Orden Franciscana Seglar

Ordo Franciscanus Sæcularis

  • Register

PDF

A todos los hermanos y hermanas de la OFS y de JuFra.
A todos los frailes franciscanos de la Primera Orden y la TOR.
Al resto de la Familia Franciscana, y
A toda persona de buena voluntad.


¡El Señor os dé Su paz!


Queremos compartir con vosotros la alegría de haber celebrado el XV Capítulo General Ordinario de la Orden Franciscana Seglar (OFS) del 4 al 12 de Noviembre de 2017 en Roma, en el “Seraphicum International College” de la OFM Conv. 124 participantes (capitulares), observadores, invitados, oradores y equipos de apoyo ... procedentes de 75 países, reunidos para celebrar el regalo de nuestra vocación seglar franciscana para “reparar” la Iglesia (Const. OFS, 100.1), y para crear un mundo más fraternal y evangélico.


Durante esos días, hemos compartido alegrías y esperanzas, así como nuestras preocupaciones y retos como seguidores seglares de Cristo en el espíritu de San Francisco de Asís, como se refleja en el tema principal del Capítulo: “Como tú me enviaste al mundo, así les envío yo al mundo” (Jn 17:18).
Cada día del Capítulo, la celebración de la Eucaristía y de la Liturgia de las Horas constituían el centro de nuestras actividades, haciendo así realidad la reciente catequesis del Papa Francisco:  La Misa es el corazón mismo de la Iglesia y su fuente de vida”(1). Fuimos bendecidos con la presencia del Card. Pietro Parolin, que presidió la liturgia de apertura. Entre otras cosas, nos dijo: “El discípulo leal de Jesús, por tanto, debe ser una persona conquistada, “atrapada” por Cristo (ef. Fil. 3-12) para ser testigos en el mundo, marcados con una radicalidad evangélica”. 
En los siguientes días también nos alegramos con la visita de tres Ministros Generales franciscanos, quienes presidieron las celebraciones eucarísticas: Fr. Michael Perry, OFM, Fr. Marco Tasca, OFM Conv, y Fr. Mauro Jöhn, OFM Cap. Los cuatro Asistentes Espirituales Generales eran los responsables de preparar y organizar las celebraciones litúrgicas. A través de la proclamación de la palabra de Dios, nuestra oración en común y nuestros cánticos con el coro, realmente sentimos que éramos un solo cuerpo: ¡el Cuerpo de Cristo!


Basándose en las Escrituras de cada día, los oficiantes en sus homilías nos exhortaron a ejercer el liderazgo de acuerdo al modelo del siervo Jesús, como hizo Francisco de Asís: dar prioridad en nuestra vida a los pobres y a quienes sufren y descubrir así la bendición oculta prometida por Cristo: poner nuestra diversidad de regalos, talentos y bienes al servicio de la Fraternidad, impulsados por un auténtico amor cristiano a conseguir una “locura” evangélica, a fin de renovar nuestras vidas y nuestras fraternidades, para re-descubrir la bondad como parte esencial de nuestro carisma franciscano; y también para buscar constantemente la sabiduría del Evangelio, para estar siempre preparados para recibir a Cristo y su llamada a trabajar por el crecimiento del Reino de Dios, hasta que todos compartamos el eterno Banquete de Bodas de Cristo y su esposa, la Iglesia.
Fuimos inspirados y motivados por el destacado orador Michael Versteegh, quien compartió su historia de fe, empezando con su crianza en el seno de su familia y pasando después a su compromiso con su Parroquia, sus estudios profesionales y su vocación como franciscano seglar.
También nos presentó una especie de “Decálogo” que sintetiza los principios personales que le guían, y nos los ofreció como una contribución espiritual y práctica. Su ponencia nos mostró cómo los deberes propios de su ocupación profesional y su formación técnica (cf. Const. OFS, 20-2) no están separados de su identidad como franciscano seglar, sino que forman parte de ella.
Las respectivas ponencias del Ministro General, Tibor Kauser y de la Presidencia del Consejo Internacional de la Orden Franciscana Seglar (CIOFS) nos dieron luz respecto a cómo han animado y guiado la Fraternidad internacional durante los últimos tres años, especialmente en cuanto a las prioridades que se fijaron en el Capítulo General de 2014. Nos alegra saber del crecimiento y las buenas noticias, así como de los retos y dificultades que las fraternidades nacionales y la JuFra están experimentando en el mundo entero y cómo la presidencia les está acompañando. Una parte importante de este servicio se ha realizado a través de los _Capítulos nacionales, visitas fraternas y pastorales, congresos, cursos de formación, etc. Fue muy agradable saber que los franciscanos seglares están presentes en 112 países, y JuFra, en 75. Un aspecto interesante y alentador del informe fue el dedicado a las actividades de las comisiones y proyectos iniciados por la Presidencia del CIOFS, tales como el Project África (Proyecto África) o el de Holy Land and Arabic Countries (Tierra Santa y Países Árabes), etc La ponencia también toca la relación entre la familia franciscana y el aspecto interno de los cargos de Presidencia, así como los de la “Fundación Raimundo Lulio”.

El informe del Tesorero General presentaba una visión general de las contribuciones de las fraternidades nacionales y delos gastos incurridos por la Presidencia del CIOFS en su servicio a la Fraternidad internacional. Basándose en la referencia al Art. 25 de la Regla de la OFS y en el Art. 30.3 de las Constituciones Generales de la OFS, se llamó a los capitulares a promover en sus respectivas fraternidades nacionales el sentido de pertenencia a la Orden y de su co-responsabilidad sobre su vida y su misión. El compromiso es incluso más necesario si consideramos las conclusiones aprobadas en este Capítulo. Si bien los capitulares apreciaron el contenido del informe, algunos de ellos reclamaron una información más detallada, que se dio posteriormente durante el Capítulo. Al mismo tiempo, el Tesorero General destacó la importancia de continuar con unos datos demográficos veraces y con una gerencia financiera estándar en todas las fraternidades nacionales, con vistas a sostener la Orden.
La Conferencia de Asistentes Espirituales Generales (CAS) compartió con los capitulares las actividades que han llevado a cabo desde el último Capítulo General de la OFS, los cambios internos en CAS y cómo trabajan de forma colegiada en su servicio a la OFS y a JuFra a nivel internacional, especialmente con la Presidencia del CIOFS y durante los Capítulos Electivos nacionales, visitas pastorales, cursos, etc. Otro aspecto de su servicio tiene que ver con las diversas publicaciones. La Conferencia también presentó algunos comentarios y cuatro propuestas en relación con el “Instrumentum Laboris” en el área de la asistencia espiritual.

Uno de los momentos más esperados de este Capítulo era precisamente la ponencia con 8 temas incluidos en el “Instrumentum Laboris”, que se elaboró sobre la base de información recibida de 45 fraternidades nacionales sobre el tema propuesto en el Capítulo General de 2014: “Cómo debe dirigirse una Orden como la OFS a todos los niveles”. Cada ponente nos invitó a considerar propuestas específicas contenidas en los “Términos de Referencia” para cada área y debatir sobre ellos en grupos de trabajo, de forma que el Capítulo pudiera definir los criterios y estrategias a seguir durante el siguiente período de tres años. Durante los debates, se llamó constantemente a los capitulares a ejercer su co-responsabilidad de sostener la vida y la misión de las fraternidades de la OFS a todos los niveles.
Los grupos de trabajo se formaron de acuerdo al idioma, de modo que todos los capitulares pudieran compartir las experiencias y la información de sus respectivas fraternidades nacionales, así como su opinión personal. Basándose en la información de los grupos de trabajo, la Comisión para el Documento Conclusivo elaboró y presentó la lista de propuestas que después debatieron los capitulares, a veces con pasión e intensidad, y que luego votaron. En la preparación para el voto, todos invocamos al Espíritu Santo como guía e inspiración.
Otro asunto importante que se discutió en el Capítulo fue la vida y misión de JuFra a nivel internacional. Andrea Odak, Coordinadora Internacional de JuFra, explicó lo importante que es que todas las fraternidades nacionales entiendan la propia identidad y misión de JuFra, la promuevan y la apoyen. Este compromiso implica nombrar animadores fraternos para cada Fraternidad JuFra y promover la doble pertenencia para los miembros de JuFra.

Como parte importante del Capítulo, Tibor Kauser, Ministro General, anunció la celebración de un Año Jubilar (24-6-2018 – 24-6-2019) para conmemorar el 40º aniversario de la actual Regla de la OFS, que el Papa Pablo Vi aprobó el 24 de Junio de 1978 con la carta apostólica “Seraphicus Patriarcha”. Se invitará a las fraternidades nacionales a que sugieran a la Presidencia del CIOFS las maneras en que puede celebrarse este Año Jubilar. Este anuncio fue causa de una gran alegría entre los capitulares, que también se vieron sorprendidos con un regalo: una copia conmemorativa de la versión de la Regla en latín.
A mitad del Capítulo, fuimos a Subiaco, a la Abadía de San Benedicto y Santa Escolástica. Este lugar está lleno de significado, porque aquí fue donde San Benedicto inició la vida monástica en el mundo occidental, en los albores del siglo VI. Este lugar sagrado tiene también una importancia particular para nosotros, los franciscanos, ya que es conocido que Francisco pasó varios meses allí en oración y contemplación en torno a 1223, y durante su estancia, un artista reflejó su imagen en un fresco, sin los estigmas ni el halo. La sobrecogedora belleza natural del entorno, la Historia y el valor artístico del Monasterio, nos proporcionaron una ocasión ideal para meditar y orar, llevándonos a la gozosa celebración de la Eucaristía. El viaje también nos dio la oportunidad de relacionarnos unos con otros de forma más personal, así como incrementar nuestra integración fraternal.

Parte importante del programa fueron las presentaciones en mesa redonda. La primera mesa redonda nos permitió conocer las diversas formas en que nuestra identidad como franciscanos seglares puede realizarse con fidelidad creativa hacia nuestro carisma y a las necesidades y oportunidades de nuestro entorno, llevando la Regla del papel a la vida. Las historias y reflexiones que hemos escuchado son un ejemplo del tema principal del Capítulo, es decir, que somos enviados por Cristo al mundo, como Sus testigos. La historia sobre los esfuerzos de una pequeña Fraternidad local para aplicar la Carta Encíclica del Papa Francisco “Laudato si”, nos ayudó a comprender que las iniciativas sencillas y llenas de significado pueden preparar el camino para proyectos más grandes. Nos animó escuchar la historia de la familia de franciscanos seglares que se sintieron llamados a realizar una labor misionera en Venezuela, en Calcuta y después en Milán. Asimismo reflexionamos sobre las metas y retos cuando un franciscano seglar se involucra en la vida pública.
La segunda mesa redonda trató sobre temas relativos a la dirección de la Orden en el futuro, es decir, una utilización más efectiva de la Demografía dentro de la Orden, la necesaria mejora de las aportaciones financieras a todos los niveles de la Orden y la realidad emergente de formar
franciscanos seglares como asistentes espirituales.
También nos enriqueció la presentación de la biografía de dos franciscanas seglares beatificadas: Lucien Botovasoa, mártir de la fe y la verdad, t Franz Jagerstàter, martirizado durante el nazismo, y la explicación del proceso para la postulación de su canonización. 
Disfrutamos también de diversas veladas fraternas, en las cuales compartimos nuestra diversa herencia cultural, e intercambiamos varios regalos, como signo de nuestro mutuo afecto y el gozo de pertenecer a una Fraternidad internacional.
Al finalizar el Capítulo, dimos gracias a Dios por concedernos esta oportunidad de disfrutar juntos como hermanos durante esa semana, y prometimos orar, reflexionar, compartir y discernir juntos, como una verdadera familia, en el espíritu de la alegría franciscana. Aunque proveníamos de distintas fraternidades nacionales de todo el mundo, y hablábamos distintos idiomas y con diferente bagaje cultural, queríamos ser un solo corazón y una sola mente, como miembros del mismo cuerpo de Cristo. También dimos gracias a Dios por el éxito de este Capítulo: el Espíritu Santo estuvo presente en medio de nosotros, llamándonos a ser leales al Evangelio y a la realidad de la OFS y JuFra en el momento actual.
Al abandonar la reunión, iluminados con una visión y misión renovadas para la OFS y JuFra, y llenos de esperanza por un futuro mejor, que hemos de construir nosotros con la ayuda de Dios,
invocamos la intercesión de María, la madres de nuestro Señor, la de nuestro seráfico padre San
Francisco, Santa Clara y todos los santos franciscanos, y de manera especial la de nuestros santos patrones, Isabel de Hungría y Luis IX de Francia.
Vamos hacia adelante, como hermanos y hermanas llamados a una conversión constante y enviados al mundo por Cristo, como el Padre le envió a Él, para ser levadura del Reino de Dios, De regreso hacia nuestras familias y respectivas fraternidades, a nuestra actividad diaria y nuestros países de residencia, recordamos la exhortación de nuestro seráfico padre: “Empecemos, hermanos, a servir a Dios nuestro Señor, porque hasta ahora, poco o nada hemos hecho”. (1 Cel 103).


Escrito en Roma, a 11 de Noviembre de 2017.