Orden Franciscana Seglar

Ordo Franciscanus Sæcularis

  • Register

Programa de Formación Permanente del CIOFS 2014 [1]

Tema III: San Luis y el Matrimonio

   DOC, PDF

 

DIOS, Francia, Margarita” (Lema grabado en el anillo de San Luis)

“Si a veces gasto mucho dinero, prefiero hacerlo en limosnas por amor a Dios que en mis frivolidades o cosas mundanas “(San Luis a su esposa Margarita)

 

ENFOQUE HISTÓRICO: “LA VIDA CONYUGAL VIVIDA EN LA FE”

Son los esposos quienes se administran a sí mismos el sacramento del matrimonio por mutuo consentimiento.

En la época de San Luis, los hombres, y sobre todo las mujeres, se casaban más jóvenes que hoy. El matrimonio era habitualmente fruto de un acuerdo entre las familias de los futuros esposos.

Luis tenía veinte años y Margarita de Provenza trece cuando se casaron. Nunca se habían encontrado antes pero rápidamente se enamoraron uno del otro. Luego de seis años de su boda, nació el primero de sus once hijos y sufrieron el dolor de perder a varios de ellos. Luis quería mucho a Blanca de Castilla, su madre, y estuvo dividido entre su afecto por ella y su amor por Margarita: respetando a su madre eligió finalmente el de su esposa.

Luis asoció a su esposa a su vida pública. La llevó consigo en su primer partida a las cruzadas, lo que era una novedad absoluta. Margarita, sin comprenderlo mucho, aceptó el fervor religioso de su esposo, con el tiempo cada vez más marcado y exigente. Luis se dio cuenta de que pedía demasiado a su esposa y tuvo mucho cuidado en asegurar su futuro

 

ENFOQUE PASTORAL: “ELEGIRSE, REELEGIRSE”

Luis IX y Margarita de Provenza no se eligieron pero se recibieron uno al otro con confianza y se amaron. En el amor hay siempre una parte de decisión; y es porque Luis y Margarita decidieron amarse que son nuestros modelos. Nos replantean la pregunta: “¿Y yo estoy decidido, cada día, a decir “sí” a mi consorte?”

En una pareja ambos esposos evolucionan al cabo de los años y el matrimonio exige que cada uno acepte al otro no solamente como es, sino como llegará a ser. Cuanto más se avanza en el tiempo, más se descubre que el cónyuge es diferente. Puesto que los esposos han elegido avanzar juntos, cada uno de ellos se obliga a reajustes, a conversiones.

 

San Luis era un hombre muy piadoso. La plegaria es un elemento esencial en la vida de una pareja cristiana porque pone a Dios en el corazón de su amor y de su vida conyugal. La plegaria personal y la plegaria conyugal se complementan, la primera alimenta a la segunda.

Luis propuso a Margarita comenzar su vida matrimonial con tres días de continencia. También a nosotros nos es bueno tomar, en ciertos momentos, distancia de nuestra vida sexual a fin de impedir que tratemos a la otra persona como un objeto y lo recibamos como sujeto. Es igualmente importante dialogar entre esposos, como lo hicieron Luis y Margarita. Saber conversar, perdonarse es fundamental en una familia y requiere un aprendizaje cotidiano del diálogo.

Releamos ahora en nuestra Regla n°17 y n°19; y en nuestras CCGG art. 24

 

DE SAN LUIS A HOY…

Tiempo de compartir: he aquí algunas preguntas para ayudarnos a intercambiar

Vida de relación

Para nosotros los cristianos ¿Qué es lo que mantiene el amor en una pareja? ¿Qué es lo que le permite atravesar los años y renovarse? ¿Qué permite a cada uno acoger al otro según los cambios en el tiempo?

Vida espiritual

¿Cuáles son los lugares y contextos de nuestro resurgimiento como pareja delante de Dios? ¿Cómo volver a la fuente del sacramento de nuestro matrimonio?

¿Qué lugar ocupa la oración en nuestra vida conyugal? ¿Es fácil rezar juntos? ¿Estamos siempre en la misma “onda” espiritual? ¿Y si dedicamos un tiempo en los próximos días para releer la declaración de intención redactada durante nuestra preparación al matrimonio?

 

Acogida

Sabemos que una pareja puede a veces atravesar pruebas. ¿Qué lugar reservamos en nuestra familia, en muestras comunidades para aquellos que viven o han vivido dificultades conyugales o separaciones? ¿Qué sostén les ofrecemos?

 

Trasmisión

El compromiso en el matrimonio cristiano está lejos de ser evidente hoy día. La promesa de fidelidad para toda una vida, impresiona y puede dar miedo. ¿Cómo, a pesar de todas sus exigencias, puedo testimoniar la belleza del sacramento del matrimonio? Si debo hablar a una pareja de novios ¿qué palabras elegiría? 

VIVIR EL CONCILIO VATICANO II

 

Santidad del matrimonio y de la familia

 “Cristo, el Señor ha colmado de múltiples bendiciones a este amor salido de la fuente divina d la caridad y constituido a imagen de su unión con la Iglesia. Del mismo modo que Dios tomó antes la iniciativa de una alianza de amor y de fidelidad con su pueblo así, ahora, el Salvador de los hombres, Esposo de la Iglesia viene al reencuentro de los esposos cristianos por el sacramento del matrimonio. El continúa con ellos para que los esposos, por su donación mutua, puedan amarse con fidelidad perpetua como él mismo ha amado a la Iglesia y se ha entregado por ella (Ef... 5., 25).  El auténtico amor conyugal es asumido por el amor divino, dirigido y enriquecido por el poder redentor de Cristo y la acción salvífica de la Iglesia a fin de conducir eficazmente a los esposos hacia Dios y para ayudarlos y afirmarlos en la misión sublime depadre y madre.Es por esto para los esposos cristianos, para poder  cumplir dignamente los deberes de su estado, que son fortalecidos y consagrados por un sacramento  especial cumpliendo su misión conyugad y familiar con la fuerza de este sacramento penetrados  por el Espíritu de Cristo que impregna toda su vida de fe, de esperanza y de caridad y  así llegar más y más a su perfección personal y a sus santificación mutua; es de este modo como la pareja contribuye a la glorificación de  Dios”  ( Gadium y spes- La Iglesia en el mundo actual § 48.2 )

 

VIVIR EL EVANGELIO (Mt 7, 21.24-29)

Construir sobre la roca

“No basta decir: “Señor, Señor” para entrar en el Reino de los cielos, sino que es necesario hacer la voluntad de mi Padre que está en los cielos”

Todo hombre que escucha lo que les digo y lo pone en práctica es comparable a un hombre previsor que ha construido su casa sobre la roca. La lluvia cayó, los torrentes    bajaron, la tempestad sopló y se abatió sobre esta casa; pero la casa no se derrumbó porque estaba fundada sobre la roca.

Y todo hombre que escucha lo que yo les digo sin ponerlo en práctica es comparable a un hombre insensato que ha construido su casa sobre la arena. Cayó la lluvia, los torrentes bajaron, sopló la tempestad y sacudió esta casa: la casa se derrumbó y su derrumbe fue completo.

Jesús acabó así su discurso.  Las multitudes estaban asombradas por su enseñanza porque hablaba como un hombre que tiene autoridad y no como sus escribas”.



[1] Fuente: http://www.catholique78.fr/8-themes-approfondir-0010200. Tema adaptado con la amable autorización de la Diócesis de Versalles