Orden Franciscana Seglar

Ordo Franciscanus Sæcularis

  • Register

PRESIDENCIA DEL CONSEJO INTERNACIONAL DE LA OFS

PROYECTO DE FORMACION PERMANENTE

DOSSIER MENSUAL

DICIEMBRE 2012 – AÑO 3 – No.36

(DOC)

VOCACIÓN ESPECÍFICA PARA UNA MISIÓN PARTICULAR

por Benedetto Lino, OFS

Dossier preparado por el equipo del CIOFS de Formación Permanente

Ewald Kreuzer, OFS, Coordinador

Fr. Amando Trujillo Cano, TOR

Doug Clorey, OFS

 

Con este dossier concluimos la presentación de la exposición que Benedetto Lino hizo sobre el sub-tema del último Capítulo General, realizado en Sao Paulo (Brasil) en Octubre del 2011, titulado “Una vocación específica para una misión particular”. A continuación un resumen de la presentación de Benedetto. Les invitamos a discutir los puntos de este resumen con sus fraternidades y a compartir sus ideas y experiencias con los hermanos y hermanas.

El próximo año presentaremos un nuevo tema de formación permanente: “La Teología del Cuerpo” del beato Juan Pablo II. Con esta presentación, esperamos contribuir a la implementación de uno de las Conclusiones del último Capítulo General que dice: “Se incluya en los programas de formación de la OFS y de JuFra la Teología del cuerpo del beato Juan Pablo II, para que sus miembros puedan redescubrir la belleza de la sexualidad, del matrimonio y de la familia y vivir estos dones conforme al plan de Dios."

RESUMEN

► 1. “Evangelizados para poder evangelizar”, “Vocación y Misión”: dos conceptos que expresan la misma realidad fundamental de nuestro ser como cristianos.

► 2. La vocación fundamental, que es la misma para todos, precede cada vocación específica y es la base para la misma.  Es esencial vivir la vocación fundamental antes de entrar en la vocación “específica”.

► 3. Lo que es específico de nuestra vocación como franciscanos y como franciscanos seglares  es: Francisco. Francisco es nuestra especificidad.  La vocación de Francisco y su realización es el modelo de la nuestra.

► 4. Francisco es “tan sólo” cristiano. El conforma su modo de ser a Cristo, para alcanzar al Padre, dócil a la acción del Espíritu.  Uno es “franciscano” hasta el punto que uno se transforme  en un auténtico cristiano, como lo hizo Francisco.

► 5. La forma en que Francisco es cristiano, se caracteriza solamente en la intensidad de su discipulado: radicalidad, totalidad, permanencia.  En nuestras vidas, debemos seguir esta forma de seguimiento de Cristo: radical, total y permanentemente.

► 6. Francisco, “un hombre católico y completamente apostólico”.  Nuestra llamada es a ser totalmente cristianos, sin crear barreras, sin alardes de superioridad infundada, profundamente apostólicos, siempre orientados al “ir”, listos para emerger de las realidades consuetudinarias de la fraternidad, de la Orden, de la familia, dócil a la voluntad del Señor. Nuestra vocación es apostólica. Somos la extensión secular de la vocación religiosa apostólica de Francisco.

► 7. Francisco no es un “franciscano” ni tampoco él quiso fundar una Orden de “franciscanos”.  Lo que él quiso fue ser sólo y totalmente cristiano, católico, apostólico.  El quiso tener hermanos y discípulos que estuvieran  totalmente enamorados de Cristo, para poder vivir en comunión con el Padre, en el Espíritu, en el seno de la Santísima Trinidad

► 8. La Misión no es particular: es total. Su naturaleza particular reside en esa totalidad.  Y en lo que se refiere a la vocación, la misión es la misión general para todo cristiano, pero también debe ser vivida y realizada en una forma radical, total y permanente, con toda la intensidad de la cual somos capaces. Nuestra misión es llevar a Cristo en su totalidad.

► 9. La misión revelada por el crucifijo de San Damián es el paradigma para todos los franciscanos, y por lo tanto para nosotros franciscanos seglares. La misión está dirigida a toda la Iglesia, a todo el cuerpo de Cristo, en cada uno de sus aspectos, y en todo lugar.

► 10. La misión de la Iglesia es nuestra misión, y la misión de la Iglesia es proclamar la Buena Noticia del amor de Dios y la redención de la humanidad, para darles una participación en la vida y la santidad de Dios:   “…para hacer presente el carisma de nuestro Seráfico Padre San Francisco en la vida y en la misión de la Iglesia.”

► 11. La misión, mientras se lleva a cabo por cada individuo, requiere acciones concertadas, colaboración y complementariedad de todos los miembros de la OFS, de todos los franciscanos en toda la Familia. Ha llegado el tiempo para nosotros de darnos cuenta que no podemos vivir separados de los otros miembros de la Familia,  con un sentido falso de auto suficiencia.  El plan de Dios para Francisco y para su Familia debe ser asumido por todos y cada uno está trabajando para los otros, en una única misión para la Iglesia.

► 12. La misión al servicio de la Iglesia universal y de la Iglesia local, de acuerdo a las necesidades que surjan, como lo indica el Papa, los obispos y los párrocos.

► 13. No estamos llamados a ser cristianos mediocres, que solo se distinguen por sus devociones y asistencia a eventos franciscanos.  Estamos llamados a comprometernos con pasión, con cada fibra de nuestro ser, siempre y en todas partes, a ser SANTOS COMO NUESTRO PADRE CELESTIAL, como Francisco.

PARA LA REFLEXION Y DISCUSION EN FRATERNIDAD:

  1. ¿Qué significa “Evangelización”, “Vocación” y “Misión” para ti personalmente y para tu fraternidad OFS?
  2. ¿Cómo nos sigue inspirando Francisco de Asís hoy a los franciscanos seglares? ¿De qué manera específica?
  3. ¿Cuál es nuestra misión específica como Orden Franciscana Seglar dentro de la misión global de la Iglesia?