Orden Franciscana Seglar

Ordo Franciscanus Sæcularis

  • Register
 

 

K O I N Ō N I A

...caminando juntos

 

CONFERENCIA DE LOS ASISTENTES ESPIRITUALES GENERALES OFS-JUFRA

 

2014 - 4

Año 21

n. 84

       

   DOC,  PDF

EVANGELII GAUDIUM

 

LA PAZ Y EL DIÁLOGO SOCIAL

Fr. José Antônio Cruz Duarte, OFM

 

En este breve artículo queremos releer la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium de Papa Francisco, del n. 217 al n. 258, recordando dos elementos importantes de la dimensión social de la evangelización: la paz, como fruto del Espíritu,[1] y el diálogo, como camino para la evangelización.

En la Exhortación Apostólica las palabras diálogo y paz son tan frecuentes como las palabras encuentro, alegría, evangelio, evangelizar, misión e misionero. Podemos decir que desde el primer discurso, el Papa Francisco había manifestado el deseo de llevar adelante esta misión como Pontífice, cuando el 13 de marzo de 2013 dijo: “Y ahora, comenzamos este camino: Obispo y pueblo. Este camino de la Iglesia de Roma, que es la que preside en la caridad a todas las Iglesias. Un camino de fraternidad, de amor, de confianza entre nosotros. Recemos siempre por nosotros: el uno por el otro. Recemos por todo el mundo, para que haya una gran fraternidad”.[2] Esta fraternidad debería construirse a través del diálogo.

En la meditación de la mañana del 8 de mayo de 2013, el Papa presenta a San Pablo como heraldo de Jesucristo: “Pablo es un pontífice, constructor de puentes. Él no quiere convertirse en un constructor de muros”.[3] El Apóstol no comienza su ministerio condenando a los griegos como adoradores de ídolos, sino que trata de llegar a sus corazones a través del diálogo. Una vez que se ha acercado a sus corazones, les anuncia la alegría del Evangelio. En la evangelización, es importante el modo. En el primero año de su pontificado, el Papa Francisco se ha presentado como el Papa del diálogo.

 

El bien común y la paz social,

La paz social no puede entenderse como ausencia de guerra, de conflicto, es decir, renunciando a la verdad para evitar enfrentamientos y todas las formas de violencia, y aceptando la imposición de un grupo sobre otro.[4] La paz social no puede ser el resultado de la falta de reivindicaciones para una distribución más equitativa de la riqueza de todos, o el resultado de la ausencia de la inclusión social de los pobres y los derechos humanos, como pretexto para un consenso que beneficie a una pequeña minoría.[5]

Como dice el Papa: “La dignidad de la persona humana y el bien común están por encima de la tranquilidad de algunos que no quieren renunciar a sus privilegios. Cuando estos valores se ven afectados, es necesaria una voz profética”.[6] La paz debe ser el resultado de un desarrollo integral de todos, si así no fuere, surgirán nuevos conflictos y violencias.

Es necesario recordar que “el bien común abarca todo un conjunto de condiciones sociales que permitan a los ciudadanos e1 desarrollo expedito y pleno de su propia perfección”.[7] Podemos decir que “en 1a época actual se considera que el bien común consiste principalmente en la defensa de los derechos y deberes de 1a persona humana”.[8] Desarrollarse integralmente implica llegar a ser un pueblo, constituido por ciudadanos responsables que no se dejar arrastrar como una masa manipulada por las fuerzas dominantes.

“Para avanzar en esta construcción de un pueblo en paz, justicia y fraternidad, hay cuatro principios relacionados con tensiones bipolares propias de toda realidad social”.[9] Para el Papa Francisco, estos principios constituyen un camino que hace posible alcanzar la paz. Estos cuatro principios son:

 

El tiempo es superior al espacio

El primer principio surge de «una tensión bipolar entre la plenitud y el límite… El « tiempo », ampliamente considerado, hace referencia a la plenitud […] y el momento es expresión del límite que se vive en un espacio acotado».[10]

«Este principio permite trabajar a largo plazo, sin obsesionarse por resultados inmediatos... Uno de los pecados que a veces se advierten en la actividad sociopolítica consiste en privilegiar los espacios de poder en lugar de los tiempos de los procesos... Darle prioridad al tiempo es ocuparse de iniciar procesos más que de poseer espacios... Se trata de privilegiar las acciones que generan dinamismos nuevos en la sociedad e involucran a otras personas y grupos que las desarrollarán, hasta que fructifiquen en importantes acontecimientos históricos».[11]

El Papa afirma, además, que «Este criterio también es muy propio de la evangelización, que requiere tener presente el horizonte, asumir los procesos posibles y el camino largo... La parábola del trigo y la cizaña (cf. Mt 13,24-30) grafica un aspecto importante de la evangelización que consiste en mostrar cómo el enemigo puede ocupar el espacio del Reino y causar daño con la cizaña, pero es vencido por la bondad del trigo que se manifiesta con el tiempo». [12]

 

La unidad prevalece sobre el conflicto

El Papa nos dice que “el conflicto no puede ser ignorado o disimulado... Pero si quedamos atrapados en él, perdemos perspectivas, los horizontes se limitan y la realidad misma queda fragmentada. Cuando nos detenemos en la coyuntura conflictiva, perdemos el sentido de la unidad profunda de la realidad”.[13]

Además, hace evidente que: “Ante el conflicto, algunos simplemente lo miran y siguen adelante como si nada pasara, se lavan las manos para poder continuar con su vida. Otros entran de tal manera en el conflicto que quedan prisioneros, pierden horizontes, proyectan en las instituciones las propias confusiones e insatisfacciones y así la unidad se vuelve imposible. Pero hay una tercera manera, la más adecuada, de situarse ante el conflicto. Es aceptar sufrir el conflicto, resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo proceso”.[14]

Esta tercera forma “hace posible desarrollar una comunión en las diferencias… [De esta forma, las personas] se animan a ir más allá de la superficie conflictiva… para construir la amistad social [porque saben que] la unidad es superior al conflicto”.[15]

“[L]os conflictos, las tensiones y los opuestos pueden alcanzar una unidad pluriforme que engendra nueva vida… [si encuentran el contexto adecuado para una] resolución en un plano superior que conserva en sí las virtualidades valiosas de las polaridades en pugna”. [16]

Es necesario recordar siempre que “Cristo ha unificado todo en sí: cielo y tierra, Dios y hombre, tiempo y eternidad, carne y espíritu, persona y sociedad. La señal de esta unidad y reconciliación de todo en sí es la paz. Cristo « es nuestra paz » (Ef 2,14)... La paz es posible porque el Señor ha vencido al mundo y a su conflictividad permanente « haciendo la paz mediante la sangre de su cruz » (Col 1,20)”.[17]

“El anuncio de paz no es el de una paz negociada, sino la convicción de que la unidad del Espíritu armoniza todas las diversidades... La diversidad es bella cuando acepta entrar constantemente en un proceso de reconciliación, hasta sellar una especie de pacto cultural que haga emerger una « diversidad reconciliada »”.[18]

 

La realidad es más importante que la idea

“[E]ntre la idea y la realidad… se debe instaurar un diálogo constante, evitando que la idea termine separándose de la realidad”.[19]

“La idea —las elaboraciones conceptuales— está en función de la captación, la comprensión y la conducción de la realidad. La idea desconectada de la realidad origina idealismos y nominalismos ineficaces, que a lo sumo clasifican o definen, pero no convocan. Lo que convoca es la realidad iluminada por el razonamiento”.[20]

“El criterio de realidad, de una Palabra ya encarnada y siempre buscando encarnarse, es esencial a la evangelización”.[21]

 

El todo es superior a la parte

“El todo es más que la parte, y también es más que la mera suma de ellas. Entonces, no hay que obsesionarse demasiado por cuestiones limitadas y particulares. Siempre hay que ampliar la mirada para reconocer un bien mayor que nos beneficiará a todos. Pero hay que hacerlo sin evadirse, sin desarraigos”.[22]

Es importante que el todo y las partes se mantengan unidos para evitar caer tanto “en un universalismo abstracto”, como en la “mezquindad cotidiana”.[23]

Entre la esfera local y la dimensión global debería haber un enriquecimiento recíproco. Por ejemplo: “una persona que conserva su peculiaridad personal y no esconde su identidad, cuando integra cordialmente una comunidad, no se anula sino que recibe siempre nuevos estímulos para su propio desarrollo. No es ni la esfera global que anula ni la parcialidad aislada que esteriliza”.[24]

“Tanto la acción pastoral como la acción política procuran recoger… lo mejor de cada uno”; así, conservando su propia peculiaridad, incorpora a cada uno en la totalidad para el bien común de todos.[25]

“La Buena Noticia es la alegría de un Padre que no quiere que se pierda ninguno de sus pequeñitos. Así brota la alegría en el Buen Pastor que encuentra la oveja perdida y la reintegra a su rebaño”.[26]

 

El diálogo social como contribución a la paz

“La evangelización también implica un camino de diálogo. Para la Iglesia, en este tiempo hay particularmente tres campos de diálogo en los cuales debe estar presente, para cumplir un servicio a favor del pleno desarrollo del ser humano y procurar el bien común: el diálogo con los Estados, con la sociedad —que incluye el diálogo con las culturas y con las ciencias— y con otros creyentes que no forman parte de la Iglesia católica”.[27]

“En el diálogo con el Estado y con la sociedad, la Iglesia no tiene soluciones para todas las cuestiones particulares”.[28] “La Iglesia proclama « el evangelio de la paz » (Ef 6,15) y está abierta a la colaboración con todas las autoridades nacionales e internacionales para… diseñar, en una cultura que privilegie el diálogo como forma de encuentro, la búsqueda de consensos y acuerdos, pero sin separarla de la preocupación por una sociedad justa, memoriosa y sin exclusiones”.[29]

“Al Estado compete el cuidado y la promoción del bien común… [y, por eso,] con un gran esfuerzo de diálogo político y creación de consensos, desempeña un papel fundamental, que no puede ser delegado, en la búsqueda del desarrollo integral de todos”.[30]

 

El diálogo entre la fe, la razón y las ciencias

“El diálogo entre ciencia y fe también es parte de la acción evangelizadora que pacifica... La evangelización está atenta a los avances científicos para iluminarlos con la luz de la fe y de la ley natural, en orden a procurar que respeten siempre la centralidad y el valor supremo de la persona humana en todas las fases de su existencia. Toda la sociedad puede verse enriquecida gracias a este diálogo que abre nuevos horizontes al pensamiento y amplía las posibilidades de la razón. También éste es un camino de armonía y de pacificación”.[31]

“La Iglesia… se alegra [del] desarrollo de las ciencias, [porque éstas,] manteniéndose con rigor académico en el campo de su objeto específico, vuelve[n] evidente una determinada conclusión que la razón no puede negar, [y que] la fe no la contradice. [Por otra parte, l]os creyentes… [no] pueden pretender que una opinión científica que les agrada, y que ni siquiera ha sido suficientemente comprobada, adquiera el peso de un dogma de fe. Pero, en ocasiones, algunos científicos van más allá del objeto formal de su disciplina y se extralimitan con afirmaciones o conclusiones que exceden el campo de la propia ciencia. En ese caso, no es la razón lo que se propone, sino una determinada ideología que cierra el camino a un diálogo auténtico, pacífico y fructífero”. [32]

 

El diálogo ecuménico

“La credibilidad del anuncio cristiano sería mucho mayor si los cristianos superaran sus divisiones y la Iglesia realizara « la plenitud de catolicidad que le es propia, en aquellos hijos que, incorporados a ella ciertamente por el Bautismo, están, sin embargo, separados de su plena comunión ».[33] “Más aún, a la misma Iglesia le resulta muy difícil expresar, bajo todos los aspectos, en la realidad misma de la vida, la plenitud de la catolicidad”.[34] “[H]ay que confiar el corazón al compañero de camino sin recelos, sin desconfianzas, y mirar ante todo lo que buscamos: la paz en el rostro del único Dios. Confiarse al otro es algo artesanal, la paz es artesanal”.[35] “Y si realmente creemos en la libre y generosa acción del Espíritu, ¡cuántas cosas podemos aprender unos de otros!”.[36]

 

Las relaciones con el Judaísmo

“Los cristianos no podemos considerar al Judaísmo como una religión ajena… La Iglesia, que comparte con el Judaísmo una parte importante de las Sagradas Escrituras, considera al pueblo de la Alianza y su fe como una raíz sagrada de la propia identidad cristiana (cf. Rm 11,16-18)”.[37]

Hay que tener presente que ambos comparten también “muchas convicciones éticas y la común preocupación por la justicia y el desarrollo de los pueblos”.[38]

 

El diálogo interreligioso

“Una actitud de apertura en la verdad y en el amor debe caracterizar el diálogo con los creyentes de las religiones no cristianas, a pesar de los varios obstáculos y dificultades, particularmente los fundamentalismos de ambas partes. Este diálogo interreligioso es una condición necesaria para la paz en el mundo, y por lo tanto es un deber para los cristianos, así como para otras comunidades religiosas”.[39]

“La verdadera apertura implica mantenerse firme en las propias convicciones más hondas, con una identidad clara y gozosa, pero « abierto a comprender las del otro » y « sabiendo que el diálogo realmente puede enriquecer a cada uno ».[40]

“En esta época adquiere gran importancia la relación con los creyentes del Islam, hoy particularmente presentes en muchos países de tradición cristiana donde pueden celebrar libremente su culto y vivir integrados en la sociedad… [Muchos de ellos tienen una profunda convicción de que la propia vida, en su totalidad, es de Dios y para Él. También reconocen la necesidad de responderle con un compromiso ético y con la misericordia hacia los más pobres”.[41]

“Para sostener el diálogo con el Islam es indispensable la adecuada formación de los interlocutores, no sólo para que estén sólida y gozosamente radicados en su propia identidad, sino para que sean capaces de reconocer los valores de los demás, de comprender las inquietudes que subyacen a sus reclamos y de sacar a luz las convicciones comunes. Los cristianos deberíamos acoger con afecto y respeto a los inmigrantes del Islam que llegan a nuestros países, del mismo modo que esperamos y rogamos ser acogidos y respetados en los países de tradición islámica”.[42]

 

El diálogo social en un contexto de libertad religiosa

“[L]a libertad religiosa [es] un derecho humano fundamental. Incluye « la libertad de elegir la religión que se estima verdadera y de manifestar públicamente la propia creencia ». Un sano pluralismo, que de verdad respete a los diferentes y los valore como tales, no implica una privatización de las religiones, con la pretensión de reducirlas al silencio y la oscuridad de la conciencia de cada uno, o a la marginalidad del recinto cerrado de los templos, sinagogas o mezquitas... El debido respeto a las minorías de agnósticos o no creyentes no debe imponerse de un modo arbitrario que silencie las convicciones de mayorías creyentes o ignore la riqueza de las tradiciones religiosas”.[43]

“Tanto los intelectuales como las notas periodísticas frecuentemente caen en groseras y poco académicas generalizaciones cuando hablan de los defectos de las religiones y muchas veces no son capaces de distinguir que no todos los creyentes —ni todas las autoridades religiosas— son iguales. Algunos políticos aprovechan esta confusión para justificar acciones discriminatorias”.[44]

“Los creyentes nos sentimos cerca también de quienes, no reconociéndose parte de alguna tradición religiosa, buscan sinceramente la verdad, la bondad y la belleza, que para nosotros tienen su máxima expresión y su fuente en Dios. Los percibimos como preciosos aliados en el empeño por la defensa de la dignidad humana, en la construcción de una convivencia pacífica entre los pueblos y en la custodia de lo creado”.[45]

            Al final del capítulo IV, el Papa alienta a los cristianos a manifestar con palabras, actitudes y acciones la dimensión social del Evangelio.[46]

 

En conclusión, podemos decir que San Francisco siempre tuvo una atención particular por la paz. De hecho, encontramos en sus escritos muchas veces la palabra paz. Por ejemplo, en las Admoniciones nn. 13 y 15, en la Bendición a fray León, en el Cántico del hermano Sol, en la Regla no bulada, en el Capítulo 14, y en muchos otros escritos. La palabra diálogo no aparece en las fuentes franciscanas, pero eso no quiere decir que no estaba presente en la vida de San Francisco. En la Regla no bulada, en el Capítulo 16, hablando de cómo los hermanos deben ir entre los no cristianos, Francisco traza el método del diálogo con el mundo islámico. En la Carta a un Ministro, nos invita a escuchar al hermano; esto es el primer paso del diálogo para entender al otro y, eventualmente, conceder el perdón.

 

NOTICIAS – CAPÍTULOS – VISITAS – REUNIONES

 

Bielorrusia - Capítulo nacional electivo

El Capítulo nacional electivo de la OFS de Bielorrusia se realizó del 19 al 21 de septiembre en la casa de los P.P. Redentoristas en Grodno. El Capítulo fue presidido por Attilio Galimberti, OFS (Italia), delegado de la Ministra general, acompañado por Fr. Alexis Romanowicz, OFM, delegado de la Conferencia de Asistentes Espirituales (CAS) generales. Los convocados eran 27, sin embargo, algunos de ellos no asistieron debido a problemas de salud. Los Capitulares provenían de las Fraternidades de las seis áreas en las que actualmente está dividido el territorio. Diecinueve Capitulares estuvieron presentes durante la votación. Fueron elegidas, como Ministra y Consejera Internacional, Maria Etol y, como Viceministra, Halina Rakowska.

 

Lituania (Kaunas) - Capítulo nacional electivo

La Fraternidad nacional de Lituania celebró su Capítulo nacional electivo del 19 al 21 de septiembre en Kaunas. El Capítulo fue presidido por Ewald Kreuzer (Austria), delegado de la Ministra General OFS, acompañado por Fr. Antanas Bluzas, OFM (Asistente espiritual nacional de la JuFra de Lituania), delegado de la CAS. La nueva Ministra nacional y Consejera Internacional es Virginija Mickutė. Del 2006 al 2012 Virginia fue la Presidente Nacional de la JuFra de Lituania. Los líderes de las Fraternidades nacionales de la OFS y de la JuFra de Lituania y el delegado de la Ministra general fueron recibidos por Mons. Sigitas Tamkevicius, arzobispo de Kaunas.

 

Portugal - Capítulo nacional electivo

Del 26 al 28 de septiembre, en la Casa de Espiritualidad Francisco y Jacinta Marto, en Fátima, 54 franciscanos seglares y tres asistentes espirituales se reunieron para celebrar el Capítulo nacional electivo, que fue presidido por Benedicto Lino, delegado de la Ministra general de la OFS, Encarnación del Pozo, acompañado por Fr. José Antonio Cruz Duarte, OFM, Asistente general de la OFS. Debido a la falta de quórum para celebrar el Capítulo, fue nombrado un Consejo nacional provisional, cuya Ministra y Consejera internacional es María Paula Canário y la Viceministra Ana Reis.

 

Asís - Encuentro con la Conferencia de MM. GG. De la I Orden y de la TOR

El 2 de octubre, en el convento de San Damián, en Asís, tuvo lugar el encuentro anual de la Conferencia de MM. GG. de la I Orden y de la TOR con el CAS. Participaron en esta reunión también Fr. Rui Lopes, OP, Promotor General del Laicado Dominicano, acompañado por su colaborador Fr. Manolo Puppini, OP, y Fr. Alzinir Debastiani, OCD (Ordo Carmelitarum Discalceatorum), Delegado General de la OCDS (Ordo Carmelitarum Discalceatorum Saecularis = Orden Seglar de los Carmelitas Descalzos). El propósito de la reunión fue conocer la relación entre los religiosos pertenecientes a otras Órdenes, precisamente la de los Predicadores y la de los Carmelitas Descalzos, y sus respectivos Terciarios o miembros seglares a quienes ellos están vinculados. Hemos visto que hay similitudes pero también diferencias importantes y relevantes. Nos quedamos al almuerzo. Los frailes del Convento de San Damián nos recibieron muy fraternamente. Para ellos va nuestro total agradecimiento.

 

España - Capítulo nacional electivo

En los días 11 al 12 de octubre se celebró en Madrid, en la Casa de Espiritualidad de las Hermanas Franciscanas Misioneras de la Madre del Divino Pastor, el Capítulo nacional electivo de España. El Capítulo fue presidido por María Consuelo Núñez, Consejera de la Presidencia CIOFS para la lengua española, acompañada por Fr. Martín Bitzer, OFMConv, Asistente general OFS. Estaban presentes los cuatro Asistentes espirituales nacionales OFS: Fr. Leonardo García, OFM, Fr. Antolín Mayo, OFMConv, Fr. Inocencio Egidio, OFMCap, y Enrique Herrero, TOR. La madurez de los Capitulares fue el rasgo característico de las elecciones que tuvieron lugar con gran serenidad y transparencia. José Luis Lopetegui fue elegido Ministro nacional y Manuela Berciano, fue reelegida Consejera internacional. P. Martin presidió la misa de clausura, concelebrada en la que todos los asistentes espirituales presentes. Esta misa fue transmitida también a Radio Nacional de España, gracias al servicio de don Manuel Muñoz Fernández, OFM Cap.

 

Pakistán - Capítulo nacional electivo

En los días 11 y 12 de octubre, en la casa de la Custodia de San Juan Bautista de la OFM, en Gulshan-e-Iqbal, Karachi, se reunieron para el Capítulo nacional electivo 13 hermanos, representantes de las 9 fraternidades locales, de las cuales sólo cuatro han sido erigidas canónicamente. El Capítulo fue presidido por Lucy A. Almirañez, miembro de la Presidencia CIOFS, delegada de la Ministra general, acompañada por Fr. Daniel Pervaz, OFM, delegado de la CAS. La Juventud Franciscana (JuFra) en Pakistán no tiene todavía una estructura nacional, pero en cuatro fraternidades ya constituidas se encuentran un total de 46 jóvenes. Uno de estos jóvenes representa a la JuFra en el Consejo nacional provisional de la OFS. Albert Nazir fue elegido Ministro nacional y Consejero internacional, y Younas John, Viceministro.

 

Asís - Proyecto África

Del 22 al 24 de octubre, el Grupo de Coordinación del Proyecto África tuvo el primer encuentro en Asís, en la Domus Pacis, junto a la Basílica de Santa María de los Ángeles en la Porciúncula. Encarnación del Pozo, Ministra general OFS, presidió las labores. Doug Clorey, Vice Ministro general OFS, coordinó las primeras reuniones. Adolph Assagba, de Togo, fue elegido coordinador del Proyecto, asistido por Jenny Harrington Sudáfrica, que también servirá como secretaria, y Michat Legrand-Raout de la Isla Mauricio. Fr. Amanuel Mesgun Temelso, OFMCap, servirá como asistente espiritual del Proyecto durante el primer año. Los otros miembros del Proyecto son: François Tabi de Camerún y Honorio Chilufya de Zambia. El Grupo de coordinación revisó el proyecto que presentó Doug Clorey, en el que mostraba la primera fase del mismo y su desarrollo. En el día 23, Fr. Vincenzo Brocanelli, OFM, invitado como experto, ayudó a los miembros a aclarar los elementos del Proyecto en vista de su presentación a la Presidencia CIOFS, que aprobó la Fase II del mismo. A continuación, el Proyecto África fue presentado a los miembros del Capítulo general electivo de la OFS (Asís, 1-9 de noviembre).

 

Asís - Encuentro de la Presidencia CIOFS

La Presidencia del CIOFS (Consejo Internacional de la OFS) saliente se reunió por última vez, del 25 al 30 de octubre en la Domus Pacis, junto a la Basílica de Santa María de los Ángeles en la Porciúncula. Esta reunión, según lo escrito por Encarnación del Pozo en la carta de invitación, sería “un encuentro muy especial y alegre para los hermanos y hermanas que, con la ayuda de Dios, han ofrecido su servicio a todos los hermanos y hermanas la OFS y de la JuFra por todo el mundo. Hemos llevado a cabo la misión que se nos confió, incluso con nuestras limitaciones y nuestras debilidades”. Éste fue "también un momento para dar gracias al Señor por todos los bienes y dones que hemos recibido de él en este tiempo.” En el primer día fue presentado Fr. Francis Dor, OFM, nuevo Asistente general OFS-JuFra. Al comienzo de la reunión, cada miembro de la Presidencia ha compartido los momentos más significativos experimentado desde la última reunión en abril. Fueron días de preparación para el VI Capítulo general electivo de la OFS.

 

Asís - General Electiva Capítulo OFS

El Capítulo electivo VI general de la OFS se celebró en Asís en la Domus Pacis, junto a la Basílica de Santa María de los Ángeles, en la Porciúncula. La sesión electiva fue presidida por Fr. Nicolás Polichnowski, Ministro general de la TOR. Fr. Marco Tasca, OFMConv, visitó la sede del Capítulo para saludar a los Capitulares ahí reunidos, y Fr. Michael Perry, OFM, envió una carta de saludo. El tema central del Capítulo, titulado “¿Cómo gestionar un orden mundial como la OFS, en todos los niveles?”, despertó especial interés en los presentes, quienes reflexionaron acerca de este tema en los grupos de trabajo y luego intervinieron con gran vivacidad durante la plenaria. Unos ochenta Capitulares, además de unos cuarenta observadores y algunos invitados especiales participaron, de acuerdo a su condición, en la celebración de este evento. Cabe destacar la logística del Capítulo coordinada por Lucio Monti, Tesorero General del CIOFS, quien fue acompañado por muchos colaboradores. El ambiente fraterno hizo que todo se llevara a cabo con agilidad y serenidad. La definición de nuevas áreas lingüístico-geográficas, fruto de una cuidadosa preparación y seguida de una votación capitular, vaticina un servicio más eficaz a la Fraternidad Internacional de la OFS (FIOFS). La misa de apertura, en la que consagró toda la Orden a Nuestra Señora, se llevó a cabo en la Basílica Inferior de San Francisco y fue presidida por Mons. Domenico Sorrentino, obispo de Asís-Nocera Umbra-Gualdo Tadino. Otras celebraciones litúrgicas han marcado todo el Capítulo, especialmente la Misa celebrada por Fr. Nicholas Polichnowski, en presencia de la recién elegida Presidencia del CIOFS (Consejo Internacional de la OFS), en la que también participaron los cuatro Asistentes Generales de la OFS -GiFra. Como conclusión del Capítulo, fueron presentadas por la Comisión especial las prioridades en las que la OFS deberá trabajar en los próximos seis años. Los miembros de la nueva Presidencia CIOFS son:

- Ministro general: Tibor Kauser (Hungría);

- Viceministra General: María Consuelo de Núñez (Venezuela);

- Consejera de Área Europa-1 Inglés / Alemán: Ana Fruk (Croacia);

- Consejero de Área Europa-2 Inglés / Italiano: Attilio Galimberti (Italia);

- Consejera de Área Español Latinoamérica: Ana María Raffo (Perú);

- Consejera de Área Portugués / Español Latinoamérica Sur: Silvia Diana (Argentina);

- Consejera de Área Inglés América del Norte / África: Jenny Harrington (Sudáfrica);

- Consejera de Área Inglés Asia / Oceanía: Agustín Young (Corea);

- Consejera de Área Francés: Michel Janian (Líbano);

- Consejera JuFra: Andrea Odak (Bosnia y Herzegovina).

También son parte de la Presidencia los cuatro Asistentes generales de la OFS-JuFra: Fr. José Antonio Cruz Duarte, OFM (Brasil); Fr. Martín Pablo Bitzer, OFMConv (Argentina); Fr. Francis Bongajum Dor, OFMCap (Camerún); y Fr. Amando Trujillo Cano, TOR (México).

 

Asís - Tempo forte del CAS

Del 10 al 15 de noviembre, se reunió en Asís la Conferencia de los Asistentes espirituales (CAS) generales de la OFS-JuFra, en el Convento de la Inmaculada Concepción (la sede de la Curia Provincial de los Capuchinos de la Umbría) para celebrar el llamado “Tempo forte”, cuyo objetivo principal es evaluar el camino recorrido por la CAS durante el año 2014 y la programación del año 2015. La reunión tuvo lugar en un clima de oración, trabajo intenso y convivencia fraterna. La comunidad franciscana capuchina local acogió muy fraternalmente a los Asistentes y les dio un hermoso testimonio de vida fraterna y de intensa oración, que compartieron en esos días.

 

Roma - Canonización del Beato Amato Ronconi, OFS

El domingo 23 de noviembre, en la Plaza de San Pedro, los cuatro Asistentes Generales participaron en la misa de canonización del Beato Amato Ronconi. Durante la misa fueron canonizados por el Papa Francisco otros cinco beatos. El nuevo santo, nacido en Saludecio, en Italia, en 1226, quedó huérfano a edad temprana y pasó su juventud con la familia de su hermano. Desde muy joven, Amato decidió vivir según el Evangelio, como San Francisco, haciéndose Franciscana Seglar. Su casa se convirtió en un hospicio para los numerosos peregrinos que llegaban a Roma. De hecho, él es el fundador del Hospital de los pobres peregrinos de Saludecio, ahora convertido en Casa de retiro para ancianos.

 

[1] Cf. Gal 5, 22.

[2] https://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2013/march/documents/papa-francesco_20130313_benedizione-urbi-et-orbi.html.

[3] https://w2.vatican.va/content/francesco/it/cotidie/2013/documents/papa-francesco-cotidie_20130508_non-escludere.html.

[4] Cf. Evangelii Gaudium (EG) n. 218.

[5] Ibid.

[6] EG, n. 218.

[7] Juan XXIII, Encíclica Pacem in Terris, n. 58.

[8] Ibid, n. 60.

[9] EG, n. 221.

[10] EG, n. 222.

[11] EG, n. 223.

[12] EG, n. 225.

[13] EG, n. 226.

[14] EG, n. 227.

[15] EG, n. 228.

[16] Ibid.

[17] EG, n. 229.

[18] EG, n. 230.

[19] EG, n. 231.

[20] EG, n. 232.

[21] EG, n. 233.

[22] EG, n. 235.

[23] EG, n. 234.

[24] EG, n. 235.

[25] EG, n. 236.

[26] EG, n. 237.

[27] EG, n. 238.

[28] EG, n. 241.

[29] EG, n. 239.

[30] EG, n. 240.

[31] EG, n. 242.

[32] EG, n. 243.

[33] EG, n. 244.

[34] Unitatis Redintegratio, 4.

[35] EG, n. 244.

[36] EG, n. 246.

[37] EG, n. 247.

[38] EG, n. 249.

[39] EG, n. 250.

[40] EG, n. 251.

[41] EG, n. 252.

[42] EG, n. 253.

[43] EG, n. 255.

[44] EG, n. 256.

[45] EG, n. 257.

[46] Cf. EG, n. 258.