Orden Franciscana Seglar

Ordo Franciscanus Sæcularis

  • Register

K O I N Ō N I A
...caminando juntos

CONFERENCIA DE LOS ASISTENTES ESPIRITUALES GENERALES OFS-JUFRA

 

2016-3                                                                                                        Año 23                                                                                                       n. 91

DOC            PDF

LA MISERICORDIA: GRACIA TRANSFORMANTE Y MISIÓN

LA ORDEN FRANCISCANA SEGLAR

Y LAS OBRAS DE MISERICORDIA EN LA HISTORIA

 Lino Temperini, TOR[1]

 

«Es mi vivo deseo que el pueblo cristiano reflexione durante el Jubileo

sobre las obras de misericordia corporales y espirituales»[2]

Obras de misericordia

“Las obras de misericordia son acciones caritativas mediante las cuales ayudamos a nuestro prójimo en sus necesidades corporales y espirituales.” (Catecismo de la Iglesia Católica, Ciudad del Vaticano 1999, n. 2447). Siguiendo las enseñanzas de Jesús y el ejemplo de las primeras comunidades cristianas, la Iglesia Católica siempre ha expresado su amor preferencial por los pobres en cuerpo y espíritu.

Jesús también indica la medida de nuestro amor misericordioso: “Sean misericordiosos, como el Padre de ustedes es misericordioso” (Lc 6, 36).

Las obras de misericordia están tomadas del Evangelio de Mt 25, 31-46 sobre el juicio final. “Enterrar a los muertos” está tomada del libro de Tb 1,17s. La clasificación actual fue hecha por Santo Tomás de Aquino en la Summa Theologica, Pars II-II, q. 23, a. 2-3; q. 32. a. 2-1.

San Francisco de Asís y la misericordia

            Centralidad de la compasión en su experiencia espiritual. El Poverello de Asís comienza su vida de conversión mediante la misericordia. Está revestido de la misericordia del Dios benévolo y quiere realizar obras de misericordia. En su Testamento recuerda: “El Señor mismo me llevó entre ellos (los leprosos), y practiqué con ellos la misericordia” (cf. Test 2)[1].

            Para san Francisco, “hacer misericordia” implica acciones concretas y no sólo sentimientos de compasión. ¡Y él comienza abrazando a un leproso!

            La misericordia de Dios atraviesa toda su existencia y marca el ritmo de su apostolado a la luz del mensaje evangélico.

En su Testamento de 1226, en la víspera del tránsito, relee toda su vida en clave de misericordia divina y humana. Investido por la misericordia de Dios, el Poverello de Asís se convierte en operador de misericordia y comienza a servir a los leprosos.[2]

                                                San Francisco abraza al leproso

La pobreza evangélica y la Tercera Orden de San Francesco

            Los “hermanos y hermanas de penitencia”, en cuanto hijos de San Francisco de Asís, están profundamente implicados en la práctica de los valores más genuinamente evangélicos y, en particular, del binomio penitencia / obras de misericordia. El problema de la pobreza se ubica en ese contexto.

            La comparación con la Primera y Segunda Orden es esclarecedor pues nos ayuda a comprender los significados de la pobreza dentro de la Familia Franciscana. La Primera y Segunda Orden asumen la pobreza “altísima” con finalidades ascéticas y con un anclaje cristológico. Conocemos la vasta literatura e interminables discusiones acerca de la configuración de la pobreza franciscana. La pobreza asume una relevancia teorética y se convierte en un ideal, la fuerza que estimula dinamismos cargados de potencial y encanto. Durante siglos, el problema de la pobreza evangélica polariza las inteligencias y las personalidades más comprometidas en el camino de la perfección. La altísima pobreza – afirman la 2R 6, 4 y la RCl 8, 4 – hace pobres de cosas y ricos en virtudes. Hace más libres para adherirse intensamente a Cristo y para ser más solidarios con el prójimo.

            Los “Penitentes franciscanos”, seculares y regulares, no entran en diatribas apasionadas sobre la pobreza de Cristo y de los Apóstoles, de la iglesia primitiva y medieval, de San Francisco y de los seguidores mismos del Poverello de Asís. Los Terciarios, ordinariamente, eligen la pobreza evangélica con fines asistenciales y de caridad. No excluyen el sentido bíblico de unirse a Cristo que «se anonadó a sí mismo» (Fil 2, 7) y la función de catarsis ascética. Estos significados teológicos están presentes y activos, aunque a menudo de manera implícita.

            La constante adhesión a la práctica de la caridad y el compromiso con lo cotidiano no han permitido a los hermanos y hermanas de la Tercera Orden de San Francisco detenerse en disquisiciones abstractas y, a menudo, estériles, cuando no lacerantes y deletéreas. No ha faltado, en el mundo franciscano, un cierto narcisismo pauperístico, que exalta la pobreza como un valor absoluto e idealizada, a menudo desconectado de la vida real.

            En cambio, cuando una hermana o un hermano de la penitencia se ve privado de sus bienes muebles o destina su propiedad inmobiliaria, a través de su testamento, a la «consociatio poenitentium», tiene ante sus ojos y en el corazón las múltiples necesidades de los pobres y la cantidad de servicios caritativos previstos para el beneficio de ellos.

            Proveniente de la gente y permanecido “en el siglo”, entre la gente o, al menos, muy cerca del pueblo en su realidad existencial, la Tercera Orden de San Francisco comparte con atención los problemas de la gente y realiza con generosidad obras de misericordia. La orientación hacia la concreción en la pobreza/caridad está motivada por el hecho de que los Terciarios, la mayor parte del tiempo, pertenecen a la gente común y no son personas conocedores de los sofismas académicos, ni iniciados teológicamente, ni interesados en discusiones abstractas. Son personas inmersas en la vida cotidiana y se sienten involucradas en el alivio de los sufrimientos de los demás.

            Es en este espíritu que las fraternidades de los Terciarios franciscanos son propietarios de bienes y no desdeñan el aceptar donaciones a nombre propio, sin cobertura legal. Los bienes no son para el uso exclusivo de los mismos Terciarios, educados en la vida austera y en la libertad, ¡sino para las necesidades de los demás!

            Entre la palabra de Dios, viva y cortante (cf. Hb 4,12), y la atención activa a los pobres, material y espiritual, hay un fuerte vínculo por consecuencia. Y justamente la verificación de la actuación del Evangelio en la óptica de las obras de caridad constituirá el parámetro del juicio al final de los tiempos (cf. Mt 25, 31-46). En la balanza del Juez pesará sobre todo el servicio de la caridad, es decir, las obras espirituales y corporales de misericordia. Este será el criterio concreto para evaluar nuestra existencia terrena.

            «El que no ama no conoce a Dios», advierte el apóstol Juan (1 Jn 4, 8). «El que no ama permanece en la muerte» (1 Jn 3, 14). De hecho, «el que no ama a su hermano a quien ve, no puede amar a Dios a quien no ve» (1 Jn 4, 20). No por nada el Dios invisible se hizo visible en Cristo hecho hombre y se nos manifestó.

            No es suficiente, sin embargo, amar con palabras, sino que es necesario amar «con obras y de verdad» (1 Jn 3, 18). La fe de los cristianos indiferentes al pobre está muerta, es una apariencia o una ilusión, como diría el apóstol Santiago (St 2, 2ss; 14ss).

            En la gran epopeya de la pobreza franciscana, proyección de la comunidad apostólica y modelada en parte según el ejemplo de la iglesia primitiva, la Tercera Orden se coloca, por lo tanto, con su propio estilo y sus propias características. Compartir el pan con el hambriento, acoger a los sin techo, vestir al desnudo, hacerse voz de los marginados, apoyar a los desempleados, consolar a los que están sin esperanza, iluminar a los errantes y animar a los débiles (Cf. Is 58, 7), etc.

            Este es el programa de los hermanos y hermanas de la penitencia, que siguen el ejemplo de Francisco de Asís, que se despoja de todo y cura a los leprosos. Hacerse pobre para dar, para que los bienes se transformen en obras de misericordia en el nombre de Cristo.

            La Regla antigua[3] (o Memoriale propositi) de 1221 refleja el espíritu caritativo de Francisco y ordena que cada penitente dé al menos un dinero habitual para que los ministros de las Fraternidades puedan satisfacer las necesidades de los pobres (n.o 20). También recomienda algunas obras de misericordia, aunque limitadas a los hermanos y hermanas de la penitencia. Los miembros de la Orden deben vestirse pobremente, practicar ayunos y abstinencias para ser más libres y disponibles para servir a sus hermanos (n.os 1-11 y n.o 22ss). Asimismo, deben proporcionar todo lo necesario y cuánto es conveniente para los enfermos (n.o 22).

            La Regla de los penitentes, o de Nicolás IV (1289)[4], hace eco del mandato bíblico-evangélico del amor que se hace servicio y don a los hermanos. El Memoriale propositi habla de «opera misericordiae facienda» (n.o 21) y la Regla de Nicolás IV habla de «misericordiae opera exercenda» (12, 9). Cada uno, insta la Regla Rp, dé un dinero en la moneda corriente, para que sea destinada a los pobres y a los enfermos la ayuda necesaria o conveniente (12, 3-7).

            Viviendo y vistiéndose como verdaderos pobres, ayunando con perseverancia, los hermanos y las hermanas de la penitencia podrán ser solícitos para con los desafortunados, a menudo absorbidos por los ritmos de una sociedad inquieta y a menudo inhumana (cf. Rp 3, 5 y 8).

El grito de los pobres y la voz de los hechos

            Los estudios franciscanos en las últimas décadas han sacado a la luz evidencias históricas preciosas que documentan la actividad caritativa de los Penitentes, o Terciarios Franciscanos. Ya sea por limitaciones culturales o por el hecho de que están inmersos en la cotidianidad social, los Terciarios no se dedican a problemas teóricos y no participan en el debate sobre la naturaleza de la pobreza evangélica, sino que miran de frente la realidad y están atentos al clamor de los necesitados –personas individuales y núcleos de población–. Los signos de los tiempos y el llamado de la historia viva impulsan a los Terciarios a intervenir en las situaciones concretas de emergencia.

            El testimonio de las fuentes históricas y de los documentos de archivo nos presenta un gran número de penitentes, o Terciarios franciscanos, que destinan sus bienes o parte de ellos a las diversas obras de misericordia.

            En los siglos pasados, entre los destinatarios de la caridad aparecen los pobres en general, peregrinos, viudas y jóvenes necesitadas, niños en riesgo, ciegos, cojos, leprosos, heridos de guerra, enfermos atendidos en hospital o en casa. No faltan los prisioneros. Los penitentes construyen hospicios modestos, administran comedores para los pobres, dirigen internados para niñas, acogen a jovencitas abandonadas, se ocupan de la recuperación de prostitutas, garantizan la justicia en los mercados y de los pesos correctos, proteger los manantiales públicos, vigilan los puentes. ¡Y todo ello como un servicio gratuito y con sus propios bienes! Cuando no disponen de los medios, los Terciarios mendigan para socorrer a los pobres y para mantener vivas las obras de caridad: Todo este dinamismo diversificado de las obras de misericordia está ampliamente documentado por estudios científicos.[5]

            Los Franciscanos seglares están comprometidos a animar un nuevo mundo, siempre en gestación, plasmado por la misericordia de Dios, que ama y perdona, ilumina y salva, insiste pero no hace violencia. Él nos ama con amor benevolente que da y no pide nada. Nos insta a seguir las estrategias del amor divino y a implementar las terapias de la caridad.

San Luis, rey de Francia, patrono de la Tercera Orden Franciscana,

da de comer a los pobres

(Miniatura en la biografía de G. Saint-Pathus, ms 5716, hoja 137

En la Biblioteca nacional de París)

NOTICIAS – CAPÍTULOS – VISITAS – REUNIONES

Hungría – Capítulo nacional electivo

El capítulo nacional electivo de la OFS de Hungría se llevó a cabo del 14 al 16 de julio en el Santuario nacional Mátraverebély-Szentkút, con el tema: “Desear el Espíritu del Señor y su santa operación” (Cf. Const. OFS, 11). Participaron 57 capitulares y un buen número de observadores. También fue invitado Tibor Kauser, ministro general de la OFS. Además, estuvieron presentes 9 asistentes (dos religiosas franciscanas, 7 OFM, 1 OFMConv, 1 OFMCap), y Fr. Benedek Dobszay, OFM, ministro provincial. El capítulo electivo fue presidido por Ana Fruk, consejera de la Presidencia, acompañada por Fr. Amando Trujillo Cano, TOR, asistente general OFS-JuFra, quien hizo una presentación sobre la Exhortación apostólica Amoris laetitia del papa Francisco. La Misa de apertura fue presidida por Fr. Benedek. En la mañana del 15 de julio hubo una reunión de los asistentes, el ministro provincial y Fr. Amando para discutir los logros y desafíos que los asistentes están viviendo en su servicio a la OFS. Las elecciones se realizaron el mismo día, siendo elegido como ministro nacional László Kerekes y como consejero internacional Beke Márton. Ana Fruk dio posesión al nuevo Consejo y ministro nacionales durante la celebración eucarística del viernes 15 de julio, que fue presidida por Fr. Amando. La Misa de clausura fue presidida por Fr. Tihamér Papp OFM, asistente nacional de la OFS. El capítulo se celebró en un ambiente de fraternidad, oración y reflexión.                    

Cracovia, Polonia – Encuentro internacional de la Juventud Franciscana

En preparación a la celebración de la JMJ, se llevó a cabo el Encuentro internacional de la JuFra (EIJ) del 22 al 25 de julio, en Azory, Cracovia, en la secundaria Zespół Szkół Ogólnokształcacych nr 5, en el territorio de la parroquia de la Inmaculada Concepción, atendida por los frailes Menores. El tema principal fue “La misericordia es fuente de alegría, serenidad y paz” (cf. Misericordiae vultus, 2). El número de participantes fue de unos 100, entre jóvenes franciscanos, franciscanos seglares y asistentes espirituales, provenientes de 27 países. El encuentro se llevó a cabo en un ambiente alegre y fraterno, en el que se celebró la diversidad cultural de las Fraternidades presentes. Entre los participantes había seis miembros de la Presidencia del CIOFS: Tibor Kauser, Ana Fruk, Andrea Odak, Fr. José Antonio Duarte Cruz, OFM, Fr. Francis Dor, OFMCap, y Fr. Amando Trujillo Cano, TOR, quien celebró la Misa de apertura. En el segundo día de la jornada se llevó a cabo una presentación sobre el tema del encuentro a cargo de Andrea Odak, Fr. Amando y Ana Fruk. El mismo día, la Misa fue presidida por el Presidente de la Conferencia de provinciales Franciscanos de Polonia, Fr. Jan Maciejowski, OFMConv - Danzig, Prov. Gańsk. También estuvieron presentes los siguientes provinciales: Fr. Jarosław Kania, OFM - Cracovia, Prov. Inmaculada Concepción, Fr. Rufin Maryjka, OFM - Cracovia, Prov. S. María de los Ángeles, Fr. Alan Brzyski, OFM - Prov. Wroclaw, y Fr. Tomasz Żak, OFMCap, Prov. Cracovia. Por la tarde hubo una mesa redonda en la que representantes de cinco Fraternidades nacionales JuFra expusieron la forma en que su Fraternidad participa en las obras de misericordia. El domingo, los participantes fueron al Parque nacional Ojcowski, donde se celebró la Eucaristía, presidida por Fr. Francis Dor OFMCap. En el último día, se invitó a los jóvenes franciscanos a utilizar de ahora en adelante el texto de las celebraciones de la JuFra, aprobado por la Presidencia del CIOFS, y a participar en el concurso del logo y el himno de la JuFra. La Eucaristía conclusiva fue presidida por Fr. Nicolás Polichnowski, TOR, ministro general, en nombre de la Conferencia de los MM.GG. de la Primera Orden y de la TOR. La liturgia de las horas fue presidida por diferentes asistentes espirituales.

 

 

Cracovia, Polonia – Jornada Mundial de la Juventud 2016

Durante la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) 2016, celebrada en Cracovia del 26 al 31 de julio, seis miembros de la Presidencia (Tibor Kauser, Ana Fruk, Andrea Odak, Fr. José Antonio Duarte Cruz, OFM, Fr. Francis Dor, OFMCap, y Fr. Amando Trujillo Cano, TOR) acompañaron a un grupo significativo de jóvenes franciscanos. Todos ellos participaron en los eventos del programa general de la JMJ y las actividades de la “Aldea Franciscana”, celebrada el miércoles 27 en Cracovia-Olszanica, Vía Korzeniaka 16, Curia provincial de los Hermanos Menores Capuchinos (Prov. de Cracovia). El programa de la Aldea incluía ante todo un encuentro de los jóvenes con los Ministros generales Franciscanos (Fr. Michael A. Perry, OFM, Fr. Marco Tasca, OFMConv, Fr. Mauro Jöhri, OFMCap, Fr. Nicolás Polichnowski, TOR, Tibor Kauser OFS, y Sr. Deborah Lockwood, OSF), así como testimonios, la celebración del sacramento de la reconciliación, un mercado y conciertos musicales. La Aldea Franciscana fue organizada por la Familia Franciscana de Polonia y en ella participaron cerca de dos mil jóvenes, religiosas y frailes franciscanos, entre ellos algunos Ministros provinciales.

Paraguay – Capítulo nacional electivo

El capítulo nacional electivo de la OFS de Paraguay se llevó a cabo del 12 al 14 de agosto en el “Oasis Franciscano”, en Itauguá. El capítulo fue presidido por Silvia Diana, miembro de la Presidencia CIOFS y delegada del ministro general, Tibor Kauser, acompañada por Fr. José Antonio Cruz Duarte OFM, asistente general de la OFS, como delegado de la CAS. En un espíritu de oración, fraternidad, servicio y acogida, participaron 30 capitulares y 16 observadores, representando a los 1001 franciscanos seglares de Paraguay. Estaban presentes el asistente nacional, Fr. Marcelo Benítez OFM y el asistente nacional de la JuFra, Fr. Tomás Acosta OFM. Higinio Fabián Díaz Noceda fue reelegido ministro nacional, mientras Alcides Isidoro Martínez fue elegido consejero internacional y Roque Amarilla consejero internacional sustituto. La Misa de toma de posesión fue presidida por el asistente general Fr. José Antonio Cruz Duarte OFM.

Madagascar – Capítulo nacional electivo

El capítulo nacional electivo de la OFS de Madagascar se realizó en Ambositra, a 282 km al sur de la capital, Antananarivo, en el Centro-sede nacional del Comité Interfranciscano de Madagascar (CIFM) del 1 al 4 de septiembre. El capítulo fue presidido por Michel Janian, consejero internacional, delegado de Tibor Kauser, ministro general de la OFS, asistido en esta tarea por Fr. Fidèle Rakotoariveharitsoa, OFMCap, delegado de la CAS. La Eucaristía de apertura fue presidida por Fr. Jean Charles, OFM, Custodio de las islas de Madagascar y Mauricio. El primer día se dedicó principalmente al informe trienal del ministro nacional saliente y el trabajo sobre los Estatutos nacionales. El segundo día se dedicó principalmente a una conferencia y al trabajo por equipos sobre la Exhortación apostólica Amoris laetitia del papa Francisco. El tercer día, 3 de septiembre, fue dedicado a las elecciones. Estuvieron presentes 25 capitulares con derecho a voto y 4 asistentes, además del delegado de la CAS y el Custodio de los frailes Menores ya mencionados. Raboanary Gérard Cecilien fue reelegido a la doble función de ministro nacional y consejero internacional (segundo período). Jean Philippe fue elegido consejero internacional sustituto. El capítulo se celebró en un buen ambiente de paz, típicamente franciscano, de fraternidad y de respeto mutuo. El domingo 4 de septiembre, la Eucaristía de clausura se celebró con la comunidad católica de la parroquia de San Vicente de Paul en Ivato Ambositra y fue presidida por Fr. Fidèle, delegado de la CAS. Durante la misma, fue presentado el nuevo Consejo y recibió la bendición. Los capitulares compartieron un almuerzo con algunos de los líderes de la comunidad parroquial para marcar el final del capítulo y de la estadía en esos lugares.

Eslovaquia – Capítulo nacional electivo

El capítulo nacional electivo de la OFS de Eslovaquia se llevó a cabo del 2 al 4 de septiembre en el Centro San Giovanni Paolo II de las Hermanas Franciscanas de la Transfiguración de Melčice. Estuvieron presentes 29 capitulares votantes y un invitado –el ministro nacional OFS de la Repùblica Checa –. El capítulo fue presidido por Andrea Odak, Consejera de la Presidencia por la JuFra y delegada de Tibor Kauser OFS, ministro general, asistida por Fr. Francis Bongajum Dor OFMCap, asistente general OFS-JuFra. Josef Gazdik fue elegido ministro nacional para un segundo término y Lucía Spodniakova fue elegida consejera internacional para un tercer mandato. La Misa de apertura fue presidida por Fr. Josef Konč OFMCap, asistente nacional y Presidente de turno de la Conferencia de asistentes nacionales. La Misa de clausura fue celebrada por Fr. Bruno OFM, asistente regional. Vale la pena señalar que el trabajo se realizó en un ambiente muy fraterno. Ninguno de los asistentes nacionales estuvo presente durante el trabajo del capítulo y no se recibió ningún informe de parte de ellos. Algún asistente tuvo, sin embargo, la atención de comunicar el motivo de su ausencia.


Nueva Zelanda - Capítulo nacional electivo

El capítulo nacional electivo de la OFS de Nueva Zelanda se llevó a cabo del 2 al 4 de septiembre en el “St. Francis Retreat Centre”, Hillsbourough Road, Auckland, perteneciente a los frailes Menores. Estuvieron presentes 25 capitulares con voz activa, 6 asistentes y algunos observadores. El capítulo fue presidido por Jenny Harrington, consejera internacional y delegada por Tibor Kauser OFS, ministro general, asistida por Fr. Mario Dorado OFMCap, delegado de la CAS. Todo el trabajo se llevó a cabo en un ambiente típicamente franciscano de alegría, sencillez y fraternidad. Lloyd de Melo fue elegido ministro nacional, Chantal Healy fue elegida consejera internacional y Colleen Logan, consejera internacional substituta.

Australia-Oceanía – Capítulo nacional electivo

El capítulo nacional electivo de la OFS en Australia-Oceanía se celebró del 9 al 11 de septiembre en el “St. Joseph’s Centre for Reflective Living”, en Baulkham Hills NSW 2153. El capítulo fue presidido por Jennifer Harrington, delegada del ministro general, Tibor Kauser, y miembro de la Presidencia CIOFS, acompañada por Fr. Carl Schäfer OFM, delegado de CAS. En un espíritu de oración, fraternidad, servicio y acogida, participaron 35 capitulares y dos observadores. Había dos asistentes nacionales de la OFS: Fr. John Cooper OFMCap y Louis Schmid OFMConv, y tres asistentes regionales. Lola Kelly fue elegida Ministra nacional, Andrea Burvill fue elegida consejera internacional y María Iadanza, consejera internacional sustituta. La Misa de toma de posesión del nuevo ministro y consejo fue presidida por Fr. Carl Schäfer OFM.

Polonia – Capítulo nacional electivo

El X Capítulo nacional de la OFS en Polonia tuvo lugar en Varsovia, en el Centro Franciscano ubicado en el convento de los frailes Menores Capuchinos de la Provincia de Santa María de los Ángeles, Vía Modzelewskiego 98, del 16 al 18 de septiembre. El capítulo fue presidido por Ana Fruk, consejera internacional delegada por Tibor Kauser, ministro general de la OFS, asistida en este servicio por Fr. Robert Rabka, OFMCap, delegado de la CAS. Estuvieron presentes representantes de las 18 regiones existentes de la OFS de Polonia. En el primer y segundo día había 57 capitulares de la OFS con derecho a voto y algunos observadores. En el primer día, estuvo presente Fr. Rufin Maryjka, ministro provincial de la Provincia de Santa María de los Ángeles, además de 12 frailes asistentes (3 nacionales y 9 regionales) procedentes de todas las familias de la Primera Orden y tres representantes de la JuFra. En el tercer día, reservado para las elecciones, estuvieron presentes 59 miembros del capítulo de la OFS con derecho a voto (se añadieron dos nuevos miembros del Consejo nacional, elegidos el día anterior). A partir de la votación, se eligió a los siguientes: ministro nacional OFS, Joanna Berlowska; consejera internacional, María Teodorowicz. El capítulo se llevó a cabo en un clima fraterno de diálogo, comprensión recíproca y de colaboración. Fue preparado bien gracias al gran empeño de las Fraternidades locales de Varsovia que se ocuparon de la organización material (preparación de la comida, el servicio de cocina y de conserjería, distribución de habitaciones y ayuda en cualquier problema). Los frailes OFM de la comunidad local junto con los tres asistentes nacionales ayudaron en el aspecto espiritual.

Ecuador – Capítulo nacional electivo

El capítulo nacional electivo de la OFS en el Ecuador tuvo lugar en Azogues, en el Convento de los frailes Menores “Nuestra Señora de la Nube”, del 16 al 18 de septiembre. El capítulo fue presidido por Marielide de Lima Tagliaferro, consejera internacional de Venezuela, delegada de Tibor Kauser, ministro general de la OFS. Marielide fue asistida en este servicio por Fr. José Antonio Cruz Duarte OFM, asistente general, delegado de CAS. Estuvieron presentes el asistente nacional, Fr. Willan Mora OFM, y el asistente regional, Fr. Freddy Sucuzhañay OFM. Fr. Víctor Hugo OFM, Guardián del Convento de “Nuestra Señora de la Nube” estuvo presente a lo largo del capítulo. Estuvieron presentes 59 capitulares y algunos observadores de las 6 regiones de la OFS existentes en el Ecuador. El capítulo se llevó a cabo en un clima de oración, trabajo, reflexión, diálogo y alegría franciscana. En el primer día, Carmen del Rocío Sánchez Sánchez presentó la conferencia “La importancia del testimonio de los franciscanos seglares en el contexto actual.” El sábado fue el día de los informes y las elecciones. Juan Hernán Palacios Verdugo fue elegido ministro nacional, Doris Elizabeth Benavides Márquez fue elegida Viceministra. La Misa de toma de posesión fue presidida por el asistente general Fr. José Antonio Cruz Duarte OFM. El domingo, antes de que se fijaran las prioridades, Fr. José Antonio impartió una conferencia intitulada “La asistencia espiritual a la OFS y la JuFra y su importancia.” La Misa de clausura del capítulo fue presidida por Fr. Freddy Sucuzhañay OFM.

México – Capítulo nacional electivo

El capítulo nacional de la OFS México se llevó a cabo del 23 al 25 de septiembre, en el Centro pastoral papa san Juan Pablo II, en San Juan de los Lagos, Jalisco. El capítulo fue presidido por Tibor Kauser, ministro general de la OFS, acompañado por Fr. Amando Trujillo Cano, TOR, asistente general OFS-JuFra. Participaron 84 capitulares con derecho a voto y unos veinte observadores y colaboradores. Estuvieron presentes los tres asistentes nacionales: Fr. Jesús Arrondo Aguerri OFMCap, presidente de la conferencia, Fr. Abelardo Aranda Echeverría, OFM y Fr. Francisco Vargas Aceves, OFMConv. Participaron cuatro ministros provinciales (3 OFM y OFMConv). Los capitulares estuvieron muy contentos de contar con la presencia del ministro general y de poder comunicarse con él en español. El capítulo se llevó a cabo en un clima de oración, trabajo, reflexión, diálogo y alegría franciscana. Las elecciones se llevaron a cabo el sábado 24 y el domingo 25. Fue elegido ministro nacional Ángel de la Rosa Guadalupe Quintero quien, de acuerdo con los estatutos nacionales, también ha asumido el cargo de consejero internacional. Teodora Jaime Rojas fue elegida viceministra nacional y se convirtió automáticamente en la consejera internacional suplente. La Eucaristía de apertura fue presidida por Fr. Juan Medina Palma, OFM, ministro provincial. Durante la Eucaristía conclusiva, presidida por Fr. Amando, Tibor Kauser dio posesión al nuevo ministro y consejo nacionales. El miércoles anterior al capítulo hubo una reunión con los ministros regionales y alrededor de 500 miembros de la OFS de diferentes regiones del centro y sureste de México, en la Casa franciscana, en la Ciudad de México. El jueves se celebró otra reunión con alrededor de 400 miembros de la OFS de las regiones del oeste y del norte del país en la Parroquia de San Diego, atendida por los frailes OFM, en la ciudad de Aguascalientes. En ambas reuniones y durante el capítulo, el ministro general hizo una presentación que fue muy apreciada. Fr. Amando se reunió aparte con los asistentes espirituales durante el encuentro en la Casa franciscana y durante el capítulo.

[1] Cf. L. Temperini, Misericordia, en Dizionario Francescano, Padova 1995, 1141-1150.

[2] Cf. L. Temperini, Francesco di Assisi. Cronistoria Psicologia Itinerario spirituale, Torino 2012.

[3] Cf. La edición crítica en L. Temperini, Carisma e legislazione alle origini del Terzo Ordine di S. Francesco, Editrice Franciscanum, Roma 1996, pp. 77-109.

[4] El texto integral e L. Temperini, Carisma e legislazione, cit., pp. 113-155.

[5] Para la documentación de obras concretas véase L. Temperini, Il penitente francescano nella società e nella chiesa nei secoli XII-XIV, en AaVv, La “Supra montem” di Niccolò IV (1289): genesi e diffusione di una regola, ed. Analecta Tor, Roma 1988, pp. 366-367; Id., Penitenti poveri per servire i poveri (sec. XIII-XV), en Il Signore ti dia pace, Bologna 1991, pp. 107-119.