Orden Franciscana Seglar

Ordo Franciscanus Sæcularis

  • Register

PRESIDENCIA DEL CONSEJO INTERNACIONAL DE LA OFS

PROYECTO DE FORMACION PERMANENTE

DOSSIER MENSUAL

ANNO 4 – No.39

TEOLOGIA DEL CUERPO

Por Beato Papa Juan Pablo II

Dossier preparado por el equipo del CIOFS de Formación Permanente

Ewald Kreuzer, OFS Coordinador

Lucy Almiranez, OFS

Mike y Jenny Harrington, OFS

El corazón humano – TOB 24 – 63

 

CRISTO APELA AL CORAZÓN HUMANO

Hemos revisado nuestro estado original creado por Dios, el cual era inocente, puro, feliz, no tocado por el pecado y sus consecuencias. Adán y Eva se unieron en una unión feliz con amor recíproco y desinteresado, experimentando la plenitud que cada pareja casada anhela. Ellos fueron creados con la capacidad de unirse con Dios en el amor para siempre y esta capacidad sólo podría cumplirse con la libre elección. Pero nuestros primeros padres no aceptaron esta invitación amorosa y por su humanidad desobediente ahora se someten al pecado y a la muerte.

"Ustedes han oído que se dijo: 'No cometerás adulterio'. Pero yo os digo: El que mira a una mujer para desearla, ya cometió adulterio con ella en su corazón "(Mt 5,27-28) Este pasaje también tiene significado para la teología del cuerpo. Provoca una revisión fundamental de la forma de entender y llevar a cabo la ley moral de la Antigua Alianza. Por lo tanto, nos encontramos en el corazón de la ética, o de la forma interior, el alma, por así decirlo de la moralidad humana. Cristo apela al interior del hombre.

PRESIDENCIA DEL CONSEJO INTERNACIONAL DE LA OFS

PROYECTO DE FORMACION PERMANENTE

DOSSIER MENSUAL
MARZO 2013 – AÑO 4 – No.38

 

TEOLOGIA DEL CUERPO

Por Beato Papa Juan Pablo II

Dossier preparado por el equipo del CIOFS de Formación Permanente

Ewald Kreuzer, OFS Coordinador

Lucy Almiranez, OFS

Mike y Jenny Harrington, OFS

De vuelta a los orígenes – Nuestra Creación (Teología del Cuerpo -TDC 1-23)

 

CRISTO APELA  A LOS ORIGENES

Al apelar por el regreso a” los orígenes”, Cristo no solamente establece el plan original de Dios para el hombre y la mujer como la norma, sino que El nos da el poder para vivirlo.   La Buena noticia del Evangelio es que “Jesús vino a restaurar la creación a la pureza de sus orígenes”  (Catecismo Iglesia Católica –CIC 2336)

Juan Pablo II nos regresa al tiempo antes de que existiera el Pecado Original así como Jesús nos lleva de regreso a los “Orígenes”.  De esta forma vemos el verdadero significado de la vida humana y de la sexualidad humana, la intención original de Dios para la humanidad.  Además que Jesús nos señala el Génesis (la intención original de Dios), El nos indica que algo ha cambiado.  Jesús solemnemente declara que el matrimonio es indisoluble.  El nos indica el significado del matrimonio como una unión de por vida que está inscrita en nuestra propia naturaleza como creada por Dios

Se le acercaron unos fariseos que, para ponerle a prueba, le dijeron: “¿Puede uno repudiar a su mujer por un motivo cualquiera?”  El respondió: “¿No habéis leído que el Creador, desde el comienzo, los hizo varón y hembra, y que dijo:  Por eso dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne? De manera, que ya no son dos, sino una sola carne. Pues bien, lo que Dios unió, no lo separe el hombre.   Dícenle:  “Pues ¿por qué Moisés prescribió dar acta de divorcio y repudiarla?”.  Díceles:  “Moisés, teniendo en cuenta la dureza de vuestro corazón, os permitió repudiar a vuestras mujeres; pero al principio no fue así. (Mt 19:3-8)

Soledad Original

"No es bueno que el hombre esté solo.  Voy a hacerle una ayuda adecuada". (Gen 2:18)   El hombre está solo sin mujer, así como está “solo” en el mundo visible, como persona.  Como ninguna otra creatura, los seres humanos tienen una relación especial con Dios.  Un ser humano no es algo, sino alguien, una PERSONA que libremente determina sus propias acciones, con la capacidad de amar a Dios y a otros.  En el principio el hombre podía sentir a Dios y a su presencia.  Dios y el hombre eran amigos, eran cercanos uno con el otro.  El hombre se percata que él es diferente de las otras creaturas y que le ha sido dada una responsabilidad. "Vio Dios cuanto había hecho, y todo estaba muy bien” (Gen 1:31).

Como personas tenemos razonamiento y libre albedrio  (conocimiento, conciencia y determinación propia) y la capacidad de amar a Dios y a los otros.  Juan Pablo II nos señala que Dios nos creo a Su imagen como HOMBRE y MUJER, nuestro obsequio – la sexualidad nos revela algo importante acerca de nosotros y acerca de Dios.  Nuestro cuerpo es la expresión visible de la persona, dice Juan Pablo II, el cuerpo es el sacramento de la persona, “signo visible de una realidad invisible”.  El cuerpo es el signo externo de la persona interior (cuerpo y alma).

Unidad Original

“Esta vez sí que es hueso de mis huesos y carne de mi carne.  Esta será llamada mujer” (Gen 2:23)

Hombre y mujer están llamados a vivir en una relación que refleje la vida interna de la Trinidad, reflejando a Dios no solo como individuos, pero también a través de la santa comunión de hombre y mujer y la bendición de la fertilidad.

Un hombre encuentra su perfección, su realización plena no en una vida solitaria, pero en una vida unificada con una mujer.  Adán encontró que él no estaba solo con Dios sino que ahora él estaba solo con otro ser humano.  Dios nos creo para estar en una relación con El y con otros seres humanos.   El hombre no puede encontrarse plenamente a si mismo excepto a través del sincero regalo de sí mismo (GS 24)

El cuerpo humano nos revela profundas verdades.  El cuerpo del hombre tiene una maravillosa y única capacidad de unión con el cuerpo de la mujer, y la mujer con el de hombre.  Es evidente que ellos están hechos el uno para el otro. Hay también un deseo  nato por tal unión, una fascinación y atracción por el sexo opuesto.  Este cuerpo con su complemento sexual revela que hemos sido creados para la relación y la unión interpersonal.

"Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer,  y se hacen una sola carne”  (Gen 2:24)

Ser “una sola carne” se refiere no solo a la unidad de dos cuerpos pero es una ‘expresión sacramental” que corresponde a la comunión de personas’ (TDC 31:2).  Esto no significa una relación platónica, como dice Dios:  “creced y multiplicaos” (Gen 1:28)

Yendo a los orígenes a lo que está inscrito en cada ser humano, cada uno está hecho y es capaz de una comunión de personas.  Nosotros libremente nos damos a nosotros mismos al otro en amor y recibimos amor.  Somos regalo y damos el regalo de nosotros mismos a otro en esta intima unión de amor.  Esto se relaciona con nuestro ser en la imagen de Dios “vamos a hacer al hombre”  (Gen 1:26.)

Dios mismo es una comunión de personas, una Trinidad en la cual el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se dan así mismos en un intercambio eterno de donación amorosa.  El cuerpo humano es capaz de revelar a Dios.  Dios no es hombre ni es mujer, El es puro Espíritu.  El misterio invisible de amor Trinitarios es imagen, o se hace visible en nuestros cuerpos cuando formamos una comunión de personas en verdad y amor

Podemos deducir que el hombre fue hecho a imagen de Dios no solamente a través de su propia humanidad pero también a través de la comunión de personas, la cual hombre y mujer forman desde el mismo origen.  En otras palabras el hombre “es una imagen de Dios no tanto en el momento de soledad como en el momento de comunión.  En todo esto desde el mismo origen, la bendición es el fruto de la descendencia" (TDC 9:3).  Dios no pudo  haber otorgado un mayor propósito y dignidad al amor sexual.  La unión esponsal está destinada a ser un ícono de la vida intima de la Trinidad.  El hecho que seamos personas hechas a imagen de Dios nos da una inestimable dignidad.

 

El sentido esponsal/nupcial del cuerpo es nuestra llamada a la donación de amor,  que está escrita en nuestro propio ser como hombres y mujeres.  Siendo un regalo uno al otro en una comunión de personas aprendemos a amar y ser amados como Dios mismo ama, y así llegamos a la plenitud de nuestro más alto destino.  Llegamos a ser una reflexión de la misma vida y amor de la Trinidad y nos preparamos a compartir esa vida para siempre.  Esto es verdad para cada ser humano, sean casados, solteros o consagrados célibes, vivida sin embargo de diferentes maneras.

"Dios los bendijo y les dijo, sed fecundos y multiplicaos y henchid la tierra y sometedla" (Gen 1:28). Su unidad en “un cuerpo” es totalmente diferente a la copulación de animales.  Diferente a los animales, hombre y mujer tienen la capacidad de amar (libertad).

La desnudez original

"Ahora ambos estaban desnudos, el hombre y su mujer, pero no se avergonzaban uno del otro". (Gen 2:25)

La primera pareja, antes de la caída se vieron mutuamente como Dios los veía, era la expresión  del amor divino.  Sus cuerpos eran ventanas transparentes a su persona íntima, no estaban separadas de la persona y vista como un objeto.  Había una profunda intimidad, comunicación y comprensión natural entre el hombre y la mujer.  Había un todo dentro de las personas humanas.  Eran totalmente libres..

"La desnudez revela el sentido esponsal del cuerpo que es el poder del cuerpo para expresar amor: precisamente ese amor en el cual la persona humana se transforma en un regalo y –a través de este regalo- completa el mismo significado de su ser y existencia” (TDC 15:1) representaba la plena aceptación del cuerpo en toda su verdad humana y, por lo tanto, personal. El cuerpo, como expresión de la persona, era el primer signo de la presencia del hombre en el mundo visibl

La desnudez original demuestra que “la santidad ha entrado al mundo visible”.  La santidad es lo que permite al hombre expresarse a si mismo profundamente con su propio cuerpo… precisamente a través del “sincero regalo de si mismo”.  Es  en su cuerpo  como hombre o mujer que el hombre siente es sujeto de santidad”. (TDC 19:5)

Inocencia original y pecado original. Cuando Cristo apela a los “orígenes” El les pide ir más allá de los límites entre la inocencia original y el estado de pecado que comenzó con la caída original.  Este límite esta unido con el árbol del bien y el mal.  Estas situaciones tienen su propia dimensión en el hombre en su ser más íntimo, conocimiento, consiente, escogencia y decisión y todo esto en una relación con Dios, el Creador, quien es Dios de la Alianza, de  la más antigua Alianza del Creador con su creatura, que es, con el hombre.  El árbol del conocimiento del bien y del mal, como una expresión y símbolo de la Alianza con Dios rota en el corazón del hombre, marca dos situaciones diametralmente opuestas y las coloca una en contra de la otra; la de la inocencia original y la del pecado original.

Sin embargo, las palabras de Cristo, que apelan a los “orígenes” nos permiten encontrar una continuidad esencial en el hombre y una vinculación entre estos dos diferentes estados o dimensiones del ser humano.

La promesa de redención. - De las palabras de Cristo “orígenes”, tenemos el derecho de atribuir al mismo tiempo toda la elocuencia del misterio de redención.    Gen 3:15 (texto Mesiánico) . Somos testigos del momento en el cual el hombre, mujer y hombre, luego de haber roto la alianza original con su creador, recibe la primera promesa de redención en las palabras de lo que se llama el Proto-Evangelio en Génesis 3,15. (Primer anuncio del Evangelio)

El hombre participa no solo en la historia del pecado de la humanidad, el participa en la historia de salvación.  El es por lo tanto, no simplemente sacado de la inocencia original debido a su pecado, pero también al mismo tiempo se abre al misterio de la redención realizada en Cristo y a través de Cristo.  En la carta de Pablo a los Romanos, expresa esta perspectiva de redención, cuando él escribe, “Nosotros que tenemos las primicias nosotros mismos gemimos en nuestro interior anhelando el rescate de nuestro cuerpo”  (Rom 8:23)

Conocimiento y procreación El propósito de la vida es amar como Dios ama, y esto es a lo que tienden nuestro cuerpo como hombre o mujer.  A través de la masculinidad o la feminidad, el inconfundible plan de Dios es revelado, que el hombre y la mujer se suponen potencial de un fructuoso “regalo” de uno hacia el otro, y no solo eso, sino que el regalo mutuo les lleva a un tercero.  Como Juan Pablo II lo expresa “conocimiento” lleva a una generación.  “Adan conoció a su mujer y ella concibió.” (Gen 4.1)

La paternidad y la maternidad “coronan” y revelan completamente el misterio de la sexualidad.  “Creced y multiplicaos” es una llamado al amor en la imagen de Dios así que “completa” el propio sentido de nuestro ser y existencia.”

Cual sea nuestra vocación particular, estamos llamados a participar en el amor de Dios y a compartirlo con otros.

.El principal objetivo de la Teología del Cuerpo es que el cuerpo es un “signo” del misterio eterno de Dios.  Es el misterio de la vida y el amor Trinitario – de la Comunión eterna de Dios como Padre, Hijo y Espíritu Santo.

"El ser mismo de Dios es Amor. Al enviar en la plenitud de los tiempos a su Hijo único y al Espíritu de Amor, Dios revela su secreto más íntimo.  El mismo es una eterna comunicación de amor:  Padre, Hijo y Espíritu Santo, y nos ha destinado a participar en El. (CCC 221)

"La Iglesia por lo tanto no puede ser comprendida --- a menos que tengamos en mente el ‘gran misterio’… expresado en “un cuerpo” (unión) del matrimonio y la familia " (Carta a las Familias, 19)

Preguntas para la reflexión:

1. ¿Cuál es tu imagen de Dios, y si es que somos capaces de vernos como hechos a imagen de Dios?

2. ¿Que piensas de lo que nuestra sociedad cree y nos enseña sobre el significado de nuestros cuerpos?

3.¿Cuales son las formas por las que tu cuerpo puede ser una expresión del regalo de ti mismo a Dios y a los otros?

4. ¿Que significa sacramentalidad del cuerpo?

Referenciass,  Y los creo Hombre y Mujer - John Paul II,  Carta a las Familias - John Paul II, Guadium et Spes

PRESIDENCIA DEL CONSEJO INTERNACIONAL DE LA OFS

PROYECTO DE FORMACION PERMANENTE

DOSSIER MENSUAL

DICIEMBRE 2012 – AÑO 3 – No.36

(DOC)

VOCACIÓN ESPECÍFICA PARA UNA MISIÓN PARTICULAR

por Benedetto Lino, OFS

Dossier preparado por el equipo del CIOFS de Formación Permanente

Ewald Kreuzer, OFS, Coordinador

Fr. Amando Trujillo Cano, TOR

Doug Clorey, OFS

 

Con este dossier concluimos la presentación de la exposición que Benedetto Lino hizo sobre el sub-tema del último Capítulo General, realizado en Sao Paulo (Brasil) en Octubre del 2011, titulado “Una vocación específica para una misión particular”. A continuación un resumen de la presentación de Benedetto. Les invitamos a discutir los puntos de este resumen con sus fraternidades y a compartir sus ideas y experiencias con los hermanos y hermanas.

El próximo año presentaremos un nuevo tema de formación permanente: “La Teología del Cuerpo” del beato Juan Pablo II. Con esta presentación, esperamos contribuir a la implementación de uno de las Conclusiones del último Capítulo General que dice: “Se incluya en los programas de formación de la OFS y de JuFra la Teología del cuerpo del beato Juan Pablo II, para que sus miembros puedan redescubrir la belleza de la sexualidad, del matrimonio y de la familia y vivir estos dones conforme al plan de Dios."

RESUMEN

► 1. “Evangelizados para poder evangelizar”, “Vocación y Misión”: dos conceptos que expresan la misma realidad fundamental de nuestro ser como cristianos.

► 2. La vocación fundamental, que es la misma para todos, precede cada vocación específica y es la base para la misma.  Es esencial vivir la vocación fundamental antes de entrar en la vocación “específica”.

► 3. Lo que es específico de nuestra vocación como franciscanos y como franciscanos seglares  es: Francisco. Francisco es nuestra especificidad.  La vocación de Francisco y su realización es el modelo de la nuestra.

► 4. Francisco es “tan sólo” cristiano. El conforma su modo de ser a Cristo, para alcanzar al Padre, dócil a la acción del Espíritu.  Uno es “franciscano” hasta el punto que uno se transforme  en un auténtico cristiano, como lo hizo Francisco.

► 5. La forma en que Francisco es cristiano, se caracteriza solamente en la intensidad de su discipulado: radicalidad, totalidad, permanencia.  En nuestras vidas, debemos seguir esta forma de seguimiento de Cristo: radical, total y permanentemente.

► 6. Francisco, “un hombre católico y completamente apostólico”.  Nuestra llamada es a ser totalmente cristianos, sin crear barreras, sin alardes de superioridad infundada, profundamente apostólicos, siempre orientados al “ir”, listos para emerger de las realidades consuetudinarias de la fraternidad, de la Orden, de la familia, dócil a la voluntad del Señor. Nuestra vocación es apostólica. Somos la extensión secular de la vocación religiosa apostólica de Francisco.

► 7. Francisco no es un “franciscano” ni tampoco él quiso fundar una Orden de “franciscanos”.  Lo que él quiso fue ser sólo y totalmente cristiano, católico, apostólico.  El quiso tener hermanos y discípulos que estuvieran  totalmente enamorados de Cristo, para poder vivir en comunión con el Padre, en el Espíritu, en el seno de la Santísima Trinidad

► 8. La Misión no es particular: es total. Su naturaleza particular reside en esa totalidad.  Y en lo que se refiere a la vocación, la misión es la misión general para todo cristiano, pero también debe ser vivida y realizada en una forma radical, total y permanente, con toda la intensidad de la cual somos capaces. Nuestra misión es llevar a Cristo en su totalidad.

► 9. La misión revelada por el crucifijo de San Damián es el paradigma para todos los franciscanos, y por lo tanto para nosotros franciscanos seglares. La misión está dirigida a toda la Iglesia, a todo el cuerpo de Cristo, en cada uno de sus aspectos, y en todo lugar.

► 10. La misión de la Iglesia es nuestra misión, y la misión de la Iglesia es proclamar la Buena Noticia del amor de Dios y la redención de la humanidad, para darles una participación en la vida y la santidad de Dios:   “…para hacer presente el carisma de nuestro Seráfico Padre San Francisco en la vida y en la misión de la Iglesia.”

► 11. La misión, mientras se lleva a cabo por cada individuo, requiere acciones concertadas, colaboración y complementariedad de todos los miembros de la OFS, de todos los franciscanos en toda la Familia. Ha llegado el tiempo para nosotros de darnos cuenta que no podemos vivir separados de los otros miembros de la Familia,  con un sentido falso de auto suficiencia.  El plan de Dios para Francisco y para su Familia debe ser asumido por todos y cada uno está trabajando para los otros, en una única misión para la Iglesia.

► 12. La misión al servicio de la Iglesia universal y de la Iglesia local, de acuerdo a las necesidades que surjan, como lo indica el Papa, los obispos y los párrocos.

► 13. No estamos llamados a ser cristianos mediocres, que solo se distinguen por sus devociones y asistencia a eventos franciscanos.  Estamos llamados a comprometernos con pasión, con cada fibra de nuestro ser, siempre y en todas partes, a ser SANTOS COMO NUESTRO PADRE CELESTIAL, como Francisco.

PARA LA REFLEXION Y DISCUSION EN FRATERNIDAD:

  1. ¿Qué significa “Evangelización”, “Vocación” y “Misión” para ti personalmente y para tu fraternidad OFS?
  2. ¿Cómo nos sigue inspirando Francisco de Asís hoy a los franciscanos seglares? ¿De qué manera específica?
  3. ¿Cuál es nuestra misión específica como Orden Franciscana Seglar dentro de la misión global de la Iglesia?

 

PRESIDENCIA DEL CONSEJO INTERNACIONAL DE LA OFS

PROYECTO DE FORMACIÓN PERMANENTE

DOSSIER MENSUAL

FEBRERO 2013 – AÑO 4 – No. 37

(DOC)

TEOLOGIA DEL CUERPO

Por Beato Papa Juan Pablo II

Dossier preparado por el equipo del CIOFS de Formación Permanente

Ewald Kreuzer, OFS Coordinador

Lucy Almiranez, OFS

Mike y Jenny Harrington, OFS

 

Una de las conclusiones generales del Capítulo General de Sao Paulo, Brasil en Noviembre del 2011, dice:

“Los jóvenes, a quienes preocupa mucho, y con razón, el gran tema de la sexualidad, necesitan ayuda de los Franciscanos seglares, comenzando por el testimonio de vida. Por consiguiente, este Capítulo sugiere que se incluya en los programas de formación de la OFS y de JuFra la Teología de cuerpo del beato Juan Pablo II, para que sus miembros puedan redescubrir la belleza de la sexualidad, del matrimonio y de la familia y vivir estos dones conforme al plan de Dios”.

¿Que es la teología del cuerpo?

La “Teología del Cuerpo” de Juan Pablo II es la visión integral de la persona humana–cuerpo, alma y espíritu.  Como él lo explica, el cuerpo humano tiene un sentido específico y es capaz de revelar respuestas relacionadas con preguntas fundamentales sobre nosotros y sobre nuestras vidas:

  • ¿Tiene la vida un verdadero propósito, y si lo tiene, cual es?
  • ¿Por qué fuimos creados hombres y mujeres? ¿Importa realmente si somos de un sexo u de otro?
  • ¿Por qué fueron hombre y mujer llamados a la comunión desde el principio? ¿Qué nos dice acerca de Dios y su plan para nuestras vidas, la unión marital del hombre y la mujer?
  • ¿Cuál es el propósito de la vocación al matrimonio y al celibato?
  • ¿Qué es exactamente el “amor”?
  • ¿Es posible verdaderamente ser puro de corazón?

Todas estas preguntas y muchas más son contestadas por el Papa Juan Pablo II durante 129 audiencias de los miércoles, catequesis que fueron impartidas entre los años 1979 y 1984.  Sus reflexiones están basadas en las Escrituras (especialmente los Evangelios, San Pablo y el Génesis), y contienen una visión de la persona humana  verdaderamente digna del hombre. Juan Pablo II discute quien era el hombre en el principio, quien es el hombre ahora (luego del pecado original), y quien será en los años por venir.  Luego él aplica su mensaje a las vocaciones hacia el matrimonio y el celibato, en preparación al Reino de los Cielos.

Los mensajes revolucionarios y de esperanza del Papa  que transforman  la vida, contrarrestan las tendencias sociales que nos instan a ver el cuerpo como un objeto de placer o como una máquina para la manipulación. Juan Pablo II presenta una hermosa visión de la sexualidad en su Teología del Cuerpo y en otras obras anteriores como El Amor y La Responsabilidad. Él anima a una verdadera reverencia por el don de nuestra sexualidad y nos desafía a vivir de acuerdo a nuestra dignidad como personas humanas. Su teología no es sólo para adultos jóvenes o parejas casadas, sino para todas las edades y vocaciones, ya que resume el verdadero significado de la persona humana.

"Prepárate! Si tomamos lo que el Santo Padre nos dice en su Teología del Cuerpo, nunca nos veremos a nosotros mismos, ni veremos a los otros, ni veremos a la Iglesia, a los Sacramentos, a la gracia, a Dios, al cielo, al matrimonio, a la vocación al celibato….nunca veremos al mundo de la misma manera." (Christopher West)

Aquí les presentamos los temas de nuestro dossier de formación en este año 2013 (preparados con la gentil colaboración de Jenny y Mike Harrington, OFS Sur Africa).  Les invitamos a usar estos dossiers para su trabajo de formación en sus fraternidades a todos los niveles.  Estaremos muy complacidos si nos dejan saber su experiencia trabajando con estos dossier de formación.

 

EL AMOR HUMANO EN EL PLAN DIVINO

1. Introducción (Papa Juan Pablo II, Dignidad de la persona humana, Relación con Cristo –en y a través de su cuerpo en la tierra – Encarnación)

2. De vuelta a los orígenes – Nuestra Creación (La Soledad Original, laUunidad Original, Desnudes, Regalo sincero de uno mismo / Significado esponsal del cuerpo, Conocimiento)

3. El corazón humano (Pecado original, concupiscencia /  lujuria / verguenza, Tensión / Conflicto –relaciones humanas y universo creado, Sermón de la Montaña)

4. La Redención del Cuerpo (Verdad y libertad, Dominio de si mismo / Pureza)

5. La Resurreción del Cuerpo (Nuestro destino, la Visión Beatífica, Comunión de los santos)

6. Celibato y Vida religiosa (Vocaciones)

7. El Sacramento del Matrimonio

8. Signo Sacramental (Lenguaje del cuerpo, Cantar de los Cantares, libre, total, fiel, fructíferos,)

9. Etica (Humanae Vitae y NFP)

10. Conclusión (es) (Cultura de la vida,  Evangelium Vitae)

 

BEATO JUAN PABLO II

Mucho antes de ser Papa,  Karol Wojtyla era amigo y consejero de cientos de parejas casadas.  El conoció casi todas las dificultades humanas en la confesión.  Su experiencia personal durante la  segunda Guerra Mundial y con el Nazismo en su edad de joven, y en los primeros años de su sacerdocio, tuvieron una profunda influencia en su vida.  La mayor parte de su tiempo lo pasaba pensando, escribiendo y reflexionando filosóficamente en el significado de la persona.  En su libro “Amor y Responsabilidad” él dice, “El hombre debe reconciliarse con su natural grandeza, él no debe olvidar que es una persona”.  También señala que si el amor es algo bello, si debe ser total y completo,  debe estar “totalmente integrado”, queriendo decir que debe estar incorporado, a  un incorrecto orden de prioridad de todos los elementos del verdadero amor… “amor en el sentido total de la palabra es una virtud, no solo una emoción, y menos aun, una mera excitación de los sentidos”.

 

Los escritos de la TEOLOGIA DEL CUERPO son un fresco,  profundo y auténtico acercamiento a las enseñanzas de la Iglesia sobre el amor, el sexo y el matrimonio.  Este mensaje es contracultural.  Si miramos al mundo alrededor de nosotros:  la filosofía de “yo puedo hacer lo que quiero con mi cuerpo”, ha llevado a rupturas familiares, a la pérdida de la dignidad humana, a la soledad de los individuos y a una profunda confusión moral. Estamos viviendo en un mundo saturado con información acerca del sexo, es difícil no ser afectados por  el aluvión de insinuaciones sexuales, mensajes e imágenes, que son comunicados a través del cine, revistas, TV, vallas y el internet.

Desde septiembre de 1979 hasta noviembre de 1984, el Papa Juan Pablo II dio una serie de notables 129 audiencias de los miércoles dedicadas a la “TEOLOGIA DEL CUERPO”, matrimonio y sexualidad humana en general.  Un estudio de cómo Dios revela su misterio a través del cuerpo humano.  Una reflexión bíblica sobre el significado de la encarnación humana tanto del hombre como de la mujer, particularmente en lo que respecta la llamada de los dos a transformarse en “una sola carne”.  Los primeros objetivos de la cultura de la muerte, son la persona humana, matrimonio y la familia.  Las enseñanzas de Juan Pablo son respuestas que afirman nuestra dignidad como persona humana  y el esplendor del matrimonio y la familia.

 

En  EVANGELIUM VITAE, él habla sobre el trabajo de la educación y la formación de la conciencia, que ayuda a los individuos a ser mas humanos, llevándolos aun más a la verdad, con respeto a la vida y a las correctas relaciones interpersonales. El dice que “Es una ilusión pensar que se puede construir una verdadera cultura de la vida humana, si no se ayuda a los jóvenes a comprender y vivir la sexualidad, el amor y toda la existencia según su verdadero significado y en su íntima correlación. La sexualidad, riqueza de toda la persona, « manifiesta su significado íntimo al llevar a la persona hacia el don de sí misma en el amor » (Evangelium Vitae 97)

 

Si queremos descubrir el significado real de hombre y mujer, y las razones por las cuales nos relacionamos unos con otros como lo hacemos, necesitamos mirar, no solamente a nuestro maquillaje sicológico o a nuestra típica conducta, sino a lo que Dios nos ha revelado acerca de nuestro último fin.

 

El Beato Juan Pablo II ha respondido a las crónicas de confusión de la sociedad acerca de la identidad y significado de la persona humana, él ha hecho énfasis que la identidad y vocación de la persona humana están realizadas en y a través la gracia total de uno mismo en el amor.   El plan de Dios por la vida y por el amor es tan profundo y bello que una vez revelado a nosotros, nunca miraremos de la misma manera una relación entre un hombre y una mujer.

Preguntas para la reflexión:

1. ¿Por que piensas que el Papa Juan Pablo II dedicó tanta energía en escribir y enseñar sobre la persona, la sexualidad, el matrimonio y la familia?

2. ¿Cómo podría describir la visión de nuestro mundo hoy sobre la sexualidad y el matrimonio?

3.¿Por que piensas que la persona humana, el matrimonio y la familia son los primeros objetivos de la cultura de la muerte?

4. ¿Que tan abierto estamos para discutir sobre sexualidad y relaciones matrimoniales dentro de nuestras familias?

5. Reflexiona sobre tu relación con Jesucristo en tu vida y con otros?

Referencias:

'Humanae Vitae' - Pope Paul VI, Amor y Responsabilidad - Fr Karol Wotjyla,  'Hombre y Mujer, El los creó' –Juan Pablo II, ‘Carta a las familias’ – Juan Pablo II,  'Evangelium Vitae' – Juan Pablo II,   'Ubicumque et semper' – Papa Benedicto, ‘Papa Pablo VI como profeta’: Las predicciones de Humanae Vitae se han hecho realidad?' -  Janet Smith  - www.theologyofthebody.net

PRESIDENCIA DEL CONSEJO INTERNACIONAL DE LA OFS

PROYECTO DE FORMACION PERMANENTE

DOSSIER MENSUAL

NOVIEMBRE 2012 – AÑO 3 – No. 35

(DOC)

VOCACION ESPECIFICA PARA UNA MISION PARTICULAR

Benedetto Lino, OFS

Dossier preparado por el equipo del CIOFS de Formación Permanente

Ewald Kreuzer, OFS, Coordinador

Fr. Amando Trujillo Cano, TOR

Doug Clorey, OFS

 

LA ORDEN FRANCISCANA SEGLAR: UNA VERDADERA ORDEN

¿Qué somos como franciscanos seglares? ¿Un movimiento espiritual? ¿Un grupo religioso? ¿Una organización laica? Nunca debemos olvidar cómo nos ve la Iglesia: “Ustedes son una Orden… verdaderamente una Orden”, como todos los Papas en el pasado han confirmado muy claramente. Pero ¿qué significa ser una “Orden”? Y ¿Por qué nuestras Constituciones Generales definen la Ordo Franciscanus Saecularis (OFS) como una “Asociación Pública de Fieles”?  En este dossier, Benedetto Lino nos da respuestas claras a estas preguntas y nos recuerda nuestra historia, naturaleza e identidad.

Los Pontífices, durante todo el siglo pasado, se han expresado sin términos medios sobre el compromiso absoluto y exigente de santidad de los franciscanos seglares:

“…, (Francisco de Asís) instituyó una verdadera Orden, la de los Terciarios, no constreñida por votos religiosos, como las dos precedentes, pero análogamente conformada a la sencillez de costumbres y al espíritu de penitencia. De tal manera que fue él el primero que concibió y felizmente actuó, con la ayuda de Dios, como ningún fundador de regulares había anteriormente ideado, es decir  poner al alcance de todos el estilo de la vida religiosa.” (Benedicto XV, Encíclica “Sacra Propediem” 6 enero 1921).

“La profesión de vida de un buen Terciario franciscano... no descansa en el rigor de los votos, ni en la vida en común, ni en la vida religiosa según la letra. Sino que es la vida según el espíritu”.

“Si tienen que ser fieles cristianos, como todos los demás, no hay ninguna razón para ser Terciario... la de los Terciarios Franciscanos es denominación especial: ... no se puede usurpar - y  sería usurparla – tal denominación sin que le corresponda algo especial” (Pío XI, a los Terciarios Franciscanos de Italia, 5 de Septiembre de 1936).                                                                       (St. Anna Schäffer, OFS)

“Vosotros sois una Orden: ORDEN LAICAL PERO VERDADERA ORDEN, Ordo  veri nominis, como lo llamó Nuestro Predecesor, de santa y feliz memoria Benedicto XV. No seréis, como es obvio, una asamblea de perfectos, pero debéis ser una escuela de la perfección cristiana. Sin esta decidida voluntad no se puede convenientemente formar parte de una tan elegida y gloriosa milicia” (Pío XII, 1 de julio de 1956, Discurso a los Terciarios en Roma). “…vosotros sois también una “Orden”, como dijo el Papa (Pío XII): “Orden laical, pero Orden verdadera”; y ya Benedicto XV había hablado de “Ordo veri nominis”. Esta palabra antigua – podemos decir medieval - de “Orden” no significa otra cosa que vuestra estricta pertenencia a la gran Familia Franciscana. La palabra “Orden” significa la participación en la disciplina y en la austeridad propia de aquella espiritualidad, aun que en la autonomía propia de vuestra condición laical y seglar, que conlleva a menudo sacrificios no menores de los de la vida religiosa y sacerdotal” (Juan Pablo II, 14 de junio de 1988, al Capitulo general de la OFS).

Un Magisterio constante y coherente: 1921, 1936, 1956, 1988

Todo esto me brinda la ocasión para subrayar algunos puntos esenciales sobre la naturaleza de la OFS.

Nuestras Constituciones definen la OFS: “Asociación Publica de Fieles”. Algunos protestan: ¡No somos ya una Tercera Orden! ¡No somos ya una Orden! ¡Nos han bajado de categoría!

Estas afirmaciones son ilógicas, equivocadas y mal interpretadas. Pero, aunque fuese así, entonces, ¡estaríamos en muy buena compañía! ¡También la Orden de los Frailes Menores no es más una Orden! Ella es un Instituto de Vida Consagrada, al igual que muchos otros

Veis, hay siempre latente, y tal vez no tanto, ¡la voluntad de hacer alarde de superioridades, la desilusión o el miedo de contar menos!

¡De todos modos, no nos preocupemos! Estas nuevas denominaciones (Asociación Pública de Fieles e Institutos de Vida Consagrada) pertenecen a la nueva terminología del Código de Derecho Canónico del 1983. Esto, sin embargo, no cambia en un ápice nuestra naturaleza, que esta esculpida por nuestra génesis fundacional, por la inspiración que Dios dio a nuestro Fundador, por nuestra evolución y por los documentos fundamentales que la Iglesia nos ha dado

A los lectores más avisados y menos superficiales no puede escapar que ser considerados hoy Asociación Publica de Fieles, con las especificaciones que le confiere la Iglesia, ha dado a la Orden Franciscana Seglar una importancia y una densidad de contenidos que superan abundantemente la indeterminación y fragilidad de ser considerados una tercera orden como se entendía entonces. Además, la OFS corresponde ahora menos que nunca a la presente definición de tercera orden del Código y a la doctrina que le corresponde

Independientemente del nombre, la OFS es, y siempre será, la Orden original de los Penitentes de San Francisco, en una ininterrumpida continuidad con la fundada por San Francisco

El nombre no nos ha cambiado. ¡Solamente nosotros podemos cambiar con nuestras infidelidades a la vocación recibida!

De todas formas, queridos hermanos y hermanas, no vale la pena detenerse sobre estos aspectos decididamente secundarios. Concentrémonos en el esfuerzo de ser santos y de realizar nuestra vocación, con humildad, sencillez y radicalidad. Y si, a caso, alguien nos considere menores o de poco valor, demos gracias al Señor: ¡esto quiere decir que nos encontramos en justo camino para realizar en perfecta alegría nuestra vocación!

LA TAREA A LA CUAL ESTAMOS COMPROMETIDOS

Debemos aprender a des-ritualizar de alguna manera nuestro “ser franciscanos”, simplemente porque está el adjetivo “seglar” después de “franciscano“. Este adjetivo quiere decir que estamos inmersos en el mundo, en las condiciones ordinarias de la vida de cada día.

Dios necesita, y trato de decir verdaderamente “necesita” también para Dios, alcanzar a través de nosotros, a cada hombre y mujer de la tierra, cada realidad existente.

Dios nos ha tocado en el Bautismo, nos toca con cada Eucaristía, nos toca con su Espíritu, y quiere tocar a través de nosotros a toda la humanidad

Dios quiere que el espíritu de fraternidad, que ha inculcado en Francisco como bien primario, y que debe caracterizarnos también a nosotros, alcance a todo hombre.  Es un trabajo que compete a nosotros: “Dadles vosotros de comer” (Mt 14, 16) y todavía más “… pronunció la bendición, partió el pan y lo dio a sus discípulos, y los discípulos lo distribuyeron a la gente.” (Mt 14, 19).

EL LUGAR TEOLÓGICO DE NUESTRO SER Y DE NUESTRO HACER

Si “estudiamos, amamos y vivimos” nuestra Regla y Constituciones Generales (Beato Juan Pablo II en 1982 y 2002), deberíamos saber bien que la familia, el trabajo, y el  compromiso social, político y ambiental constituyen el lugar “teológico” principal de nuestro ser y obrar. Estas son las áreas donde debemos “servir” más específicamente.

Si la familia, el trabajo y contextos sociales estuvieran impregnados de nuestra presencia activa, de nuestro ejemplo y compromiso, estas realidades estarían animadas por un espíritu de amor y presencia de Dios: sin duda, nuestra sociedad sería una sociedad mejor, el mundo sería un mundo mejor”.

Compromiso de ser santos para cambiar el mundo con el Evangelio, como Francisco

¿En qué punto estamos en la realización de nuestra vocación integral?

¿En qué punto estamos acerca del camino de perfección de la caridad exigida por la Regla?

¿Estamos en el buen camino para llegar a ser también nosotros  alter Christus?

Porque mirad, se trata precisamente de esto. No basta contentarse con sobrevivir, con cualquier pía devoción, con una presencia, a menudo distraída, en la Iglesia parroquial, siempre a condición de que no perturbe demasiado nuestra rutina cotidiana.

Para cumplir con nuestra función de signo tenemos que ser santos.

Es urgencia tan imperiosa que no admite retrasos

"PENSAD, AMADOS HERMANOS Y HERMANAS, QUÉ INFLUENCIA TAN DETERMINANTE PODRÍAMOS TENER PARA CAMBIAR EL MUNDO, SI TODOS LOS 500.000 FRANCISCANOS SEGLARES, ESPARCIDOS POR EL MUNDO, EN 111 PAÍSES, VIVIESEN INTEGRALMENTE SU VOCACION”  (Benedetto Lino, OFS).

PARA LA REFLEXIÓN Y DISCUSIÓN EN FRATERNIDAD:

  1. ¿Cuáles son las diferencias entre un Orden religiosa, llamada “Tercera Orden” y nuestra “Orden Franciscana Seglar?
  2. ¿Por qué el nuevo nombre “Asociación Pública de Fieles” (de acuerdo al Código de Derecho Canónico) no cambia la naturaleza de nuestra Orden Franciscana Seglar?
  3. ¿Qué significa e implica el adjetivo “seglar” en el nombre de nuestra Orden?