Orden Franciscana Seglar

Ordo Franciscanus Sæcularis

  • Register

K O I N Ō N I A
...caminando juntos

CONFERENCIA DE LOS ASISTENTES ESPIRITUALES GENERALES OFS-JUFRA

 

2016-1                  Año 23                   n. 89

DOC            PDF

LA MISERICORDIA: GRACIA TRANSFORMANTE Y MISIÓN

Los cuatro números del Koinonia de este año se centrarán en el tema de la misericordia, como don que viene de lo Alto, transformando la vida de los cristianos y les habilita para la misión que consiste en ser “misericordiosos como el Padre” (MV 13).1

Estos son los títulos de los artículos que serán presentados:
Koinonia 2016-1: Jubileo de la misericordia y el perdón de Asís.
Koinonia 2016-2: Vivir la misericordia en Fraternidad.
Koinonia 2016-3: La OFS y las obras de misericordia en la historia.
Koinonia 2016-4: La OFS y las obras de misericordia hoy.


JUBILEO DE LA MISERICORDIA Y PERDÓN DE ASÍS
Fr. Martín Bitzer, OFMConv

Introducción
La intuición y la intención de convocar un Jubileo extraordinario de la misericordia de parte de Papa Francisco, máxima expresión del estilo conque está llevando a cabo su ministerio petrino, nos hace pensar inmediatamente al santo de Asís, que quería que el perdón y la misericordia de Dios llegaran a todos, no sólo a unos pocos privilegiados.
De hecho, el Poverello obtuvo del Papa Honorio III en 1216 la Indulgencia de la Porciúncula, más conocida como el Perdón de Asís, hace exactamente ocho siglos: ¡feliz “coincidencia”!
Al abordar estos dos eventos eclesiales, elegí cuatro palabras “claves” que permiten vislumbrar la sintonía que existe entre los dos personajes. Ellas son: evangelio, misericordia, fraternidad y alegría.
La alegría como el fruto de vivir en fraternidad. La fraternidad como resultado de la misericordia vivida y confirmada por el Evangelio.  

1. Evangelio

Para San Francisco el Evangelio fue el punto de referencia más seguro, el que había dado una orientación definitiva a su vida y luego a la de los frailes. Un Evangelio que él escuchó atentamente cuando se trasladó a la localidad llamada la Porciúncula, en donde había una antigua iglesia construida en honor de la Bienaventurada Virgen Madre de Dios, que él mismo reconstruyó porque estaba abandonada y sin que nadie la cuidase. He aquí la narración de Tomás de Celano, su primer biógrafo:

Cierto día se leía en esta iglesia el evangelio que narra cómo el Señor había enviado a sus discípulos a predicar; presente allí el santo de Dios, no comprendió perfectamente las palabras evangélicas; terminada la misa, pidió humildemente al sacerdote que le explicase el evangelio. Como el sacerdote le fuese explicando todo ordenadamente, al oír Francisco que los discípulos de Cristo no debían poseer ni oro, ni plata, ni dinero; ni llevar para el camino alforja, ni bolsa, ni pan, ni bastón; ni tener calzado, ni dos túnicas, sino predicar el reino de Dios y la penitencia (Mt 10.7 a 10, Mc 6.8 a 9; Lc 9,1-6), al instante, saltando de gozo, lleno del Espíritu del Señor, exclamó: «Esto es lo que yo quiero, esto es lo que yo busco, esto es lo que en lo más íntimo del corazón anhelo poner en práctica». Rebosando de alegría, se apresura inmediatamente el santo Padre a cumplir la doctrina saludable que acaba de escuchar; no admite dilación alguna en comenzar a cumplir con devoción lo que ha oído. Al punto desata el calzado de sus pies, echa por tierra el bastón y, gozoso con una túnica, se pone una cuerda en lugar de la correa. Desde este momento se prepara una túnica en forma de cruz para expulsar todas las ilusiones diabólicas; se la prepara muy áspera, para crucificar la carne con sus vicios (Gal 5,24) y pecados; se la prepara, en fin, pobrísima y burda, tal que el mundo nunca pueda ambicionarla. Todo lo demás que había escuchado se esfuerza en realizarlo con la mayor diligencia y con suma reverencia. Pues nunca fue oyente sordo del Evangelio sino que, confiando a su feliz memoria cuanto oía, procuraba cumplirlo a la letra sin tardanza.2

La forma de vida basada en el Evangelio, asumida por él y los primeros frailes, aprobada oralmente por el Papa Inocencio III y luego con la bulla pontificia del Papa Honorio III en 1223, no deja ninguna duda sobre su opción radical. Ecco quanto dice al riguardo la Regola bollata :He aquí lo que dice al respecto la Regla bulada:

La regla y vida de los hermanos menores es estacioè, observar el santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, viviendo en obediencia, sin nada propio y en castidad (2R 1,1).
La expresión observar el santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, también se encuentra en la Regla de Santa Clara, en el de la Tercera Orden Regular, y en la Regla de la Orden Franciscana Seglar.
En su Testamento, San Francisco diría más tarde:
Y después que el Señor me dio hermanos, nadie me mostraba qué debía hacer, sino que el mismo Altísimo me reveló que debía vivir según la forma del santo Evangelio. Y yo lo hice escribir en pocas palabras y sencillamente, y el señor papa me lo confirmó (Test 14-15).
Por su parte, para el Papa Francisco, el Evangelio será el objeto central de su primera exhortación apostólica, llamada precisamente Evangelii gaudium, sobre el anuncio del Evangelio en el mundo actual.[3] Se trata de un documento programático, es decir, del programa de su pontificado, como él mismo dice con la claridad que lo caracteriza:

Destaco que lo que trataré de expresar aquí tiene un sentido programático y consecuencias importantes (EG 25).
Así, este Papa no se cansa (con gestos concretos a todos conocidos y con palabras de fácil comprensión) de invitar a todos a llevar el Evangelio en su bolsillo, a leer un pasaje cada día y a vivirlo. Gestos y palabras que van desde encuentros personales con los refugiados, los enfermos, los sin techo, los peregrinos que vienen a la Roma o las personas que él mismo va encontrando en sus viajes, las multitudes que llenan la plaza de San Pedro y los lugares a los que llega intencionalmente, hasta la diplomacia vaticana que logra conciliar realidades separadas por décadas o siglos, así como la impronta y la dinámica que está introduciendo en la Curia Vaticana, con fuertes repercusiones en las demás Curias episcopales del mundo, en la vida religiosa y en la mentalidad de los fieles laicos.
Entre las sanas consecuencias de dicho estilo de ejercer su ministerio, encontramos, por ejemplo, la descentralización del poder entendido como servicio (la Iglesia es Católica no sólo europea) y la desclericalizaciónche rende i fedeli laici più responsabili della loro vocazione cristiana vissuta nel mondo (ambito familiare, sociale, politico, ecc.). que hace a los fieles laicos más responsables de su vocación cristiana, vivida en el mundo (ámbito familiar, social, político, etc.).

Me gustaría terminar esta primera comparación entre San Francisco y el Papa Francisco con las palabras del cardinal Carlo María Martini (de feliz memoria) relativas a San Francisco. Ellas nos pueden ayudar a entender también el alcance del ministerio del p apa Francesco ,Papa Francisco, Servus s ervorum Dei ("Servo dei servi di Dio") :Servus Servorum Dei (“Siervo de los siervos de Dios”):

San Francisco es enviado por Dios en medio de su Iglesia para liberarla del miedo de que el Evangelio no pueda vivirse, no sea una realidad a tomar en serio, para liberarla del complejo de pensar que la vida evangélica sea una cosa sólo para algunas personas o momentos, para liberarnos del temor de vivir el Evangelio, de acogerlo como mensaje transformador en su plenitud, para liberarnos del temor de inserirlo completamente en toda nuestra vida.
San Francisco libera a la Iglesia de su tiempo del miedo, de la sospecha de que el Evangelio no pueda vivirse, no pueda practicarse, y la libera de esta sospecha, de este miedo, de esta desconfianza constante que se repite durante los siglos y que todavía hoy pesa sobre nosotros. Y libera la Iglesia no a través de sermones, disertaciones, demostraciones, sino colocándose en medio de ella, en medio de su pueblo.4

2. Misericordia
La misericordia es la segunda palabra que tienen en común al Santo de Asís y el Papa Bergoglio. Para ambos, la misericordia se recibe de Dios y se práctica con los hermanos. Se trata de una dinámica inseparable, como lo ilustra la parábola del “siervo despiadado” (Mt 18,23-35), reportada por el Papa Francisco en la bula de convocación (Cfr. MV 9).
En la interpretación de Celano, confirmada por el mismo San Francisco en su Testamento, la conversión está ligada a la misericordia, y esta última ocupa un lugar central en su experiencia vital.
El Señor me dio a mí, el hermano Francisco, el comenzar de este modo a hacer penitencia: pues, como estaba en pecados, me parecía extremadamente amargo ver a los leprosos; pero el Señor mismo me llevó entre ellos, y practiqué con ellos misericordia. Y, al separarme de ellos, lo que me parecía amargo se me convirtió en dulzura del alma y del cuerpo; y, después de un poco de tiempo, salí del mundo (Test 1-3). Para el Poverello hacer penitencia es equivalente a practicar la misericordia.5
Francisco parece releer el encuentro con los leprosos a través del filtro de la parábola del buen samaritano (Lc 10,37): quien, después del “ver” impaciente del sacerdote y del levita, pasando al lado del herido, “mostró misericordia a él” (fecit misericordiam in illum,). Francesco hace eco: “practiqué con ellos la misericordia” (feci misericordiam cum illis).6

Para él, que estaba muy replegado en sí mismo, se trata de una experiencia que lo hace salir de sí mismo y lo llena de felicidad, dando un sentido nuevo y plena a su existencia (lo que me parecía amargo se me convirtió en dulzura del alma y del cuerpo), y que se concretizará después en una opción vital definitiva (y, después de un poco de tiempo, salí del mundo).

Más tarde, Francisco “movido por la solicitud por aquellas personas que carecían de los medios y las fuerzas para una peregrinación a Tierra Santa”,7 pidió al Papa Honorio III la indulgencia plenaria para la iglesia de Santa María de la Porciúncula. El diálogo entre los dos se llevó a cabo así:

«santo Padre [dijo Francisco], recientemente he reparado para usted una iglesia en honor de la Virgen Madre de Cristo. Ruego humildemente a su santidad que conceda una indulgencia que se pueda conseguir sin limosnas. El papa respondió: no es costumbre hacer eso, pues es oportuno que el que quiera una indulgencia la merezca, extendiendo su mano en ayuda; no obstante, dime, ¿cuántos años pides de indulgencia? San Francisco le dijo: Santo Padre, quiera su santidad concederme no años, sino almas. Y el papa respondió: ¿Cómo quieres las almas? El bienaventurado Francisco respondió: Santo Padre, quiero, si eso place a su santidad, que cuantos vengan a esa iglesia confesados, arrepentidos y absueltos, como conviene, por un sacerdote, se vean libres de culpa y pena en el cielo y en la tierra, desde el día del bautismo hasta el día y hora que entren en la iglesia. Respondió el papa: Mucho es lo que pides, Francisco; pues no la Curia romana no acostumbra a conceder semejante indulgencia”.8

Sabemos que al fin el papa concedió a San Francisco la indulgencia solicitada: “Me agrada que tu tengas esta indulgencia”9. Y ésta “se hizo pública durante la consagración de la misma iglesia por parte de siete obispos9, el 2 de agosto del año 1216. Las fuentes dicen que “el beato Francisco predicaba delante de esos obispos y, teniendo en mano un documento, decía: «Los quiero mandar a todos al paraíso, y les anuncio una indulgencia que he conseguido oralmente del sumo pontífice. Todos ustedes que han venido hoy, y todos los que vendrán cada año en este día, con buena disposición de corazón y arrepentidos, conseguirán la indulgencia de todos sus pecados».11
Como sabemos, el vínculo entre San Francisco y los papas se ha mantenido durante siglos hasta nuestros días. En la bula de convocación del Jubileo extraordinario de Misericordia, Francisco afirma:

La misericordia de Dios no es una idea abstracta, sino una realidad concreta con la cual Él revela su amor, que es como el de un padre o una madre que se conmueven en lo más profundo de sus entrañas por el propio hijo. Vale decir que se trata realmente de un amor “visceral”. Proviene desde lo más íntimo como un sentimiento profundo, natural, hecho de ternura y compasión, de indulgencia y de perdón(MV 6).
Y, hacia el final, hace una invitación:
Vivamos intensamente el Jubileo pidiendo al Padre el perdón de los pecados y la dispensación de su indulgencia misericordiosa.
Con el lema del jubileo Misericordes sicut Pater (“Misericordiosos como el Padre”), el Papa nos recuerda que se trata de recibir misericordia pero también de ponerla en práctica, y afirma:
¡Cómo es difícil muchas veces perdonar! Y, sin embargo, el perdón es el instrumento puesto en nuestras frágiles manos para alcanzar la serenidad del corazón. Dejar caer el rencor, la rabia, la violencia y la venganza son condiciones necesarias para vivir felices (MV 9).
Realmente me gusta hacer hincapié en la expresión “la paz del corazón”. Vivir con serenidad la vocación propia no es una realidad lejana, imposible de alcanzar. Es un regalo del Señor, que mediante la Iglesia se ofrece a todos y está al alcance de todos. ¡Un regalo que no se ha de desperdiciar! Y, citando la Evangelii gaudium, 24, afirma: “La Iglesia «vive un deseo inagotable de brindar misericordia»” (MV 10).

3. Fraternidad
Junto con la pobreza evangélica de los que han profesado vivir sine proprio (“sin nada propio”), es decir, que decidieron vivir en un desapropiación continua (incluso de ellos mismos), San Francisco recuerda en su Testamento: “Y después que el Señor me dio hermanos…” (Test 14).
El Señor es Aquél que da. Este Señor que da, que regala, es presentado ya al principio del Testamento, cuando dice: “El Señor me dio a mí, el hermano Francisco, el comenzar de este modo a hacer penitencia” (Test 1). La penitencia de Francisco es un regalo de Dios porque, como hemos visto, este estilo de vida también significa “practicar la misericordia” con todos. Y esto hace feliz a las personas. Después siguen otros dones: “Y el Señor me dio tal fe en las iglesias” (Test 4); “Después, el Señor me dio, y me sigue dando, tanta fe en los sacerdotes que viven según la forma de la santa Iglesia Romana” (Test 6).
Entonces, entre los preciosos dones que el Señor le dio el hermano Francisco están los hermanos. La segunda parte del recordar (recordatio, Test. 34) de Francisco, relacionada con el nacimiento y la vida de la primera fraternidad, se abre celebrando la liberalidad de Padre, que le dio hermanos, como una vez le habían dado discípulos a Jesús (cf. Jn 17,6-12.24; 1R 22.42 a 43): “incluso la fraternidad de los hermanos menores es “don”, como el inicio de la vida de penitencia, la devoción a las iglesias y la fe en los sacerdotes.In questa maniera la prima parte del Testamento si configura come un'unica azione di grazie a più strofe» (F. Olgiati). De este modo la primera parte de la Testamento está configurada como una sola acción de gracias con muchas estrofas” (F. Olgiati).12
San Francisco se abre totalmente a Dios y recibe con agradecimiento cada uno de sus dones, lo que le compromete a vivir como hermano, invitando a todos a hacer lo mismo. Su Paráfrasis del “Padre nuestro” y el Cántico del hermano sol, son ejemplos elocuentes. Su vivir la fe en Cristo, en la Iglesia (no fuera de ella), relacionándose con sus variados componentes, y su apertura al mundo, incluso el encuentro con el sultán de Egipto Melek-el-Kamel en junio de 1219, dan testimonio de que Francisco enriqueció la cultura de su tiempo.
En nuestro tiempo, el papa Francisco “hace su parte” cuando promueve la “cultura del encuentro” con gestos y palabras. Basten como ejemplos las innumerables imágenes que hemos visto en estos años de su pontificado y su Mensaje para la XLVIII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, (domingo 1 de junio de 2014), titulado precisamente: Comunicación al servicio de una auténtica cultura del encuentro.13 Por el contrario, la cultura del bienestar y la fascinación de lo provisional nos impiden acercarnos a Jesús13 el hombre del encuentro o, mejor aún, el Dios-hombre que sale al encuentro de cada persona. A los prometidos, el papa Francisco dirá: “no debemos dejarnos vencer por la «cultura de lo provisional»14 . Es necesario volver a leer la Evangelii gaudium,16 cuando describe el drama de la cultura del “descarte”( EG 53), en la que estamos inmersos y que produce exclusión y muerte.
Todo esto, por supuesto, se opone a la hermandad universal a la que todos estamos llamados. Se podría decir con Alonso Schökel (gran biblista de feliz memoria) que cada asesinato es un fratricidio, precisamente porque todo hombre es mi hermano.17
Nos hace bien recordar las palabras del Papa Bergoglio durante la homilía en la Misa de la Cena del Señor, celebrada con y por los refugiados que escapan de la guerra y la violencia, realizando el gesto de Jesús del lavatorio de los pies a los hombres y mujeres de diferentes culturas y religiones:
«Somos distintos, somos diferentes, tenemos diferentes culturas y religiones, pero somos hermanos y queremos vivir en paz».18
Somos hermanos, de esto es consciente el Papa Francisco, que se siente al mismo tiempo mirada y amado infinitamente por Dios. Lo confirma también el lema de su emblema: miserando atque eligendo (“le miró con sentimiento de amor y le eligió”), tomado de las homilías de San Beda, el Venerable, cuando comenta la vocación de San Mateo (Mt 9,9-13). Nella pagina web del Vaticano si legge:En la página web del Vaticano se lee lo siguiente:
Esta homilía es un homenaje a la misericordia divina y se reproduce en la Liturgia de las Horas de la fiesta de san Mateo. Reviste un significado particular en la vida y en el itinerario espiritual del Papa. En efecto, en la fiesta de san Mateo del año 1953, el joven Jorge Bergoglio experimentó, a la edad de 17 años, de un modo del todo particular, la presencia amorosa de Dios en su vida. Después de una confesión, sintió su corazón tocado y advirtió la llegada de la misericordia de Dios, que, con mirada de tierno amor, le llamaba a la vida religiosa a ejemplo de san Ignacio de Loyola.19
No es de extrañar, entonces, si hacia el final de la bula afirma que la misericordia posee un valor que sobrepasa los confines de la Iglesia. Ella nos relaciona con el judaísmo y el islam, que la consideran uno de los atributos más calificativos de Dios (MV 23).
Otro ejemplo de esta sensibilidad lo encontramos en su Encuentro con la clase dirigente de Brasil, cuando dice sin rodeos:
La hermandad entre los hombres y la colaboración para construir una sociedad más justa no son un sueño fantasioso sino el resultado de un esfuerzo concertado de todos hacia el bien común. Los aliento en éste su compromiso por el bien común, que requiere por parte de todos sabiduría, prudencia y generosidad.20
Podemos decir, entonces, que la cultura de encuentro vivida por Jesucristo, hecha carne en San Francisco y cultivada ardientemente por el Papa Francisco, nos ayuda y nos anima a todos en el camino hacia la fraternidad.

4. Alegría
La alegría como fruto de la cultura del encuentro que nos permite vivir en fraternidad es la cuarta palabra escogida para esta breve comparación entre San Francisco y el Papa Francisco.
En la Regla no bulada, el Poverello cita el pasaje del Evangelio de Juan, capítulo 17, donde Jesús dice: Padre santo,... digo esto estando en el mundo, para que mi gozo sea el de ellos. Una alegría que Cristo Resucitado transmite a sus discípulos, quienes se alegraron de ver al Señor (Jn 20,20). Las Fuentes Franciscanas nos dicen que el principal afán del bienaventurado Francisco fue disfrutar continuamente de alegría espiritual interior y exterior. Y lo mismo quería de modo especial en sus hermanos; incluso los reprendía muchas veces cuando los veía exteriormente tristes y desganados.21
En el caso del Papa Francisco, lo primero que llama la atención es su alegría al encontrarse con las personas, especialmente los enfermos y las personas más vulnerables y cuando da vueltas en el Papamóvil en la plaza de San Pedro. Una alegría que él lleva dentro de sí mismo y que transmite a los demás, y que recibe a su vez de los demás, una alegría que lleva en su corazón y es parte de su programa como obispo de Roma, es decir, como Papa.
Volvamos, entonces, a la Evangelii gaudium sobre el anuncio del Evangelio en el mundo actual 21 Así comienza: La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús (EG 1). La alegría es fruto de un encuentro con el Hijo de Dios e Hijo de María. El texto continúa: Quienes se dejan salvar por Él son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento (Ibid.).
En la homilía de la Misa Crismal del 2015, el Papa Francisco decía a los obispos y sacerdotes presentes: “Somos los amigos [de Jesús], esa es nuestra alegría. Si Jesús está pastoreando en medio de nosotros, no podemos ser pastores con cara de vinagre, quejosos ni, lo que es peor, pastores aburridos... Sí, bien cansados, pero con la alegría de los que escuchan a su Señor decir: «Venid a mí, benditos de mi Padre» (Mt 25,34)”.23
Como ha subrayado bien el P. Humberto Miguel Yáñez SJ, ya en la introducción de la Evangelii Gaudium, el Papa Francisco asocia dos Exhortaciones Apostólicas del Beato Papa Pablo VI: Gaudete in Domino (9 de mayo de 1975) y Evangelii nuntiandi (8 de diciembre de 1975).24 Esto quiere decir simplemente que Evangelio y alegría son inseparables.

Conclusión
Aquel que no se cierra en sí mismo y tiene la audacia de escuchar el evangelio y de abrirse a la misericordia de Dios (que siempre perdona) y a los hermanos con los cuales comparte los dones recibidos, encontrará la verdadera alegría que no defrauda e inundará el mundo de aquella luz que no conoce ocaso.

NOTICIAS – CAPÍTULOS – VISITAS – REUNIONES


Panamá – Capítulo nacional electivo
Del 8 al 10 enero de 2016, en el Centro de Espiritualidad Monte Alverna, Cd. de Panamá, se llevó a cabo el Capítulo nacional electivo de la OFS de Panamá, presidido por Sara Isabel Ruiz Manjarrez, Consejera Internacional de Colombia, delegada por Tibor Kauser, Ministro general OFS, asistida por Fr. José Antonio Cruz Duarte, OFM Asistente general OFS. El Capítulo tuvo como tema guía: “Laudato Sii en el año de misericordia”. El 9 de enero, Fr. José Antonio presentó el tema central del Capítulo. En un ambiente fraterno participaron 35 capitulares. Todas las celebraciones fueron presididas por Fr. José Antonio. Ramón Llorachè fue elegido Ministro Nacionaly Olga Mata de Angulo, Viceministra.
 
Honduras – Capítulo nacional electivo
El Capítulo nacional electivo de la OFS de Honduras se llevó a cabo del 14 al 16 de enero de 2016, en el centro de formación YUNQUE y en el Salón San Francisco de la Parroquia de San José de Ocotepeque, presidido por Dilian Portillo, Consejera Internacional de Guatemala, delegada del Ministro general Tibor Kauser, y asistida por Fr. Emilio Gavarrete, OFMCap, delegado de la CAS. El Capítulo tuvo como tema central, “Contemplando la realidad que nos rodea, estamos dispuestos a renovar nuestra forma de vida”.In un'atmosfera fraterna hanno partecipato 16 capitolari, con il supporto di giovani della GiFra. En un ambiente fraternal, participaron 16 capitulares, con el apoyo de jóvenes Franciscanos.Le celebrazioni si sono tenute tutte nella chiesa parrocchiale di San Giuseppe di Ocotepeque. Todas las celebraciones se llevaron a cabo en la Iglesia parroquial de San José de Ocotepeque. Fr. Marco Tulio Guerra, OFMCap, celebró la misa inaugural. Fue elegido Ministro NacionalMario Padilla y Viceministro María Ángela Ardón.
 
Argentina – Capítulo electivo nacional
El XII Capítulo nacional electivo de la OFS de Argentina se llevó a cabo en Córdoba, en la Residencia Franciscana de San Antonio de Arredondo, los días 21-24 de enero de 2016, y fue presidido por Ana María Raffo Laos, delegada del Ministro General de la OFS, acompañada por Fr. Martín Bitzer, OFMConv, Asistente general OFS. Además de los capitulares, participaron muchos franciscanos seglares (cerca de 220) provenientes de diferentes Regiones. Para ellos se organizó un Capítulo nacional fraterno (XXXVI edición), con diferentes talleres de formación, relacionados a los diferentes oficios: Ministro, Secretario, Tesorero, responsable de la formación, de comunicación, etc. Fr. Martín también se reunió con los Asistentes espirituales nacionales: Fr. Mateo Krupsky, OFM, Fr. Luis Furgoni, OFMConv, Fr. Emilio Luis Andrada, OFM y Fr. José Enrique Fernández, OFMCap, con los que tuvo una larga conversación sobre varias cuestiones relativas a la asistencia espiritual a la OFS y a la JuFra. Además, se reunió con todos los asistentes espirituales presentes, reunidos en uno de los talleres preparados especialmente para ellos. Durante la sesión electiva, que se celebró en un clima sereno, Jorge Jornet fue reelegido Ministro Nacionaly Consejero Internacional, y Gustavo Negri, Vice-Ministro y Consejero internacional sustituto. Con una emotiva celebración de la Eucaristía, presidida por Fr. Martín y concelebrada por los sacerdotes presentes, se concluyó el capítulo. Para obtener más información, se puede visitar la página web de la OFS de Argentina: http://www.ofs.org.ar/index.php/fraternidad-nacional

Zambia – Zambia - Capítulo nacional electivo
El Capítulo electivo de la Fraternidad nacional de la OFS de Zambia se llevó a cabo en el Centro Franciscano de Ndola los días 29-30 de enero de 2016. El Capítulo fue presidido por Jenny Harrington, Consejera de la Presidencia, delegada del Ministro general, Tibor Kauser, asistida por Fr. Francis Bongajum Dor, OFMCap, Asistente espiritual general. Estuvieron presentes 47 delegati sono stati presente, dai 67 invitati con voce attiva.47 delegados de 67 convocados. Además, estuvieron presentes Fr. Thomas Zulu OFMCap, Superior Mayor de los Capuchinos en Zambia, y otros 8 observadores. Fr. Thomas presidió la misa de apertura del Capítulo e hizo una presentación sobre la identidad de los Franciscanos seglares y, después, asistió personalmente al proceso de la elección del Consejo nacional. En su intervención, Fr. Thomas señaló que es urgente que los Franciscanos seglares se familiaricen con los documentos básicos de la Orden. En los últimos tres años, el Consejo nacionalde la OFS de Zambia perdió dos miembros: María Limonga (Tesorera) y Fr. Charles Chishimba OFMCap, Asistente espiritual, que murió poco antes del Capítulo electivo. Ambos fueron recordados en particular en la misa de clausura. Fr. Francis llamó la atención de los participantes sobre la necesidad de una conversión diaria y la urgencia de ser agentes de reconciliación en la Iglesia local, a partir de la misma Fraternidad de la OFS. De la votación, Juliano Lamya, recientemente Vice Ministro Nacional, fue elegido Ministro nacional y, de acuerdo con los estatutos nacionales, automáticamente Consejero internacional sustituido. Bonaventure Chembe fue elegido Consejero Internacional. Durante la misa de clausura presidida por Fr. Francis, Jenny Harrington dio posesión al consejo recién elegido. El clima general durante el Capítulo fue muy fraterno, si bien las divisiones que amenazan algunas Fraternidades regionales debido a la decisión de abandonar el hábito sigue siendo una preocupación para muchos.
 
Sudáfrica – Curso de formación para Superiores mayores y Asistentes
Del 2 al 9 de febrero, un encuentro de formación para los Superiores mayores y los Asistentes espirituales OFS de Sudáfrica se realizó en dos etapas; primero, en el Centro de retiro Alverna de los frailes Menores en la región de Gauteng (2-4 de febrero) y, luego, en la Casa de retiro Marian Hill en la región de KwaZulu-Natal (7-9 de febrero). Las reuniones fueron animados por Fr. Francis Bongajum Dor OFMCap, Asistente general OFS y Jenny Harrington, Consejera de la Presidencia CIOFS. Participaron en las reuniones los tres Superiores mayores de la Primera Orden y de la TOR presentes en Sudáfrica: Fr. David Barnard, OFM, Ministro provincial; Fr. Odilo Mroso, OFMCap, Custodio; y Fr. Johannes Mngwengwe, TOR, Ministro Provincial; un Asistente nacional, Asistentes regionales y locales y algunos frailes y religiosas franciscanas interesados en la asistencia OFS-JuFra. También estuvo el Rev. P. Sahki, Secretario del Departamento del apostolado laico de la Conferencia Episcopal de Sudáfrica, enviada por los obispos invitados, para un total de alrededor de 24 participantes. La presencia del P. Sahki es una prueba de que los obispos de África del Sur se dispones a entrar en diálogo con los Superiores mayores para asegurar la asistencia espiritual a la OFS, de acuerdo con la naturaleza y la legislación de ésta. Se presentaron y discutieron los siguientes temas: la naturaleza y la identidad de la OFS, el papel y la responsabilidad del Asistente espiritual, el camino de formación en la OFS, el Memoriale Propositi y el papel de los Superiores mayores. En Sudáfrica, muchas fraternidades aún no tienen un asistente nombrado. La exhortación final fue que todos se comprometieran a asegurar la asistencia espiritual a las fraternidades locales y, después, a los consejos de todos los niveles.
 
México – Curso de formación para Asistentes espirituales OFS-JuFra
Convocado por los Asistentes nacionales de la OFS y JUFRA, así como por la Ministra nacional OFS de México, del 3 al 5 de febrero, en la “Casa Pastoral Juan Pablo II” (en San Juan de los Lagos, Jalisco), se reunieron para un nuevo Curso de formación para los Asistentes espirituales de la OFS-JuFra, unos cincuenta Asistentes espirituales de la OFS y de la JuFra de los niveles locales y regionales, provenientes de diferentes regiones de México. El objetivo del curso fue: “Reforzar el conocimiento de las responsabilidades del Asistente espiritual para animar y orientar más decididamente a la Orden Franciscana Seglar y la Juventud Franciscana”. El programa desarrollado por Fr. Martín Bitzer, OFMConv, Asistente general OFS, dio lugar a un intenso debate. De hecho, después de cada uno de las diez presentaciones, se profundizó cada tema gracias a lasNella verifica finale tutti sono stati d'accordo che l'obiettivo era stato raggiunto. preguntas y a un diálogo abierto. En la evaluación final todos estuvieron de acuerdo en que el objetivo había sido alcanzado. El jueves 4 de febrero, Fr. Martin también se reunió con los Ministros provinciales OFM, OFMConv y OFMCap, que mostraron un gran interés por satisfacer una necesidad real: ofrecer asistencia espiritual a todas las fraternidades locales y regionales. El domingo 7 de febrero, en Tepojaco, Fr. Martin se reunió con los asistentes espirituales y miembros de la OFS y de la JuFra en la Ciudad de México, presentando una conferencia, seguida de un diálogo vivo. La reunión terminó con una celebración eucarística. Por la tarde, Fr. Martin fue, junto con dos frailes Conventuales, al santuario de la Virgen de Guadalupe.

 

Notas:

1. Misericordiae Vultus. Bula de convocación del Jubileo extraordinario de la misericordia, en http://w2.vatican.va/content/francesco/it/bulls/documents/papa-francesco_bolla_20150411_misericordiae-vultus.html

2. Tomás de Celano, Vida primera, Cap. IX: n. 22.

3. Cfr. http://w2.vatican.va/content/francesco/es/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20131124_evangelii-gaudium.html

4. Carlo Maria Martini, Per amore, per voi, per sempre. Parole ai consacrati, editado por Giuseppe Bettoni (Milano 2013) p. 187.

5. Cfr. Pietro Maranesi, Facere misericordiam: la conversione di Francesco d'Assisi: confronto critico tra il testamento e le biografie (Porziuncola, 2007).

6. Cfr. Fonti Francescane. Nuova Edizione, Nota a pie de página n. 2 (Padova 2004) p. 99.

7. Joseph Ratzinger, Il Perdono di Assisi (Porziuncola 2005) p. 29.

8. Diploma del obispo Teobaldo de Así, en: http://www.franciscanos.org/enciclopedia/indulgencia.htm.

9. Ibid. FF 2706/10. 

10. Ibid. FF 2706/11.

11. Ibid.

12.  Cfr. Fonti Francescane. Nuova Edizione, Nota a pie de página n.13 (Padova 2004) p. 100-101.

13. Firmada en el Vaticano, el 24 de enero de 2014, memoria de san Francisco de Sales, y que se puede leer en su totalidad en: https://w2.vatican.va/content/francesco/es/messages/communications/documents/papa-francesco_20140124_messaggio-comunicazioni-sociali.pdf

14. Cfr. http://es.radiovaticana.va/storico/2013/05/27/%C2%BFcu%C3%A1les_son_nuestras_riquezas/spa-695963 

15. Cfr. http://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2014/february/documents/papa-francesco_20140214_incontro-fidanzati.html

16. Cfr. http://w2.vatican.va/content/francesco/es/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20131124_evangelii-gaudium.html

17. L. Alonso Schökel, Dov'è tuo fratello? Pagine di fraternità nel libro della Genesi.

18. Santa Misa in Coena Domini, Homilía del santo padre Francesco a los refugiados, C.A.R.A. Auxilium Castelnuovo di Porto (Roma) Jueves Santo, 24 de marzo de 2016, en http://w2.vatican.va/content/francesco/es/homilies/2016/documents/papa-francesco_20160324_omelia-coena-domini.html

19. Cfr. http://w2.vatican.va/content/francesco/es/elezione/stemma-papa-francesco.html

20. Viaje apostólico a Río de Janeiro con ocasión de la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud, Encuentro con la clase dirigente de Brasil, Discurso del santo padre Francesco, Teatro Municipal, Río de Janeiro, Sábato, 27 de julio de 2013, en https://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2013/july/documents/papa-francesco_20130727_gmg-classe-dirigente-rio.pdf

21. Espejo de perfección, 95, en San Francisco de Asís, Escritos, biografías, documentos de la época, BAC, Madrid, 2006, p. 770.

22. Cfr. http://w2.vatican.va/content/francesco/es/apost_exhortations/documents/papa-francesco_esortazione-ap_20131124_evangelii-gaudium.html

23. http://w2.vatican.va/content/francesco/es/homilies/2015/documents/papa-francesco_20150402_omelia-crisma.html 

24. Cfr. Evangelii gaudium: il testo ci interroga. Chiavi di lettura, testimonianze e prospettive, a cura di Humberto Miguel Yáñez SJ (Roma 2014) p. 11.