Orden Franciscana Seglar

Ordo Franciscanus Sæcularis

  • Register

Informe de la Delegación Franciscana que del 2 al 10 diciembre 2015  ha participado en Paris a la COP21,

el vértice mundial sobre el Clima

 

Introducción: Por primera vez en la historia, los líderes mundiales están públicamente comprometidos a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y a encarar el impacto de los cambios climáticos. Para nosotros los Franciscanos Católicos, el acuerdo de la XXI Conferencia Internacional sobre Cambio Climático o 21ª Conferencia de las Partes (COP21) en Paris representa un significativo paso adelante en el camino para proteger y hacernos cargo de los más pobres y de los más indefensos respecto a los daños consecuencia de los cambios en el clima y que, como ahora reconocen muchos científicos, han sido provocados por la actividad humana y por el uso de fuentes de energía provenientes de combustibles fósiles.

El acuerdo de la COP21 en Paris es sólo el principio de un camino que tendremos que vigilar con gran empeño y atención. Respondiendo al compromiso de seguir en nuestra vida a San Francisco y su espiritualidad, nosotros los franciscanos no debemos estar tranquilos hasta que nuestra casa común, nuestra Hermana Madre Tierra sea curada, respetada y tratada con la dignidad que le corresponde.

Eementos claves del acuerdo de Paris:

i.     El objetivo de mantener el crecimiento de las temperaturas medias mundiales ampliamente por debajo de 2°C respecto a los niveles pre-industriales y de “hacer el mayor esfuerzo posible” para frenar dicho crecimiento a 1,5ºC por encima de los niveles pre-industriales.

ii.     Una decisión no vinculante para los países miembros con el fin de que revisen sus objetivos en el 2020, es decir cada 5 años, para aumentar los cortes en las emisiones de gases de efecto invernadero previstos y para que se hagan registros globales periódicos y regulares sobre el progreso logrado en el objetivo colectivo de frenar el aumento de la temperatura.

iii.     Un reconocimiento de que los 100 billones de dólares anuales, prometidos antes del 2020, sean la base para un fondo permanente y que cuyo financiamiento deberá ser revisado regularmente junto a los objetivos nacionales de reducción de gases de efecto invernadero, junto al objetivo de un nuevo financiamiento, cuyo monto deberá ser concordado en 2025.

iv.     Un reconocimiento de que muchos países sufrirán pérdidas y daños a causa de los efectos de los cambios climáticos, para los cuales el Acuerdo de la COP 21 específicamente excluye toda responsabilidad o posibilidad de solicitar compensaciones.

 

Reconocemos que el Acuerdo de la COP 21 en Paris es un progreso importante para el debate sobre las posibles soluciones a la crisis ambiental, sobretodo en comparación con otras Conferencias anteriores. Sin embargo, aún frente a este progreso, el acuerdo es débil por ser totalmente voluntario y porque no enfrenta aspectos importantes como asignar y garantizar el financiamiento que pueda permitir a los países más pobres enfrentar los daños causados por el cambio climático, tampoco aborda las temáticas relacionadas con la defensa de los derechos humanos de las poblaciones involucradas; siendo estos algunos de los aspectos sobre los cuales Papa Francisco nos ha llamado la atención en su encíclica “Laudato Sì”.

 

La delegación Franciscana en la COP21

En concordancia con el compromiso de presencia en estos momentos tan importantes y vitales para el mundo[1], los miembros de la Comisión Interfranciscana de Justicia, Paz E Integridad De La Creación (JPIC), comúnmente llamada Romans VI, han organizado y coordinado la participación en los trabajos de la COP 21 por parte de una delegación Franciscana que se ha concretado con la presencia en Paris, de 20 Franciscanos de todas partes del mundo en representación de los diversos ramos de la familia Franciscana. La participación Franciscana  se ha realizado en colaboración con ‘Franciscans International’, cuyos delegados participaban a los encuentros oficiales de las Naciones Unidas.

A través del encuentro y el dialogo, la delegación pretendía llevar a las discusiones en cursos la contribución de la espiritualidad franciscana sobre estos temas y dar testimonio de que los Franciscanos son activos -y quieren serlo siempre más concretamente- en relación con el cuidado de “nuestra casa común” y que quieren también tener un rol proactivo de advocacy a favor de la justicia ambiental y por el cambio de las estructuras que provocan condiciones de extrema pobreza e injusticia.

Como resultado de este trabajo, la delegación ha decidido preparar una serie de propuestas, que podrán ser ejecutadas con la entera familia Franciscana, que desarrollen y den continuidad a cuanto fue decidido después de nuestra participación a RIO+ 20. Las propuestas están relacionadas con tres ámbitos relacionados con el cambio climático:

  • Industrias de extracción – una respuesta al grito de la Tierra.
  • Economía – una respuesta al grito de los pobres.
  • Estilo de vida (testimonio personal y colectivo).

Animamos a todos a dejarse involucrar junto a la sociedad civil, a grupos de otras religiones y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, en un dialogo sobre estos temas que tenga el fin de crear:

  • mayor conciencia,
  • conexión entre las acciones,
  • un enfoque que se base en el respeto de los derechos humanos,
  • involucrar las bases para influenciar a los gobiernos,
  • realizar acciones de advocacy.

Para dar seguimiento a la participación a la COP 21, la delegación ha creado grupos de trabajo que han delineado los puntos sobre los cuales focalizar nuestra atención, a saber:

Industrias mineras y de extracción  - Industrias (mineras, producción de madera, pesca industrial y agro-negocios) que extraen en grandes cantidades de recursos naturales con consecuencias sobre los pobres o que agotan los recursos naturales impactando negativamente el ambiente. El grupo recomienda acciones como:

  • Aumentar la concienciación.
  • Compartir información y propuestas de reflexión bien informadas.
  • Promocionar la conexión y creación de redes entre poblaciones indígenas y otro grupos afectados
  • Dialogo con todos
  • Promoción y defensa a todos los niveles.

El grupo de trabajo propone concentrar la atención en la industria minera, sobre la pesca industrial y la deforestación.

Economía - Después de la participación en la COP 21 hemos visto reconfirmado el hecho que el sistema de desarrollo económico actual es inequitativo. Este en lugar de ayudar a los pueblos más pobres y débiles de la tierra, crea un aumento de la brecha entre ricos y pobres. Inspirados por la “Laudato sì” de Papa Francisco afirmamos che “ necesitamos cambiar el modelo de desarrollo global...y reflexionar responsablemente sobre el sentido de la economía y sus fines..” (L.S. 194 )

Bajo la luz de esas afirmaciones nos sentimos comprometidos a involucrar la entera Familia Franciscana en un proceso de reflexión responsable que nos lleve a acciones en favor de la justicia ambiental.

Stilo de Vida -

La propuesta de un cambio en nuestro estilo de vida inicia por realizar pequeños actos (renunciando voluntariamente al “yo quiero”)

  • Reciclando los recursos renovables,
  • Reduciendo el uso de recursos no renovables,
  • Rechazando la cultura de lo desechable,
  • Pasando a una producción para la masa en lugar de una producción en masa.

Y aumentar la implicación comprometida con la promoción y defensa a todos los niveles de la sociedad

Los participantes han evaluado de forma muy positiva la experiencia de la COP 21 y todos han apreciado mucho la implicación de la familia Franciscana francesa, con la que han compartido momentos intensos de oración, intercambio y alegría fraterna en el compartir los alimentos.

También los momentos vividos con las organizaciones de la sociedad civil y con los representantes de otros credos han ayudado a la delegación a hacerse más consciente de cuanto es extremamente importante hacer red entre los recursos propios, las energías y los talentos para trabajar en común y a favor de “nuestra casa común”.

Hablando después del Angelus celebrado el domingo siguiente a la conclusión de la COP 21, Papa Francisco afirmó “Con la esperanza de que sea garantizada una especial atención hacia las poblaciones más vulnerables…yo exhorto a la entera comunidad internacional para que procedan por el camino emprendido en nombre de una solidaridad cada vez más eficaz”. El cuidado de las poblaciones más vulnerables es parte integral de nuestro carisma franciscano, ya hemos comenzado este trabajo, ahora en este momento de transformación global y siguiendo el ejemplo de San Francisco, debemos reflexionar sobre nuestro propio y específico estilo de vida (personal, comunitario y sociopolítico) y hacer más profundo nuestro compromiso a vivir en solidaridad con aquellos que son los más pobres de la humanidad y con el resto de la Creación. El clima es un bien común que le pertenece a todos y que tiene un significado para todos, a quienes estamos llamados a ser custodios de nuestra madre y hermana Tierra.

I Romans VI

[1]Esta presencia se inició con la participación de una delegación oficial en el vértice Rio +20 y ha continuado con la asistencia al World Social Forum de Tunes a principios de 2015