Orden Franciscana Seglar

Ordo Franciscanus Sæcularis

  • Register

MENSAJE A TODOS LOS HERMANOS Y HERMANAS
DE LA ORDEN FRANCISCANA SEGLAR (OFS)
Y DE LA JUVENTUD FRANCISCANA (JUFRA) DE EUROPA

“Vivid una vida de acuerdo con la llamada que habéis recibido.” (Ef 4: 1)


Queridos Hermanos y Hermanas,

Que Dios os dé la Paz!

Tres años después del primer Congreso, aproximadamente cien franciscanos seglares y miembros de la Juventud Franciscana (JuFra), junto sus asistentes espirituales, viniendo de 22 países europeos, se reunieron para el segundo Congreso Europeo de la Orden Franciscana Seglar (OFS) y de la JuFra, celebrado en Mostar (Bosnia Herzegovina) durante el 17 y el 23 de Agosto de 2015.

Los participantes del Congreso disfrutaron de la ciudad de Mostar, con su famoso puente y su centro medieval y de Sarajevo, llamada la “Jerusalén de Europea”. Bosnia Herzegovina es un ejemplo de lugar donde la gente vive junta en medio de fronteras culturales y religiosas. Es un sitio que nos invita a “construir puentes” (como dijo el Papa Francisco) entre nosotros y Dios, entre nuestras fraternidades, entre la OFS y la JuFra, entre la OFS y la Iglesia, y entre nuestra Familia Franciscana y el mundo.

La semana que pasamos juntos fue una excelente oportunidad para profundizar en nuestras relaciones fraternas mientras celebramos la Eucaristía y la Liturgia de las horas juntos. Fuimos invitados a pensar en nuestra vocación cristiana y franciscana mediante las presentaciones de los miembros de la familia Franciscana (Hermanos, Franciscanos Seglares y miembros de la JuFra), ambos del país anfitrión y de la fraternidad internacional.

Agradecidos a Dios por este momento inolvidable, os ofrecemos este mensaje, esperando que os ayude a vivir vuestra vocación más plenamente y desarrollar proyectos creativos para que la OFS y la JuFra puedan convertirse cada vez más en una luz en la Iglesia y en el mundo.

Lo temas de las conferencias, grupos de trabajo, mesa ronda y testimonios de los mejores ejemplos se pueden resumir en las siguientes cuatro prioridades:

1. Vida de oración – fomentar una relación más cerca de Cristo

La llamada universal para todos los Cristianos es la llamada a la santidad. Nuestra vocación es un proceso que seguimos construyendo a través de nuestra conversión personal con Cristo, el centro de nuestras vidas. Como Franciscanos Seglares, seguimos el ejemplo de nuestro Padre Seráfico. Algunos medios para cultivar nuestra vocación, individualmente y en fraternidad, son: la Eucaristía, la Palabra de Dios, el ayuno, la reconciliación y la oración, especialmente el rosario.


2. La vida en fraternidad - vivir la Palabra de Dios

La fraternidad es el lugar perfecto en el que podemos vivir el amor que hemos encontrado en la Palabra de Dios. La vida fraterna tiene una importancia vital. Provee una oportunidad de apoyarnos el uno en el otro, de afrontar los desafíos y de experimentar la perfecta alegría. Nuestras fraternidades necesitan fortalecerse a todos los niveles intensificando la oración común, profundizando la relación entre hermanos y hermanas y creando un espíritu de acogida.


3. La Familia – dar el buen ejemplo

Vivimos en una sociedad donde el número de matrimonios se está viendo reducido, donde la familia es menos importante, y donde muchos niños crecen en familias incompletas. Además, la enseñanza católica sobre el matrimonio está siendo desafiada por diferentes ideologías incluyendo la ideología del género.

La familia puede ser considerada como la herencia de toda la humanidad. Estamos llamados, por ello, a promover y proteger la familia, empezando con nuestras propias familias, viviendo vidas de oración fuertes, poniendo en práctica el perdón, comunicándonos con los demás en nuestras vidas cotidianas, pasando tiempo juntos, y compartiendo nuestra fe con los niños dando un buen ejemplo. A través de estos esfuerzos, y al presentar con prudencia pero abiertamente nuestra manera de vivir en los medios, daremos un testimonio a la sociedad de la belleza y la importancia de la vida familiar, sin juzgar a la gente en sus diferentes circunstancias.

Nuestras fraternidades deberían encontrar maneras de apoyar a la familia y la vida familiar, tomando en serio las conclusiones del último capitulo general. La OFS y la JuFra deben seguir la enseñanza de la Iglesia, especialmente a la luz del próximo Sínodo de los Obispos sobre la familia.

La buena formación de la JuFra y de los miembros de la OFS sobre la familia es muy importante.

4. Compromiso social y ecológico – desarrollar nuestro espíritu de servicio

Es necesario decir que no vivimos para nosotros sino para los otros. Como parte de nuestro crecimiento en la espiritualidad Franciscana, somos llamados a « abrazar el leproso ». Eso nos conducirá a desafíos sobre varios temas, por ejemplo:

- proteger la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural, en especial a los más vulnerables ;
- ser sensible y reaccionar frente a los problemas de pobreza en el mundo y hacer un uso más responsable de los bienes que necesitamos ;
- Estudiar e implementar la encíclica del Papa Francisco, Laudato si1 y de este modo “convertirse a la ecología”.

Confiamos este mensaje y el futuro de la OFS y de la JuFra en Europa a Nuestra Señora, Reina de la Paz, a nuestro padre San Francisco, a San Luis y Santa Isabel, rezando para que nos conduzcan a unas acciones fructíferas.

Omnipotente, eterno, justo y misericordioso Dios, danos a nosotros, miserables, hacer por Ti el mismo bien, lo que sabemos que Tú quieres, y siempre querer lo que Tú quieres. (Carta a todos los hermanos)

 

1   Vista www.francis35.org