramento que les confiere la gracia para constituirse en iglesia doméstica y en fermento de vida nueva para la sociedad.
Considerando esta visión clara de la Iglesia Católica, veamos cómo la exhortación apostólica presenta la vida familiar como una vocación. 
 
3. La familia como vocación

La vida familiar se concibe como una participación en la obra salvífica de Jesucristo, quien se encarnó en una familia humana y cumplió su misión en la cruz. Las parejas casadas entran en la misma relación que se produce entre Cristo y la Iglesia. El matrimonio no es visto como una mera convención social, sino como una vocación que requiere una respuesta concreta. Así, leemos:
Los esposos son por tanto el recuerdo permanente para la Iglesia de lo que acaeció en la cruz; son el uno para el otro y para los hijos, testigos de la salvación, de la que el sacramento les hace partícipes». El matrimonio es una vocación, en cuanto que es una respuesta al llamado específico a vivir el amor conyugal como signo imperfecto del amor entre Cristo y la Iglesia. Por lo tanto, la decisión de casarse y de crear una familia debe ser fruto de un discernimiento vocacional (72).
El Papa enseña que esta vocación es única e irremplazable (cf. 88), tanto para la Iglesia como para la sociedad en general7. Al igual que en otras vocaciones, el llamado a la vida familiar también enfrenta desafíos con respecto a la cercanía física y al afecto. Por lo tanto, se señala que, “...ninguna familia es una realidad celestial y confeccionada de una vez para siempre, sino que requiere una progresiva maduración de su capacidad de amar. Hay un llamado constante...” (325). Está claro que vivir la vocación de una “iglesia doméstica” seguramente no es una tarea fácil. Solo es posible cuando el ideal del matrimonio está marcado por un compromiso con la exclusividad y la estabilidad (cf. 34).

4. La familia como misión

La misión principal de las familias es transmitir la fe cristiana que han recibido. La transmisión de la fe se realiza principalmente en familias, de padres a hijos8. Transmitir la fe supone que los mismos padres confían genuinamente en Dios, lo buscan y sienten necesidad de él. “Es fundamental que los hijos vean de una manera concreta que para sus padres la oración es realmente importante. Por eso los momentos de oración en familia y las expresiones de la piedad popular pueden tener mayor fuerza evangelizadora que todas las catequesis y que todos los discursos” (288). A través de los sacramentos de la Iniciación Cristiana (Bautismo, Confirmación y Eucaristía), Dios invita a las familias a entrar en la plenitud de vida en Jesucristo. Una vez que han entrado en esta vida, están llamadas a proclamarla y comunicarla a otros. La obra de transmitir la fe a los niños, en el sentido de facilitar su expresión y crecimiento, ayuda a toda la familia en su misión evangelizadora. Comienza así a extender naturalmente la fe a todos los que la rodean, incluso fuera del círculo familiar. Como el Papa Francisco nos recuerda con fuerza, la misión de la familia siempre se extiende fuera de sí misma al servicio de nuestros hermanos y hermanas:

La familia se convierte en sujeto de la acción pastoral mediante el anuncio explícito del Evangelio y el legado de múltiples formas de testimonio, entre las cuales: la solidaridad con los pobres, la apertura a la diversidad de las personas, la custodia de la creación, la solidaridad moral y material hacia las otras familias, sobre todo hacia las más necesitadas, el compromiso con la promoción del bien común, incluso mediante la transformación de las estructuras sociales injustas, a partir del territorio en el cual la familia vive, practicando las obras de misericordia corporal y espiritual (290).
Hoy más que nunca, transmitir la fe requiere un lenguaje que pueda llegar a todos, especialmente a los jóvenes. Debe comunicar la belleza del amor en la familia y hacer que las personas entiendan el significado de términos tales como la auto-donación, el amor conyugal, la fidelidad, la fecundidad y la procreación. La familia vive su espiritualidad precisamente al ser, al mismo tiempo, una iglesia doméstica y una célula vital para transformar el mundo (cf. 324).

5. La familia y los franciscanos seglares

La invitación que hace el Papa Francisco a todas las familias de la Iglesia Católica a través de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia debe tener una mayor resonancia entre los miembros de la Orden Franciscana Seglar. Como miembros de la misma Iglesia Católica, los franciscanos seglares, llamados a vivir el Evangelio según la espiritualidad franciscana en su condición seglar (cf. CG 8, 1), deben ser capaces de responder a los desafíos del mundo moderno que afectan a la vida familiar, de la manera en que la Iglesia espera que lo hagan. Como documentos jurídicos, la Regla o las Constituciones generales de los franciscanos seglares no hablan sobre la naturaleza de los desafíos que enfrentan las familias. Sin emnbargo, afirman claramente que la efectividad de la vida de un franciscano seglar depende de la capacidad de responder a los desafíos que provienen de la sociedad (cf. CG 8, 2).

5.1. La familia como primer lugar de la misión

El primer lugar donde los franciscanos seglares deben testificar su fe y espiritualidad es en el ámbito de la propia familia (cf. CG 12.1; 17.1): la “misión en el punto cero” para un franciscano seglar es su familia. Necesitamos entender el orden de prioridades que las Constituciones presentan claramente cuando se refieren a la presencia del franciscano seglar en la Iglesia y en la sociedad (cf. GC 17.4):
- en su propia familia
- después, en la fraternidad
- y luego en la Iglesia local y en la sociedad.
Así, su misión comienza en la familia. En otros lugares se dice que la vocación del franciscano seglar no conduce al descuido de los deberes familiares, sino que éste debe “proveer a la propia familia y servir a la sociedad” (CG 15. 2). La misma lógica se encuentra cuando se habla de paz. “Los franciscanos seglares están llamados a ser portadores de paz en sus familias y en la sociedad” (CG 23. 1) y continúa diciendo que, para preservar la paz en la familia, los hermanos y las hermanas deben, a su debido tiempo, hacer una última voluntad y testamento para la disposición de sus bienes (cf. GC 23.3). Por lo tanto, queda claro que la familia es el primer lugar en el que los franciscanos seglares viven su compromiso cristiano y su vocación franciscana.

5.2. Educación cristiana simple y abierta

En nuestro estudio sobre Amoris Laetitia vimos cómo el Papa Francisco insistió en la transmisión de la fe de generación en generación en las familias. Vemos el mismo concepto en la Regla de OFS. En el artículo 17 leemos:
Los casados particularmente, al vivir la gracia del matrimonio, den testimonio en el mundo del amor de Cristo a su Iglesia. Con educación cristiana, sencilla abierta, atentos a la vocación de cada uno, recorran gozosamente con sus hijos su itinerario espiritual y humano.
A través del Bautismo, la Familia de la Iglesia es misionera por naturaleza y aumenta su fe en el acto de compartir esa fe con los demás, sobre todo, con sus hijos. El acto mismo de vivir una vida de comunión como familia es la forma primaria de proclamación. De hecho, la evangelización comienza en la familia, que transmite tanto la vida corporal como la espiritual. En su primera Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium (24 de noviembre de 2013), el Papa Francisco dijo: “Ser discípulo es tener la disposición permanente de llevar a otros el amor de Jesús y eso se produce espontáneamente en cualquier lugar: en la calle, en la plaza, en el trabajo, en un camino” (n. 127). Este es el desafío de cada franciscano seglar: ser instrumentos de evangelización en la calle, en una plaza de la ciudad, durante el trabajo o en un viaje.

Conclusión

La Iglesia Católica enseña la verdad fundamental de que, en el plan de Dios, la creación misma está ordenada a la redención. Por lo tanto, la familia como una realidad creada encuentra su pleno significado como una familia cristiana, como una comunidad para la cual Jesucristo mismo es el Salvador. Jesús hace de esta comunidad, esta familia, un instrumento de su propia obra salvadora y redentora en nombre de la humanidad. El Papa Francisco, a través de su exhortación apostólica Amoris Laetitia, trata de dar cuerpo a esta enseñanza fundamental. La familia, en su vocación y misión, es verdaderamente un tesoro de la Iglesia. Entre las diversas familias que siguen la espiritualidad de San Francisco, los franciscanos seglares tienen un papel privilegiado en este sentido porque viven en la familia y para la familia. Al celebrar el 40º aniversario de su presente Regla, es su tarea comprender la vida en familia como su principal vocación y misión.


NOTICIAS – CAPÍTULOS – VISITAS – REUNIONES

Togo – Capítulo nacional electivo

El Capítulo nacional electivo de la OFS en Togo se celebró del 13 al 14 de enero de 2018 en el Convento de San Francisco, de Asís de los Frailes Menores, en Adidogome, Lomé. El capítulo fue precedido por un triduo de oración en preparación, dirigido por Fr. Peter Williams OFM, Asistente nacional de OFS, Joseph Fogan Adegnon OFS y Sor Aurelia D'Almeida en el monasterio de las Clarisas en La Pouponnière, en Lomé. El Capítulo fue presidido por Michel Janian, OFS-Líbano, Consejero de la Presidencia CIOFS, delegado de Tibor Kauser, Ministro general OFS, asistido por Fr. Francis Bongajum Dor, OFMCap, Asistente espiritual general OFS-JuFra. La misa de apertura fue presidida por Fr. Virgile Agbessi OFM, Ministro Provincial de la Provincia del Verbo Encarnado, que cubre varios países de África Occidental. El tema general elegido para este evento nacional fue “Tu 'sí' sea 'sí' (Mt 5,37); la gracia de la profesión en la OFS”, sobre el cual Fr. Francis dio una conferencia. Hubo 50 capitulares, 4 observadores, 8 Asistentes espirituales y un Superior mayor, el mencionado Ministro provincial.

La elección se llevó a cabo en la tarde del primer día, es decir, el día 13. Joseph Fogan Adegnon fue reelegido como Ministro nacional, para un segundo mandato desde la constitución de la Fraternidad nacional en 2014. El capítulo decidió entonces por voto secreto que el Ministro nacional también sería el Consejero internacional. Esta cláusula se incluirá en el Estatuto nacional que se está revisando. El resto del Consejo nacional fue reconfirmado casi en su totalidad. Michel Janian confirmó las elecciones. En la misma tarde, Fr. Francis Dor celebró una breve reunión con el Ministro provincial y con los asistentes presentes. Al día siguiente, la misa de clausura estuvo presidida por Fr. Francis Dor, al final del cual Michel Janian instaló el recién elegido Consejo nacional. Todo tuvo lugar con gran serenidad y en un espíritu de escucha y gratitud a Dios y a los hermanos.

Mozambique – Capítulo nacional electivo

El Capítulo nacional electivo de la OFS de la Fraternidad “Santa Margarida de Cortona de Mozambique” se celebró del 19 al 21 de enero de 2018 en la Curia Provincial de los Frailes Menores Capuchinos, en la ciudad de Quelimane. El capítulo fue presidido por Silvia Noemí Diana, Consejera de la Presidencia del Consejo internacional de la Orden Franciscana Seglar (CIOFS), acompañada por Fr. Pedro Zitha OFM, delegado de la Conferencia de Asistentes espirituales (CAS). Participaron 60 delegados, incluidos 45 Capitulares que representaban 3 regiones: sur, centro y norte de Mozambique, y asistieron 7 Asistentes espirituales locales. La misa inaugural fue presidida por el Custodio de los Frailes Menores Capuchinos, Salvador Franco Mavida, OFMCap. El tema del capítulo fue “Consolidar nuestra fraternidad en la corresponsabilidad y en la comunión fraterna”, presentado por Fr. Orlando António, OFM.
Bonifacio Paulino fue reelegido como Ministro nacional y Consejero internacional y Rita Jossanias Francisco Chico como Consejera internacional suplente, Manecas Paulo Sindique como Formador nacional, Loureço Miguel Rebeiro como Secretario nacional e Idalina Demo Simango como Tesorera nacional. La misa dominical, durante la cual Silvia Noemí Diana dio posesión al nuevo Consejo nacional, fue presidida por Fr. Hortencio Bernardo José, OFM. Hubo una atmósfera de alegría, comunión y compartir fraternal desde el día en que llegamos hasta el último día del capítulo.

19º Curso de formación para los Asistentes OFS y JuFra de Italia

El 19 ° Curso de Formación para Asistentes de la OFS y de la JuFra de Italia tuvo lugar en Asís, en la Domus Pacis, a un costado de Santa María de los Ángeles, del 22 al 25 de enero de 2018. El curso fue organizado por las Conferencias de los Asistentes Nacionales de la OFS y de la JuFra y tuvo como tema: “Una norma de vida en la «aldea global»”, en el contexto del 40 aniversario de la Regla de la OFS. Participaron alrededor de un centenar de asistentes locales y regionales, así como Asistentes nacionales y dos Asistentes generales: Fr. Francis Dor, OFMCap, y Fr. Amando Trujillo Cano, TOR. Fr. Francis presidió la Eucaristía el miércoles 24, mientras que Fr. Amando presidió la eucaristía de clausura el jueves 25. Los oradores fueron: Fr. Lino Temperini, TOR (“Penitentes, los Franciscanos en el signo de la novitas”), Antonio Ambrosiano, Licia Lucugnano y Luca Fabietti (“La JuFra, fraternidad de jóvenes”); Mariano Borgognoni (“Vivir el Evangelio en «las condiciones cambiantes de los tiempos»”); Gabriele Marchesi («Del Evangelio a la vida y de la vida al Evangelio. 3.0.»: Vivir la Regla en el tiempo de la Web y las redes sociales "); y Paolo Affatato y Domenico Trincone (“Los modos de comunicación”).

Corea – Capítulo nacional electivo

El Capítulo nacional electivo de la OFS de Corea tuvo lugar del 26 al 28 de enero de 2018, en el Centro de retiros de los Frailes Menores Conventuales en Seúl, y fue presidido por Tibor Kauser, Ministro general de la OFS y asistido por Fr. Alfred Parambakathu OFMConv, Asistente general OFS-JuFra. El tema del Capítulo fue: “Como el Padre me envió, yo los envío a ustedes” (Jn 20, 21). La Misa de apertura fue presidida por Fr. Leonard Kim OFM, presidente de turno de la Conferencia de Asistentes espirituales de Corea. De los 89 capitulares convocados, 87 estuvieron presentes.
El primer día del capítulo, Tibor Kauser presentó el tema del capítulo y el sábado Fr. Alfred habló sobre asistencia espiritual a la luz de la Regla actual y las Constituciones de la OFS. En el segundo día del capítulo Fr. Marco Jeong Jin-Chol OFMConv, Ministro provincial, presidió la Santa Misa. Durante la sesión electiva de la tarde, Joseph Son fue elegido Ministro nacional para un primer mandato. Al día siguiente por la mañana, Tibor y Fr. Alfred se reunieron con el Consejo saliente y el nuevo. Todo el capítulo tuvo lugar en un espíritu de fraternidad intensa, intercambio y diálogo.

Chipre – Visitas fraterna y pastoral

Las visitas fraterna y pastoral (VFP) a la OFS de Chipre fueron conducidas respectivamente por Ana Fruk, Consejera Internacional de la Presidencia del CIOFS, y Fr. Amando Trujillo Cano, TOR, Asistente espiritual general OFS-JuFra, del 9 al 11 de febrero de 2018. Como solo hay tres Fraternidades locales OFS en Chipre, el programa de las VFP incluyó, además de la reunión con el Consejo nacional, una visita a cada una de las fraternidades. La primera reunión se llevó a cabo el viernes 9 de febrero por la tarde con la Fraternidad OFS de Larnaca en la Iglesia Our Lady of Graces. Los visitadores también se reunieron con el párroco local, Fr. Lawrence Coblavie, OFM. La reunión fue seguida por la celebración de la Eucaristía, presidida por Fr. Amando, y una cena con la fraternidad. Al día siguiente, sábado 10, Fr. Jerzy Kraj, OFM, Vicario patriarcal en Chipre, acompañó a los visitadores a visitar la histórica ciudad de Paphos y luego la Fraternidad OFS de Limassol, en la Iglesia de Santa Catarina. La reunión comenzó con un almuerzo en la sala parroquial en compañía de Fr. Andrew Arhin, OFM, párroco. El domingo 11 de febrero, los visitantes se reunieron con la Fraternidad OFS local de Nicosia, en la Iglesia de la Santa Cruz. La reunión también incluyó la participación en la Eucaristía de la parroquia, presidida por Fr. Amando, y el almuerzo con los pobres en el comedor de beneficencia de la parroquia, donde los miembros de la OFS se ofrecen como voluntarios todos los domingos. El programa continuó con una asamblea de las tres fraternidades locales en el salón parroquial y concluyó con una extensa reunión con el Consejo nacional. Ana y Fr. Amando están muy agradecido con los hermanos y hermanas OFS y con los frailes OFM por su hospitalidad y afecto fraternos.

Suiza – Capítulo nacional electivo

El Capítulo regional de la Fraternidad OFS de la Suiza francófona se celebró en la Franciscaine Hotellerie de St. Maurice de los Frailes Menores Capuchinos, el sábado 3 de marzo de 2018. También estuvieron presentes representantes del Mouvement Franciscain Laic (MFL). Fr. Pierre Hostettler OFMCap, guardián del Convento de Friburgo, dirigió la oración inicial con una meditación y varios cánticos. Attilio Galimberti, Consejero de la Presidencia CIOFS, presidió el capítulo, acompañado de Fr. Alfred Parambakathu OFMConv, Asistente espiritual general OFS-JuFra. Al comienzo del Capítulo, Attilio presentó la necesidad de seguir la Regla y las Constituciones de la OFS para una vida fraterna-Franciscana ordenada. Fr. Alfred habló sobre la asistencia espiritual. Las presentaciones fueron seguidas por momentos de discusión, dirigidos por Edith Rohwedder. El capítulo luego nombró al nuevo consejo; Gerard Corpataux fue nombrado Ministro y Edith Rohwedder Viceministra. Después de las elecciones, todos fueron a la celebración eucarística presidida por Fr. Pierre; Fr. Alfred hizo la homilía. Durante la misa, Attilio inauguró el nuevo consejo. Después del almuerzo, Attilio y Fr. Alfred se reunieron con el nuevo consejo. Por la tarde se realizó una asamblea entre los miembros de OFS y MFL. Se decidió continuar la colaboración entre ellos de manera fraternal y organizada.

Hong Kong – Curso de formación para los Asistentes espirituales

Un curso de formación para Asistentes espirituales de la OFS fue organizado en el “Honeyville Retreat Center” en Hong Kong, del 5 al 10 de marzo. Asistieron 44 personas, entre las cuales hubo Asistentes espirituales que ya trabajan y otros que se preparan para realizar este servicio. Hubo 22 frailes Menores provenientes de diversos lugares y 6 sacerdotes diocesanos, 6 hermanas y un fraile Conventual. El martes fuimos bendecidos con la visita del obispo auxiliar de Hong Kong, Joseph Ha OFM, que estaba visitando a sus hermanos Franciscanos, a quienes también espresó su apoyo para su trabajo. Al final del curso, hubo una visita de Mgr. Javier Herrera-Corona, el delegado de la Santa Sede en Hong Kong. Todos los participantes agradecieron mucho la oportunidad de participar en el curso, en el que aprendieron mucho. Al mismo tiempo, todavía sienten una necesidad de formación continua para que puedan comprender mejor su papel como Asistentes.

Japón – Capítulo nacional electivo

El Capítulo nacional electivo de la OFS en Japón se celebró del 16 al 18 de marzo de 2018 en el Centro de Capacitación Católica de la Universidad de Nagoya en Japón. Fue presidido por María Consuelo Queremel de Núñez (Chelito), Viceministra general de OFS, quien estuvo acompañada por Fr. Pedro Zitha, OFM, Asistente espiritual general OFS-JuFra. Estuvieron presentes 12 capitulares de 8 regiones de Japón. Fumihiko Francis Takeda fue reelegido como Ministro nacional y Consejero internacional, siendo también elegidos como Viceministro Yasuko Terada y como Consejero suplente Shouko Katoh. Los tres Asistentes espirituales nacionales estuvieron presentes, Fr. Akihiro Iyoku OFM, quien presidió la misa inaugural, Keita Kobayashi, un hermano religioso que pertenece a los Frailes Franciscanos del Atonement (Expiación). La misa dominical fue presidida por Fr. Shinichiro Tanizaki OFM Conv., durante la cual Chelito dio posesión al nuevo Consejo nacional. Al final de la misa, Chelito y Fumihiko Francis Takeda presentaron al nuevo consejo una copia de la Regla OFS. El capítulo tuvo lugar en un ambiente muy fraternal y estuvo bien organizado.

_____________________________________________________________________________

1 La exhortación apostólica Amoris Laetitia (La alegría del amor) es el resultado de la reflexión orante del Papa Francisco sobre las discusiones y los resultados de dos sínodos de obispos celebrados en Roma, en octubre de 2014 y octubre de 2015, sobre el matrimonio y la familia. En esta carta, el Papa Francisco comparte con la Iglesia sus enseñanzas y su aliento con respecto al ministerio pastoral para los matrimonios y las familias, y la gran vocación y misión que las parejas casadas y las familias están llamadas a vivir. Esta exhortación es de gran importancia para el entendimiento y la enseñanza de la visión de la Iglesia sobre el matrimonio y la vida familiar y su aplicación pastoral en nuestra sociedad y cultura contemporáneas. (A partir de ahora, esta carta encíclica será citada como AL).

2 Todas las citas bíblicas en este artículo están tomadas de la Biblia de Jerusalén. Para una visión más detallada de la familia a la luz de la Biblia, podemos referirnos a, Papa Francesco, Amoris Laetitia, 8-30; L. Antinucci, Seguire Cristo alla maniera di Francesco, Padua 2011, p. 333-343.

3 AL 8

4 En este sentido, es importante escuchar al Papa Francisco que advierte que un individualismo extremo “desvirtúa los vínculos familiares y acaba por considerar a cada componente de la familia como una isla, haciendo que prevalezca, en ciertos casos, la idea de un sujeto que se construye según sus propios deseos asumidos con carácter absoluto” (AL, 33).

5 AL 34

6 AL 39

7 Este hecho había estado presente en las anteriores enseñanzas de la Iglesia, como vemos en el Concilio Vaticano II: es el mismo Dios el autor del matrimonio” (GS, 48), y en el Catecismo: “La vocación al matrimonio se inscribe en la naturaleza misma del hombre y de la mujer, según salieron de la mano del Creador” (CIC 1603).

8 Citándose a sí mismo, Papa Francisco habla de esta transmisión de la fe en esta forma, «es hermoso cuando las mamás enseñan a los hijos pequeños a mandar un beso a Jesús o a la Virgen. ¡Cuánta ternura hay en ello! En ese momento el corazón de los niños se convierte en espacio de oración» (AL, 287).